Cataluña iría a la ruina sin España

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Enric Fontcuberta | Efe

El Estado es el único banco que le presta dinero, acumula casi el 80 % de su deuda, le ha dado ya 78.361 millones en ayudas del FLA y le compra el 45 % de todo lo que vende

05 oct 2018 . Actualizado a las 07:53 h.

Mientras que desde la Generalitat se reivindica permanentemente la independencia como una especie de bálsamo que solucionará todos los males económicos de Cataluña, y se culpa a España del empobrecimiento progresivo y los recortes que están padeciendo los catalanes, lo cierto es que la secesión de España y la salida automática de la Unión Europea que esta llevaría acarreada inevitablemente supondrían la ruina económica para los catalanes. De hecho, Cataluña tiene una dependencia casi absoluta de España en términos financieros y comerciales. Y la ruptura abrupta de ese vínculo le llevaría a la bancarrota.

77,6 %

Deuda con el Estado

El Estado español es el máximo acreedor de Cataluña y prácticamente el único que le presta. Lejos de ser un lastre, España es desde hace años el único banco al que tiene acceso Cataluña para financiarse, porque debido a su situación económica y política tiene cerrada la entrada a los mercados de crédito internacionales. En estos momentos, un 77,6 % de toda la deuda de Cataluña está en manos del Estado español, lo que representa más de 53.000 millones de euros. Pese a ello, la economía catalana ha seguido recibiendo miles de millones de euros a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). La Generalitat ha intentado en varias ocasiones en los últimos años abandonar ese único mecanismo que le proporciona liquidez a través del Estado, reuniéndose con inversores internacionales. En todos los casos, esos intentos han fracasado por falta de confianza de los mercados.

78,7 %

Cataluña vende casi todo a España y la UE

Los efectos que tendría para Cataluña una declaración de independencia de España serían catastróficos. No solo por su dependencia financiera del Estado español, sino porque un 78,7 % de todo lo que vende Cataluña se lo compran el resto de autonomías españolas y la Unión Europea. España es el principal socio comercial de los catalanes, a los que vende un 45 % de todos los bienes que exporta, lo que equivale a unos 44.479 millones de euros. La Unión Europea se lleva otro 33,7 % de todas sus exportaciones, con un valor de unos 36.940 millones de euros. Si Cataluña se independizara, tanto España como la Unión Europea aplicarían a esas exportaciones el arancel correspondiente a países extracomunitarios, lo que resultaría ruinoso. Las exportaciones de Cataluña al resto del mundo son muy inferiores, un 22 % del total, hasta el punto de que los catalanes le venden más a una comunidad como Cantabria, con medio millón de habitantes, que a Estados Unidos, con una población de 300 millones de personas. A Francia, limítrofe con Cataluña, le vende casi lo mismo que a Aragón. Y a Murcia, más que a China.