Los independentistas cortan calles de Barcelona y vías del AVE en Gerona

Son miembros de los autoproclamados Comités de Defensa de la República, el ala más radical del secesionismo catalán


Redacción

En el arranque del primer aniversario del referendo ilegal del 1-O en Cataluña, el ala más radical del independentismo ha empezado a actuar. Unos doscientos miembros de los autoproclamados Comités de Defensa de la República han cortado las vías de la estación del AVE en Gerona, en donde han entrado poco antes de las siete de la mañana.

Según ha podido comprobar la agencia Efe, los miembros de los CDR irrumpieron en la estación hacia las 6.50 horas, pese a que media docena de miembros del personal de seguridad y mossos d'esquadra han intentado impedirlo bloqueando las puertas, si bien no lo han conseguido ante el gran número de activistas que se han concentrado en el lugar.

Con gritos de «1-O, ni olvido ni perdón», los CDR han bajado a las vías y han ocupado los andenes, impidiendo que uno de los trenes del AVE que en ese momento llegaba a la estación pudiera detenerse para que los pasajeros bajaran del convoy y los que esperaban pudieran subir al mismo.

Casi a la misma hora otros activistas de los CDR cortaron en Barcelona la plaza de Catalunya, la Ronda de Sant Pere, la Gran Vía, la Avenida Diagonal, la calle Aragó y la Via Laietana. Decenas de independentistas también bloquearon la entrada a los servicios centrales de las torres de CaixaBank, situadas en la Diagonal, impidiendo la entrada en el edificio.

Cisma bronco en el independentismo

Mercedes Lodeiro

Torra amenaza con otro 1-O tras ser cuestionado por la CUP por las cargas de los Mossos. La ruptura deja al Gobierno catalán en minoría para aprobar los presupuestos y sustituir a los diputados procesados

En un discurso dirigido a los suyos con el que buscaba apaciguar la fractura independentista, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, lanzó ayer otra provocación al Estado al asegurar que será necesario «hacer otro 1-O en el que tendremos que actuar igual», «sin miedo y con todas las consecuencias». Además de reivindicar el 1-O como una «jornada histórica» y ocultando las consecuencias nocivas que tuvo para Cataluña el desafío, insistió: «Tendremos que ser capaces de llevar a cabo un acto de desobediencia civil», una especie de guiño a las enfadadas hordas de la CUP.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los independentistas cortan calles de Barcelona y vías del AVE en Gerona