La demanda de Puigdemont contra Llarena, viciada por un «error» de traducción

La alteración fue puesta al descubierto por un profesor de francés hispanohablante que alertó en redes sociales. El abogado de los independentistas le quita importancia, pero avisarán al tribunal

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

Madrid

La controvertida demanda de los políticos independentistas encausados en el procés contra el juez Pablo Llarena contiene un «error» de traducción que puede afectar a su futuro ante los tribunales belgas. 

Según avanzan este martes El Mundo y El Confidencial, Llarena nunca dijo ante los medios de comunicación que los investigados por el procés fuesen culpables, una supuesta afirmación que motiva la demanda por un delito contra el honor y la reputación impuesta en un juzgado de Bruselas por Puigdemont y el resto de políticos independentistas huidos allí.

«No es el caso que estamos llevando ahora en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cual haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos, si es que esto ha sido así, pues tienen que ser investigados», dijo Llarena a la prensa al término de un curso en Oviedo en el que estaba participando.

Sin embargo, la afirmación que recoge la demanda es «peu importe ce qui peut avoir été la motivation qui a conduit a des personnes à les commettre, et oui c'est ce qui s'est produit, il faut faire une enquête», es decir: «Con independencia de cual haya sido la motivación que les haya llevado a cometerlos, como en efecto sucedió, tienen que ser investigados», tal y como recoge El Confidencial.

La alteración fue puesta al descubierto por un profesor de francés hispanohablante que alertó en redes sociales de la disonancia entre las declaraciones reales, grabadas en vídeo, y las recogidas en la demanda civil.

 La defensa de Puigdemont informará al tribunal del «error»

El coordinador de la defensa de los políticos independentistas encausados en el procés, Gonzalo Boye, ha afirmado este martes que informará al tribunal belga del «error» en la traducción al francés de las declaraciones del magistrado..

Boye ha negado taxativamente que exista cualquier «alteración» y ha apuntado que, en todo caso, «puede ser un error del traductor». «Se lo vamos a preguntar al traductor y se lo vamos a informar al juzgado, pero eso no altera en absoluto la demanda», dice.

Para el letrado, hay «un exceso de nerviosismo y de patrioterismo» porque «no se está leyendo bien el tema» ya que Llarena dice en esas declaraciones «bastante más de lo que se está contando» y que se resume a un matiz en el sentido de la frase: Mientras él utilizó el condicional para referirse a los encausados, en la denuncia presentada afirma que cometieron los delitos de los que estaba hablando.

«Auténtica vergüenza», según Casado

El presidente nacional del Partido Popular (PP), Pablo Casado, ha tildado de «auténtica vergüenza» que el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, «haya manipulado» presuntamente unas declaraciones del magistrado que instruye el 'procès' en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, contra quien el líder independentista ha presentado una querella en un juzgado belga. A su juicio, dicho que la Abogacía del Estado debería haberlo detectado.

En declaraciones a los medios de comunicación realizadas en Tarazona (Zaragoza), Pablo Casado ha señalado que «los independentistas están mintiendo ya con traducción simultánea» y que «las mismas mentiras que están lanzando desde hace muchos años en español, catalán e inglés» ahora intentan lanzarlas en francés.

La manipulación es «una agresión a toda la justicia española», ha asegurado, añadiendo que «la responsabilidad es del Gobierno» de España, en el sentido de que es «lamentable» que haya tenido que traducir el texto un traductor sin que antes el Ejecutivo lo haya detectado.

Críticas de todos los partidos al Gobierno por su viraje en el apoyo al juez Llarena

Fran Balado

Pedro Sánchez sostiene ahora desde Chile que la demanda de Puigdemont contra el magistrado «no es una cuestión privada, sino de Estado»

La postura del Gobierno respecto a la defensa del juez Llarena ante la demanda de Puigdemont en Bélgica no deja satisfecho a nadie. En un primer momento, el Ejecutivo trató de desentenderse del tema diferenciando entre la defensa de la jurisdicción española y la defensa del magistrado, pero ante la lluvia de críticas por parte de la oposición y de la inmensa mayoría de asociaciones de jueces y fiscales, la Moncloa ha emprendido un viraje, aunque este lunes lo negara.

Esta misma madrugada ha sido el presidente quien ha dejado clara la postura del Gobierno. Desde Chile, donde se encuentra en viaje institucional, Pedro Sánchez ha subrayado que la demanda civil contra Llarena «no es una cuestión privada, sino de Estado», y ante la pregunta de si su Gobierno estaba rectificando, ha dicho que «el Gobierno escucha y lo que ha hecho ha sido atender desde el primer momento los requerimientos del Consejo General del Poder Judicial», el órgano de gobierno de los jueces.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La demanda de Puigdemont contra Llarena, viciada por un «error» de traducción