Las autonomías recibirán 7.000 millones más en anticipo, pero tendrán menos margen de déficit

Edurne Martínez MADRID / COLPISA

ESPAÑA

MARISCAL | EFE

El Gobierno asume que no podrá flexibilizar la senda fiscal

01 ago 2018 . Actualizado a las 07:32 h.

Hace apenas diez días, las comunidades aprobaron una nueva senda de déficit más flexible que daba a las autonomías tres décimas, en lugar de solo una, como preveía el proyecto anterior del Gobierno de Rajoy. Pero, como viene siendo habitual en la política española reciente, diez días han dado para mucho. Ayer se volvieron a reunir en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), pero no para informar sobre la distribución del déficit y la deuda -algo imposible por el momento, puesto que la senda de estabilidad fue rechazada la semana pasada en el Congreso-, sino para conocer las entregas a cuenta del Estado a las comunidades. Tras la reunión, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró que las comunidades tendrán 102.920 millones de euros de entregas a cuenta en el 2019, lo que supone 6.939 millones (7,23 %) más que este año. Eso sí, como por el lado del déficit «lo más probable» es que en septiembre se aplique la senda «más restrictiva» del Ejecutivo de Rajoy, tendrán que ajustar sus presupuestos por ese lado. De esta forma, las autonomías pueden comenzar a elaborar sus presupuestos de 2019 sin tener que esperar a que estén listos los Presupuestos Generales del Estado, pero teniendo en cuenta la senda de estabilidad anterior, que supone ajustar el objetivo de déficit al 0,1 % del PIB y no al 0,3 %, como proponía Montero.

Desde Hacienda prevén que el Consejo de Ministros apruebe dentro de un mes «los mismos» objetivos de déficit ya rechazados en las Cortes. Esto exigirá la convocatoria de otro CPFF para que se someta a la votación de las comunidades antes de llevarlos al Congreso, pero no se esperan sorpresas. «No hemos recibido ninguna propuesta de los grupos que votaron en contra o se abstuvieron, por lo que todo hace pensar que volverán a ser rechazados», lamentó Montero.

Otro aspecto muy importante al que se ha comprometido la ministra de Hacienda es a empezar en septiembre los trabajos políticos para la reforma del sistema de financiación autonómica. «Siendo realistas, es un trabajo que no se podrá llevar a cabo en cinco o seis meses, hay muchos intereses que poner en común», señaló Montero, quien aseguró que el Estado será «solidario» y habrá «más recursos, para que ninguna comunidad pierda».