Las víctimas de los atentados del 17A abroncan a los políticos

Instan a los partidos a no politizar los actos conmemorativos y a no manipular el dolor de los afectados por los atentados, que se sienten engañados y abandonados por las administraciones

.

MADRID / COLPISA

Barcelona conmemora hoy el primer aniversario de los atentados yihadistas del 17A con un acto institucional sobrio y sin discursos políticos en el que coincidirán, entre otros, el rey, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. El Ayuntamiento de Ada Colau ha organizado un homenaje a las víctimas y sus familiares en la céntrica plaza de Cataluña, que relega a las autoridades a un papel secundario para evitar cualquier veleidad política. «Tiene que ser un día para que todos los que amamos Barcelona y nos sentimos golpeados por los ataques podamos encontrar la mejor manera de recordar», aseveró ayer la alcaldesa de la Ciudad Condal en una declaración institucional. Propósito que comparten desde la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por el Terrorismo (UAVAT), la asociación que agrupa a la mayoría de las víctimas y familiares de la tragedia que sembró el pánico hace ahora un año en la capital catalana y en Cambrils (Tarragona). «Pedimos a la clase política que haga una tregua y no use el dolor ajeno para hacer política», demandó Roberto Manrique, asesor de la asociación.

Reclamaciones

Para Manrique, el «lío político» que se suscitó apenas dos semanas después del doble atentado con el proceso que llevó al referendo ilegal del 1 de octubre relegó a un segundo plano la matanza de las Ramblas y Cambrils. Tampoco cree que se haya dado la atención «que las víctimas merecen» por parte de las administraciones central y catalana, y puso como ejemplo que la oficina de atención a las víctimas solo estuvo abierta en la Delegación del Gobierno del 22 al 29 de agosto. «Nos sentimos engañados, abandonados, incomprendidos y tristes», apuntó, por su parte, Anna Cortés, que acababa de salir del metro en las Ramblas la tarde del 17 de agosto del 2017 cuando la furgoneta que conducía Younes Abouyaqoub le pasó a escasos centímetros antes de proseguir paseo abajo atropellando a los transeúntes que hallaba a su paso. Desde entonces, esta barcelonesa no ha vuelto al lugar donde fue testigo de la matanza. «Tengo imágenes recurrentes, las sirenas son horribles, me da pánico ir por la calle y ver gente corriendo o gritando; voy mirando siempre por todas partes», explicó Cortés, que teme que los afectados vuelvan a ser olvidados después de la conmemoración del primer aniversario.

Desde la UAVAT pidieron también al Ejecutivo central y a la Generalitat que «se pongan las pilas» en los cuidados a los afectados y que Interior modifique el plazo de un año para ser reconocido como víctima del terrorismo. «El dolor no tiene plazos», recordó la coordinadora de la unidad, Sara Bosch. Hasta el momento, esta organización ha ayudado a tramitar ante el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska 82 expedientes, de los que nueve han sido concedidos, tres rechazados y los demás están pendientes de resolución.

La UAVAT ha atendido desde febrero a 150 víctimas directas e indirectas de los atentados yihadistas. En total, 182 personas han contactado con ellos, de los que el 89 % presenta lesiones psicológicas y el 63,7 % requiere atención psicológica en la actualidad. Según explicó la supervisora de la unidad y psicóloga, Elisa Micciola, el 92 % de los afectados se vieron inmersos en el atropello masivo, mientras que hay ocho de Cambrils, dos del ataque al control de los Mossos en la avenida Diagonal y tres de Alcanar, donde explotó el chalé que la célula terrorista utilizó como centro de operaciones.

Sucesión de homenajes

Los primeros actos para recordar a las víctimas de la matanza del 17A comenzaron ayer en Barcelona, en Ripoll -hasta donde se desplazaron el presidente y la portavoz del Gobierno catalán, Quim Torra y Elsa Artadi- y en Alcanar, en este caso con la presencia del vicepresidente Pere Aragonès y tres consejeros más, entre ellos el de Interior, Miquel Buch.

Los homenajes se extenderán hasta hoy, tras las concentraciones en la Ciudad Condal, Cambrils y en la prisión de Lledoners, donde se halla el exconsejero de Interior Joaquim Forn, a quien el mandatario autonómico aprovechará para visitar. El de la capital catalana será el acto central del aniversario y en él estarán presentes nueve de las catorce familias de los fallecidos en el ataque de las Ramblas y 73 de los 120 heridos hace un año. La ceremonia comenzará a las 10.30 horas con una ofrenda floral sobre el mosaico de Joan Miró, donde la ciudadanía depositó velas y flores tras los ataques. Después, las cinco escuelas municipales de música y el conservatorio ofrecerán un concierto y, posteriormente, harán lecturas de poemas en los siete idiomas de las víctimas mortales (catalán, castellano, inglés, francés, portugués, italiano y alemán).

Homenajes populares

.

Ciudadanos anónimos iniciaron los actos de homenaje a las víctimas de los atentados del 17A depositando flores en las Ramblas desde primeras horas de la mañana. Representantes de partidos e instituciones imitaron el gesto y realizaron sus ofrendas a lo largo del día. El acto central de la conmemoración será a las 10.30 horas de hoy con una concentración en la que los protagonistas serán las víctimas, ya que ellas ocuparán la primera fila en el homenaje organizado por el Ayuntamiento de Barcelona. El rey, los presidentes de los Gobiernos central y catalán, la alcaldesa Ada Colau y las demás autoridades ocuparán un discreto segundo plano. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las víctimas de los atentados del 17A abroncan a los políticos