Muere otra mujer acuchillada por su pareja, pese a tener orden de alejamiento

El Defensor del Pueblo investigará el crimen por venganza de las niñas de Castellón

J. Cano
madrid, málaga / colpisa

Nuevo asesinato machista en el peor mes de septiembre desde que existen registros sobre crímenes de violencia machista. Y otro caso más que se une a los fallos judiciales y administrativos de Bilbao y Castellón. En Torre del Mar (Málaga), la Policía Nacional, a instancias de la Guardia Civil, detuvo ayer a la pareja de la mujer de 44 años hallada muerta durante la madrugada con heridas de arma blanca en el interior de un domicilio en el barrio de El Morche, en la localidad de Torrox. El cadáver de la víctima presentaba casi una decena de heridas por arma blanca. La fallecida, que deja dos hijos de tres y 16 años, había sido víctima de malos tratos por parte otro hombre con el que había tenido una relación anterior.

El crimen se produjo horas antes de que el defensor del pueblo, Francisco Fernández Marugán, iniciase una actuación de oficio por el asesinato de las dos niñas en Castellón a manos de su padre, según fuentes de esta institución. Las dos niñas fueron acuchilladas por su progenitor durante la madrugada del pasado martes. El hombre posteriormente se quitó la vida. Como primera medida, Fernández Marugán se ha dirigido a la Secretaría de Estado de Seguridad y a la Fiscalía General del Estado solicitando información sobre la existencia de denuncia previa por violencia de género en el ámbito de esta familia. Asimismo, quiere saber si se había adoptado por el órgano judicial competente una orden de alejamiento de las menores y si existía una valoración del riesgo por parte de las fuerzas de seguridad del Estado y, en su caso, a quien se había comunicado la estimación del nivel de riesgo.

Las mismas fuentes recordaron que la institución lleva años mostrando su grave preocupación por las hijas e hijos de las víctimas de violencia de género. Según aseguró ayer el Defensor, «es imprescindible y de vital importancia» visibilizar la situación de estos menores que también son víctimas de la violencia machista. Fernández Marugán volvió a reiterar que «un maltratador nunca puede ser un buen padre».

Protección rápida

En su opinión, para acabar con la lacra de la violencia machista hay que «remover la conciencia de la sociedad en su conjunto y sensibilizar a las distintas administraciones implicadas para que se trabajen siempre con los dos enfoques: género e infancia». Por ello, considera que es necesario otorgar protección rápida y eficaz a las hijas e hijos de las mujeres víctimas de violencia de género para evitar que se sigan produciendo asesinatos de menores a manos de sus padres maltratadores. «La protección ha de ser integral, tenemos que ser capaces de detectar de manera inmediata el riesgo en la mujer, sin olvidar que es madre», dijo.

En el 2014, la institución recomendó al Gobierno y al Parlamento favorecer la supresión de las visitas y comunicaciones de los imputados por malos tratos con sus hijas e hijos con el fin de prevenir posibles riesgos. También pidió garantizar por ley un examen individualizado del régimen de visitas de cada menor afectado por una situación familiar de violencia de género. Además, el defensor del pueblo «comparte» el criterio de Naciones Unidas que recomendó a España que los antecedentes de violencia de género se tengan en cuenta en el momento de estipular los derechos de custodia y visita relativos a los hijos e hijas.

El Defensor del Pueblo ha recordado que desde el 2013, 27 niños y niñas han sido asesinados «por aquellos que debían protegerlos: sus padres». Hasta esa fecha ni siquiera se contabilizaban sus muertes como víctimas de violencia machista.

Teléfono de alerta 016

Las llamadas a este teléfono son gratuitas y no quedan registradas en la factura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Muere otra mujer acuchillada por su pareja, pese a tener orden de alejamiento