El Ejecutivo corrige a Iglesias y niega que vaya a «cogobernar» con Podemos

Moncloa considera compatibles las rebajas fiscales pactadas con el objetivo de déficit

.

MAdrid / La Voz

Pedro Sánchez está dispuesto a negociar sin límites con Podemos, pero no a compartir la responsabilidad de gobernar con Pablo Iglesias. Después de que el líder del partido morado presumiera de haber alcanzado con el socialista un pacto para «cogobernar juntos desde el Parlamento», Moncloa marcó ayer distancias y negó que los acuerdos alcanzados en materia de Presupuestos impliquen que Podemos participe en las decisiones del Ejecutivo o que pueda haber ministros de este partido. «El Gobierno gobierna desde el Gobierno que está constituido y tiene vocación de seguir siendo el Gobierno constituido hasta el final», precisó ayer la portavoz, Isabel Celaá, quien cuestionó la expresión utilizada por Iglesias y señaló que con esas palabras «probablemente» pretendía señalar una actitud «favorable» para ayudar a Sánchez a llevar a cabo su tarea.

«Todos los políticos utilizamos metáforas», señaló la ministra de Educación, que habló de la «corresponsabilidad» no solo de Podemos, sino también de las fuerzas nacionalistas para que el Gobierno alcance su objetivo de agotar la legislatura, ya que un adelanto electoral está «absolutamente descartado». Celaá admitió que, además del apoyo de Podemos, Sánchez necesita el respaldo de otros partidos. Y precisó que buscará el respaldo de todos los nacionalistas con representación en el Congreso. «Creemos en los acuerdos y confiamos en la responsabilidad de todas las fuerzas», señaló la portavoz del Gobierno para afianzar la voluntad del presidente de culminar su «ambicioso» proyecto político.

Calviño ya prepara borrador

Pese a la dificultad de la tarea, en Moncloa consideran que los acuerdos alcanzados con Podemos, que implican rebajas en materia fiscal, son plenamente compatibles con el cumplimiento del objetivo de déficit comprometido con la Unión Europea. La ministra de Economía, Nadia Calviño, indicó que el Ejecutivo «tiene clara una senda de déficit y unos objetivos de consolidación presupuestaria que nosotros anunciamos y explicamos, y son plenamente coherentes con las discusiones que están teniendo lugar». Consideró positivo que Sánchez e Iglesias se reunieran para «establecer parámetros que puedan guiar la acción y la estabilidad política del país en los próximos meses» y aseguró que «esto será totalmente compatible con esa senda de déficit y esos objetivos de estabilidad presupuestaria».

La intención de Calviño es enviar a Bruselas un borrador de los Presupuestos para el año 2019 antes del 15 de octubre. Para conseguirlo, según explicó, se trabaja «en varias líneas en paralelo» para tenerlos «maduros». Esas cuentas públicas reflejarán, a juicio de la responsable de Economía, «las líneas básicas de la política económica de este Gobierno: estabilidad presupuestaria y políticas sociales ambiciosas». En la reunión que mantuvieron el pasado jueves en Moncloa, Sánchez e Iglesias pactaron revertir los recortes en Educación que introdujo el PP en el 2012, una rebaja de impuestos para los autónomos y también del IVA en los productos de primera necesidad.

Cien días de Gobierno para marcar distancias con Rajoy

G. B.
.

Un Ejecutivo en minoría permanente, pero con vocación de supervivencia

El primer Gobierno de la democracia surgido de una moción de censura, y el más débil en número de escaños, alcanza mañana sus primeros cien días de mandato, marcados por el intento de reconducir mediante el diálogo la crisis independentista en Cataluña, las dificultades para alcanzar una mayoría estable en el Parlamento y una cierta sensación de improvisación en los anuncios de la toma de decisiones, que ha afectado a asuntos a los que el PSOE concede gran carga simbólica, como la retirada de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. El hecho de que el arranque de su mandato haya coincidido con el período de vacaciones ha hecho inhábiles políticamente una buena parte de esos cien días y ha dificultado aún más el aterrizaje de Pedro Sánchez en la Moncloa. Pero, aunque por el momento abundan más los anuncios que las medidas efectivas, el Gobierno ha imprimido en apenas tres meses un apreciable giro político y económico con el que, mediante acuerdos con Podemos y con los nacionalistas, quiere marcar distancias con Rajoy.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Ejecutivo corrige a Iglesias y niega que vaya a «cogobernar» con Podemos