El independentismo contempló convertir Cataluña en paraíso fiscal

Si quedaban fuera de la UE tras una hipotética independencia de España, apostarían por imitar el modelo suizo de opacidad y ventajas fiscales


Redacción

El secesionismo planteaba convertir a Cataluña en un paraíso fiscal como Suiza o Andorra si, tras una hipotética independencia de España, la UE le cerraba sus puertas.

Ese plan figuraba en uno de los estudios que guardaba el exsecretario catalán de Hacienda, Lluís Salvadó, incautado en septiembre del 2017, y cuyo análisis ha aportado la Guardia Civil al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que instruye la causa del procés, en uno de sus últimos informes.

Se trata de la última versión de un borrador sobre la creación de un Banco Central Catalán así como la Ley que lo regularía. En la página 45 del informe se explica que una Cataluña independiente, pero fuera de la UE, podría «perturbar el proceso de integración europea, pues podría ofrecer opacidad y ventajas fiscales como Suiza y Andorra», según recoge Europa Press.

El informe revela que creían que Cataluña no quedaría fuera de la UE porque se perjudicaría a muchos ciudadanos, jubilados, empresas, emprendedores, inversores y estudiantes europeos.

En el documento también descartaban la fuga de depósitos en base a tres razones: porque el proceso de transición sería ordenado y acordado con instituciones y entidades, sin tensiones, porque a nadie le interesaría tal situación y porque en caso de inestabilidad, se generarían grandes tensiones en el Eurosistema.

Según explica la Guardia Civil, a la vista de los acontecimientos, «parece que no fueron evaluados convenientemente» los riesgos. Además, señala que en el documento se llama a la responsabilidad de todos los actores en cuestión, especialmente de las entidades de crédito ya que, según explicaba este proyecto de Banco Central, «declaraciones que no se ajustasen a la realidad o que la distorsionen no ayudan a crear el marco de confianza básico para garantizar la estabilidad».

Un llamamiento que, según el instituto armado, «resulta sorprendente por cuanto fueron los responsables independentistas quienes con sus actos provocaron la pérdida de confianza de una parte importante de los ciudadanos y de las entidades empresariales, con las consecuencias ya conocidas».

El secesionismo pacta una tregua para ocultar su cisma y llegar al juicio del 1-O

Cristian Reino

Junts y ERC llegan a un frágil acuerdo para mantener el Gobierno hasta la sentencia

Después de la tempestad del jueves, la calma llegó este viernes al independentismo. De momento. Hasta que otra tormenta vuelva a enfrentar a las dos almas del secesionismo, que este viernes consiguieron firmar un pacto de no agresión, que asegura, o al menos esa es su intención, la unidad en el Gobierno catalán «como mínimo» hasta la sentencia del juicio del 1-O, prevista, como pronto, para después de las elecciones municipales de mayo.

Ese será el punto de inflexión de la legislatura. Así lo acordaron Quim Torra y Pere Aragonès, presidente y vicepresidente de la Generalitat y los dos hombres fuertes del independentismo, uno de JxCat y el otro de Esquerra. Lo que pueda ocurrir tras las sentencias ya es toda una incógnita. Torra lleva semanas con el aviso de que unos fallos que impliquen penas de prisión no serán aceptados por el independentismo, que impulsará una respuesta en la Cámara catalana equiparable al 1-O, con otra declaración de independencia, junto con movilizaciones o elecciones. Este es el horizonte que otea el secesionismo a medio plazo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El independentismo contempló convertir Cataluña en paraíso fiscal