Continúa la búsqueda del niño desaparecido en la torrentada de Mallorca

Los especialistas militares trabajan sobre el lecho del torrente en la zona próxima al polideportivo de la localidad, donde ayer fueron hallados varios efectos personales que los familiares identificaron como los del menor


Agencias

Buzos de la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME) y agentes de diversos cuerpos a pie con un perro de rastreo buscan desde primera hora de la mañana en Son Carrió al niño de 5 años desaparecido desde la tarde del martes por la torrentada en el Levante de Mallorca.

Los especialistas militares y del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil están trabajando sobre el lecho del torrente en la zona próxima al polideportivo de la localidad, donde ayer fueron hallados varios efectos personales que los familiares identificaron como los del niño.

El pequeño Artur desapareció en la tarde noche del martes cuando el coche en el que viajaba junto a su madre fue arrastrado por las aguas desbordadas del torrente de Ses Planes. La mujer, que al día siguiente fue hallada muerta en el vehículo, tuvo tiempo de sacar del turismo a su hija mayor, de 7 años, que sobrevivió ayudada por un hombre.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que el niño sigue siendo el único desaparecido del que se tiene constancia, después de que se hayan descargado algunos avisos de personas que no habían podido contactar con familiares o allegados que se encontraban en Sant Llorenç, Artá y los otros municipios afectados en la comarca.

En la riada han muerto, al menos, doce personas: la mitad españoles, tres alemanes, dos ingleses y una holandesa. Siete eran hombres y cinco mujeres.

Esta mañana se han retomado también, por tercer día consecutivo, los trabajos de limpieza en el pueblo de Sant Llorenç, donde cientos de voluntarios se han ido sumando desde el amanecer a los militares, bomberos, agentes de protección civil, bomberos, equipos de limpieza y otros integrantes del dispositivo oficial. 

Un informe oficial del 2016 avisó que la zona de la riada era de muy alto riesgo

M. S. P.

Los técnicos lo advirtieron: Sant Llorenç des Cardassar tenía muchas papeletas para que ocurriera una tragedia. En enero del 2016 la Dirección General de Recursos Hídricos de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno Balear elaboró un pormenorizado informe de 38 páginas titulado «Mapa de peligrosidad y riesgo de inundación en la demarcación hidrográfica de Baleares». En ese documento, el primero de este género y amplitud que se hacía, los científicos del Ejecutivo autonómico identificaron en la comunidad «once tramos ARPSIs» (Areas con riesgo potencial significativo de inundación), de los que diez estaban en Mallorca y uno en Ibiza. De las diez zonas mallorquinas, dos citaban directamente a la localidad de Sant Llorenç como escenario con «alta probabilidad» de sufrir aluviones recurrentes en un espacio de tiempo de entre «10 y 100 años». Se trata del grado más extremo de riesgo de los tres recogidos en el informe, que también habla de zonas de riesgos menores (con posibles riadas cada 100 o más años y cada 500 años).

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Continúa la búsqueda del niño desaparecido en la torrentada de Mallorca