Un hombre con dos causas archivadas por maltrato mata a sus dos hijas en venganza

La madre, tras separarse, recibió amenazas y reclamó el alejamiento, pero el juez se lo denegó


valencia / colpisa

Dictadura machista llevada al extremo. Ricardo C. G., un hombre de 48 años exempleado de una azulejera de Castellón, acabó ayer de madrugada con la vida de sus dos hijas, la pequeña Nera, de 6 años, y Martina, de 3. Los ingredientes de su atroz conducta parecen bastante claros a tenor de los testimonios de vecinos y las explicaciones de las autoridades: el enfrentamiento con su expareja en el proceso de una ruptura matrimonial, con las niñas en el medio de la contienda. El propio autor del parricidio había confesado a un conocido que se sentía desesperado por los problemas económicos tras quedarse en el paro, con una cuenta embargada. Y entonces optó por el peor camino imaginable.

La estela del horror comenzó con el hallazgo, por parte de un vecino madrugador, del cuerpo de un hombre tendido en el suelo en la calle Río Adra de Castellón. Se trataba de Ricardo y se acababa de arrojar de un sexto piso, la mayor de las alturas de su finca, por una ventana de su domicilio. Cuando los agentes se entrevistaron con los vecinos, estos manifestaron que en la casa del hombre vivían de manera habitual dos niñas de corta edad: Nerea y Martina. Con el afán de atenderlas lo antes posible, la policía solicitó la presencia de los bomberos para entrar en la vivienda, pues nadie en el vecindario tenía llaves. Y así se hizo. Al penetrar en el hogar, los agentes se dieron de bruces con la tragedia. Las niñas yacían sin vida, y con claras lesiones de arma blanca.

Varias ambulancias acudieron al lugar. Padre e hijas estaban ya muertos. El personal sanitario solo pudo certificar los tres fallecimientos. Pero la labor de los médicos de urgencias no terminó ahí. También tuvieron que asistir a la madre de las niñas y a su abuela, de 75 años. Estaban rotas.

Antecedentes

En el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Castellón constaban dos procedimientos contra Ricardo, uno abierto tras una denuncia por amenazas interpuesta por la madre de las menores y otro tras recibir un parte médico. Ambos se archivaron a petición del fiscal y de la propia víctima. Además, la diligencia policial de valoración de riesgo de la víctima arrojó un resultado de peligro bajo. El investigado, ahora fallecido, no tenía antecedentes penales ni le constaban episodios previos de violencia doméstica.

La primera causa se incoó el pasado mes de enero. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Castellón abrió un procedimiento tras recibir un parte médico. No hubo denuncia de la víctima. En su comparecencia ante el juez, la mujer y madre de las menores se acogió a su derecho a no declarar. Sin parte de lesiones y sin el testimonio de la víctima, el fiscal solicitó el sobreseimiento de la causa y el juzgado la acordó.

El pasado mes de febrero, el día 24, la mujer denunció por amenazas en el Juzgado de Guardia a su expareja y padre de las menores, después de una discusión con él cuando procedían a intercambiarse a las niñas. La mujer solicitó una orden de alejamiento pero el fiscal no consideró entonces necesaria la adopción de medidas cautelares y se opuso a la concesión de un alejamiento. El juzgado de guardia denegó la orden.

Al día siguiente, la decisión fue revisada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer. Tras esta nueva comparecencia, y de conformidad con el criterio del fiscal, se vuelve a denegar la orden de alejamiento. La denunciante recurrió esa decisión judicial, pero mientras se tramitaba su recurso desistió de seguir adelante. El auto denegatorio de la orden de alejamiento cobró entonces firmeza.

El procedimiento por las supuestas amenazas siguió tramitándose. Tras la práctica de las diligencias solicitadas por las partes, el fiscal pidió el sobreseimiento. La víctima, personada como acusación particular, también pidió el archivo. Al no existir ninguna parte que ejerciera la acusación, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer sobreseyó el procedimiento. Y desde entonces, hasta la tragedia de ayer, las niñas pernoctaban en la casa paterna, la que fue domicilio familiar hasta la separación.

Dos nuevos asesinatos machistas, en Granada y Bilbao

Frente a la muerte, Nuria A. tuvo tiempo de gritar: «¡Que me están matando!». Después, el silencio. La mujer de 39 años yacía sin vida en su domicilio, un primero encima de un bar en Maracena (Granada). Eran las 9.45 de la mañana de ayer, la hora del café para los parroquianos de la plaza Campoamor, que llamaron a la policía. En la escena del crimen, fue detenido su expareja de 49 años. Estaban en trámites de divorcio, pero seguían compartiendo la casa por orden de un juzgado de familia. Una separación «conflictiva», había informado la víctima al Instituto Andaluz de la Mujer. Sin embargo, no había denuncia previa reciente contra el marido, según la Guardia Civil y el Ayuntamiento de Macarena, pero sí una del 2016, cuando el agresor cambió las cerraduras de la vivienda para impedir que Nuria entrara.

Pareja encantadora

Horas más tarde en Bilbao, Maguette M. moría degollada en su hogar. El cuerpo de esta madre de dos hijas y de 25 años de edad fue encontrado a las 13.30 horas de ayer por las autoridades que, también en este caso, fueron alertadas por los vecinos. Una pareja encantadora, dijo alguno de ellos cuando la policía ya había acordonado la zona alrededor de la calle Ollerías Altas, en busca del arma y del sospechoso.

El marido, con quien la víctima mantuvo una fuerte discusión en la madrugada del lunes, está desaparecido. Se presume que se trata, sin embargo, de otro crimen de violencia machista, el número 37 del 2018. Los vecinos aseguraron oír «ruidos muy fuertes» a esa hora pero solo a mediodía llamaron a la Ertzaintza.

En un extremo y otro de la España de los feminicidios, ayer de Granada a Vizcaya, las autoridades y las plataformas ciudadanas han convocado diversos actos de repulsa ante las agresiones. En esta jornada negra, además, se constituyó la comisión especial de seguimiento y evaluación de los acuerdos del informe del Senado sobre las estrategias contra la violencia machista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un hombre con dos causas archivadas por maltrato mata a sus dos hijas en venganza