Cospedal sella su alianza con Casado a las puertas del congreso del PP

La secretaria general tiene capacidad de influencia en 800 de los 3.082 compromisarios

Cospedal, Casado y Suárez Illana, en el acto que eligió la secretaria general para dar a conocer su opción
Cospedal, Casado y Suárez Illana, en el acto que eligió la secretaria general para dar a conocer su opción

madrid / colpisa

La foto más buscada por Pablo Casado se tomó ayer, a falta de cuatro días para el congreso del PP. Dolores de Cospedal bendijo la candidatura del vicesecretario de Comunicación porque «puede ser una magnífica opción» para liderar el PP y después posó con el aspirante a la sucesión de Mariano Rajoy. No fue el respaldo cerrado y entusiasta que anhelaban en el equipo de Casado, pero suficiente para poder decir que cuentan con el aval de la secretaria general del partido.

Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal conversaron la semana pasada durante media hora sin luz ni taquígrafos. Fue un hablar por hablar y para mantener las formas porque la todavía número dos del PP nunca iba a dar su respaldo a la exvicepresidenta, con la que ha mantenido una tensa relación en los últimos siete años. Con Casado ha sido otra cosa. La secretaria general acudió a un desayuno coloquio del Fórum Europa en el que el candidato fue el orador, y antes de entrar en el salón abogó por lograr tras el congreso del viernes y sábado próximos que el PP salga «fuerte, unido y con convicciones» y con un proyecto «ilusionante y de futuro». Para ese objetivo, añadió, Casado puede ser una «magnífica opción».

El candidato agradeció con largueza esas palabras de su «todavía jefa, amiga y referencia política indiscutible». Hizo como que no había oído las intenciones de Cospedal de pasar a un segundo plano después de la derrota en las primarias del 5 de julio y afirmó que «debe seguir siendo parte» del proyecto que salga del congreso. La decisión es de ella, dijo, pero que si por él fuera la secretaria general debería desempeñar «un papel imprescindible» porque el PP debe «contar con los mejores». Arrastrado por la dinámica de los elogios, también tuvo buenas palabras para su contrincante, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que este domingo tachó de «soberbia» por negarse a debatir. Afirmó que la exvicepresidenta es «una compañera extraordinaria» que también será «imprescindible» para el partido, y en el hipotético caso de una victoria de su adversaria garantizó que no impulsará «corrientes internas» de oposición.

La influencia de los delegados

Pero el objetivo de su discurso no era su rival, era afianzar el respaldo de Cospedal, que en las primarias ganó en 17 circunscripciones, él lo hizo en 14 y Sáenz de Santamaría en 30. La secretaria general obtuvo el 26 % de los votos de los afiliados, pero sobre todo logró capacidad de influencia sobre unos 800 compromisarios de los 3.082 que votarán, vitales para decidir el nuevo líder del partido. No todos esos delegados seguirán los dictados de Cospedal, pero sí lo hará una buena parte.

Ana Pastor será la encargada de presidir el cónclave de los populares

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, será la encargada de presidir el congreso extraordinario del PP que va a elegir al sucesor de Mariano Rajoy. Fuentes del PP señalaron que la Comisión Organizadora del Congreso aprobó ayer en su reunión la propuesta del presidente de este órgano, Luis de Grandes, para que Pastor sea presidenta de la mesa de este cónclave que se celebra en Madrid el viernes y el sábado. Serán los participantes del congreso popular, en cualquier caso, los que confirmen la designación de Pastor como presidenta, ya que deberán votar, a mano alzada, la propuesta de la comisión, el próximo viernes cuando comience esta cita.

La Mesa del Congreso, que presidirá Pastor, tendrá una representación territorial y estará compuesta por 23 miembros. Aparte de la presidenta, habrá dos vicepresidentes, dos secretarios y dos vocales.

La fundación de Aznar hace un guiño a la candidatura del vicesecretario

En esta búsqueda de apoyos para el congreso, Casado recibió ayer una buena noticia. José María Aznar, al que muchos ven detrás de su candidatura, declinó tomar partido en la contienda, pero en un editorial de Cuadernos de Pensamiento Político, que publica FAES, hizo un claro guiño al exportavoz del PP. «Si se hace lo mismo no pueden esperarse resultados distintos», señala la publicación de la fundación que preside Aznar. Unas palabras que distintos dirigentes populares interpretaron como un respaldo implícito porque Casado utiliza un discurso similar en sus intervenciones para señalar que Sáenz de Santamaría es una continuación de Rajoy. FAES no va más allá y se abstiene de hacer pronósticos porque no tiene «mucho sentido jugar a la profecía».

Santamaría pone como ejemplo de integración al PPdeG, que de momento esconde sus cartas

J. Capeáns/ L. Méndez
Feijoo y Sáenz de Santamaría
Feijoo y Sáenz de Santamaría

El PPdeG ya tiene las manos libres para desequilibrar la balanza de precisión que ha intentado mantener al menos públicamente en las últimas semanas con todos los candidatos a presidir el partido. Alberto Núñez Feijoo, que ha recibido a todos los aspirantes de la primera vuelta, ha vuelto a hacer los propio con los dos que han pasado el corte y que, salvo integración de última hora, se enfrentarán en el congreso de Madrid el próximo viernes y sábado. Ayer visitó Galicia Soraya Sáenz de Santamaría, que escogió Pontevedra para mantener un encuentro con dirigentes y compromisarios gallegos, convocados por el partido.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cospedal sella su alianza con Casado a las puertas del congreso del PP