Sánchez se compromete a incluir la aporofobia en el Código Penal, tras una reunión con Richard Gere

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

La legislación penal tendrá en cuenta el odio a los pobres como agravante

26 oct 2018 . Actualizado a las 07:57 h.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que impulsará la reforma del Código Penal para incluir la aporofobia, es decir, el odio a los pobres, como agravante para que los agresores sientan «el reproche moral de la sociedad», según declaraciones recogidas por la agencia Europa Press.

El Gobierno no tendrá que aprobar ningún proyecto de Ley para ello ya que este miércoles el Pleno del Senado aprobó por unanimidad una proposición de Ley de Podemos en este mismo sentido y la remitió al Congreso para su tramitación parlamentaria.

«El Gobierno va a impulsar la reforma del Código Penal para incluir la aporofobia como agravante en el Código Penal, para que quienes cometan actos tan crueles e inhumanos sientan el reproche moral de la sociedad», ha anunciado el presidente del Gobierno este jueves en La Moncloa.

Así lo ha indicado tras una reunión de dos horas con el presidente de la Fundación RAIS (Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral), Fernando Vidal, el director general, José Manuel Caballol, la madrina, Alejandra Silva y el actor y activista Richard Gere, pareja de Silva.

Sánchez ha apuntado que en España hay más de 30.000 personas sin hogar (unas 40.000, según datos de Cáritas y de la Federación de Asociaciones y Centros para la Integración y Ayuda a Marginados) y que casi la mitad de ellas ha admitido haber sufrido episodios de violencia por odio. «Es una infamia que esta sociedad no puede tolerar», ha apostillado.

Asimismo, ha indicado que el número de personas que se encuentran en la calle se ha incrementado un 38 % desde el estallido de la crisis y que cuatro de cada diez llevan ya tres años en esta situación. «Vamos a dejar de fingir que el problema no existe si lo ignoramos con la mirada», ha señalado.

También ha puesto de manifiesto que más del 60 por ciento de personas sin hogar tiene estudios secundarios y un 12 %, estudios superiores.

«Una lección de la crisis es que nadie está libre de caer, de tocar fondo y perderlo todo», ha subrayado el presidente del Ejecutivo, al tiempo que ha apostado por una sociedad que ayuda a «levantarse» a los que caen, que «devuelve la identidad» y los «zapatos» a las personas sin hogar.