El PP acusa a Díaz de ser cómplice del pacto de Sánchez con los secesionistas

Los populares tachan al Gobierno socialista de ser «el más sucio de la democracia»

EUROPA PRESS

MAdrid / La Voz

A pesar de haber gobernado España durante cinco legislaturas, dos de ellas, con mayoría absoluta, Andalucía ha sido siempre un baluarte inexpugnable para el PP. Solo o en compañía de otros, el PSOE lleva cuarenta años gobernando en ese territorio. El nuevo líder del PP, Pablo Casado, sabe por ello que su primera gran prueba serán las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. Y también que quedar por debajo de Ciudadanos en esos comicios debilitaría enormemente sus opciones de cara a unas elecciones generales. Aunque no aspiran en ningún caso a ganar en Andalucía, el objetivo de los populares es en primer lugar superar al partido naranja. Y en segundo, forjar con Ciudadanos una alianza que supere en escaños a socialistas y Podemos. Un reto que se antoja complicado a la luz de los últimos sondeos. De ahí que el PP fuerce la máquina contra la candidata socialista, Susana Díaz, a medida que se acerca esa prueba.

En una tierra en la que el independentismo catalán genera un fuerte rechazo, la estrategia de los populares pasa por acusar a Díaz de ser corresponsable de la alianza de Sánchez con los secesionistas. Pero también, por acusar a Ciudadanos de haber actuado como sostén de la presidenta andaluza. En su discurso durante la reunión interparlamentaria del PP celebrada en Sevilla, el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, aseguró que los andaluces «no van a perdonar» a Díaz su «silencio cómplice con los independentistas» que dieron el Gobierno a Sánchez. Tras los duros reproches de Casado al líder del PSOE por ser «partícipe y responsable» de un golpe, Cosidó acusó al Gobierno socialista de ser el «más sucio de la historia de la democracia».

El voto útil contra el PSOE

El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, subrayó que el único candidato que puede acabar con la hegemonía del PSOE en el Gobierno andaluz es el popular Juan Manuel Moreno, porque, según dijo, «es el único que no votaría a favor de Susana Díaz». «No podríamos decir lo mismo del resto», insistió Egea, poniendo en duda el compromiso de Ciudadanos de no volver a apoyar a Díaz y también la resistencia de esta a gobernar en alianza con Podemos. La portavoz del PP en el Congreso, Dolors Monserrat, apeló también directamente al «voto útil» en Andalucía para el PP afirmando que el voto a Ciudadanos es «inútil». La exministra consideró igualmente a Díaz de «cómplice de los independentistas» por «no decir nada» ante sus pactos con Sánchez.

En la clausura de la interparlamentaria, Juan Manuel Moreno, al que Casado mantuvo como candidato a la Junta pese a apostar en las primarias por su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, cargó duramente contra Susana Díaz, haciéndola también corresponsable de las políticas de Sánchez y de algunas de las últimas decisiones adoptadas por el PSOE en el Congreso. «Ha pasado de ser una leona a un corderito suavito, suavito», dijo sobre su supuesta enemistad con el líder del PSOE. «¿Por qué calla Susana cuando Sánchez da barra libre para que insulten a los símbolos de todos o a las religiones que profesamos? No nos gusta que insulten a la Virgen de La Macarena. ¿Por qué no se lo dice a Sánchez?», preguntó Moreno, aludiendo así al apoyo de los socialistas en el Congreso a la propuesta de Unidos Podemos de revisar el Código Penal para eliminar delitos como la ofensa a los sentimientos religiosos, las injurias a la Corona o el enaltecimiento del terrorismo.

Rajoy inaugura un hotel en Sevilla, pero no va al acto del PP

G. B.

Casado equipara a sus dos antecesores en el aniversario del 27 de octubre

El 23 de mayo del 2018, Mariano Rajoy lograba aprobar los Presupuestos en el Congreso. Su liderazgo en el PP era entonces absoluto e incontestable. Y aquel aparente triunfo parlamentario lo reforzaba aún más. Nadie en el partido discutía su estrategia ante el desafío independentista en Cataluña. Cinco meses después, Rajoy es ya historia en el PP. La nueva dirección no parece echarle de menos. Y él tampoco parece muy interesado en reforzar a su heredero, porque Pablo Casado se muestra más próximo a las posiciones de José María Aznar, muy critico con la gestión del expresidente del Gobierno. La expresión máxima de ese desencuentro es que Rajoy no asistió ayer a la reunión Interparlamentaria del partido que Casado inauguró en Sevilla, pese a encontrarse en la capital andaluza tras asistir a la apertura de un hotel situado a escasos metros del centro de convenciones en el que los populares arropaban a su candidato a la Junta, Juan Manuel Moreno.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El PP acusa a Díaz de ser cómplice del pacto de Sánchez con los secesionistas