El Gobierno presiona a ERC y PDECat con inversiones para que limen sus exigencias

Apela a los 2.200 millones previstos para Cataluña para ablandar a los independentistas


madrid / colpisa

Ni el ultimátum del presidente de la Generalitat, Quim Torra, ni las advertencias de ERC de que no habrá apoyo a los Presupuestos si no se insta a la Fiscalía General a retirar las acusaciones de rebelión en el juicio por el desafío secesionista llevan al Gobierno a tirar la toalla. El Ejecutivo confía en que el pragmatismo se abra paso y apela a los 2.200 millones de euros que Cataluña dejaría de percibir si no se aprueban las cuentas públicas para disuadir a las fuerzas independentistas de que, como parece estar dispuesto a hacer el PNV, dejen a un lado los condicionantes políticos y se sienten a hablar de números.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya puso esa disyuntiva sobre la mesa la semana pasada. Sin Presupuestos, Cataluña no percibirá los 989 millones adicionales correspondientes a las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica ni contará con dos décimas más de déficit respecto al 2018, lo que equivale a 490 millones. Además, se quedaría sin cerca de 339 millones que le corresponderían por la corrección del desfase en la recaudación del IVA y sin los 350 millones para infraestructuras y para financiar los Mossos d’Esquadra acordados hace dos semanas por el Gobierno y la Generalitat para el 2019. «Sería una absoluta contradicción ir a las comisiones mixtas para conseguir que se le reconozca a Cataluña aquello que por derecho le pertenece, pero no apoyar el instrumento que lo hace posible», argumentó la ministra.

Hoy mismo, jornada en la que se reúne el Consejo de Ministros que debe aprobar el borrador presupuestario que se remitirá a Bruselas, está prevista la reunión de la comisión Estado-Generalitat sobre infraestructuras. La última fue hace once años.

El ministro de Fomento, José Luis Abalos, ya concedió el miércoles en el Congreso que en los últimos años ha habido un déficit de inversión en Cataluña. Y esa es una de las bazas con las que pretende jugar Sánchez.

A ERC y el PDECat les toca ahora elegir y no lo tienen fácil. El mundo independentista está muy dividido entre los que abogan por «aterrizar en la realidad» y los que insisten en que hay que hacer efectiva la república catalana. Pero dar marcha atrás no será fácil. El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, aún insistió ayer en que no negociará «nada» si el Gobierno no da orden a la Fiscalía para que retire las acusaciones contra los procesados. «Solo cabe la absolución», adujo.

El Ejecutivo ya ha dicho que no está en su mano hacer nada y la posición de la Fiscalía es mantener la acusación por rebelión. El exvicepresidente Oriol Junqueras  se enfrentaría a penas de entre 25 a 30 años por su posición de liderazgo y porque el delito de rebelión se vería agravado en su caso por la malversación. Este escenario dificulta los planes del Gobierno.

Planeta mantendrá su sede en Madrid ya que las condiciones «no han cambiado»

El presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, aseguró ayer que el grupo editorial mantiene su decisión del cambio de sede fuera de Cataluña, en Madrid, porque «las condiciones no han cambiado». Planeta decidió en octubre del 2017 trasladar su sede social por la situación en Cataluña y, como recordó ayer, «por seguridad jurídica y para proteger a accionistas, colaboradores y autores». Creuheras afirmó que mantienen la decisión, porque «entendemos que las condiciones no han cambiado» y esa «decisión es firme». Sobre una posible vuelta a Cataluña de la empresa, añadió: «No nos lo hemos planteado, pero si cambia la situación nos lo plantearíamos y sería un signo de normalidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Gobierno presiona a ERC y PDECat con inversiones para que limen sus exigencias