Bob Esponja se cuela en la votación del Congreso para presidir RTVE

Un diputado votó de forma anónima al popular personaje infantil; en los plenos de la semana pasada aparecieron nombres como David Bisbal o Jiménez Losantos

.

Si preocupa en el Congreso y el Senado el proceso de renovación del Consejo de Administración de RTVE es una cuestión que algunos parlamentarios llevan varios días demostrando que no. Ahora bien, de entre todas las maneras que tenían para demostrar su desdén por la votación de la nueva cúpula del ente de radio y televisión público, eso sí, han escogido una que por lo menos no deja indiferente a nadie. Si hace una semana el nombre del fallecido Lauren Postigo se colaba en la votación en el Congreso y el de David Bisbal y Jiménez Losantos lo hacía en el Senado, ayer la votación secreta (el anonimato es tierra fértil para cobardes) en la Cámara Baja volvía a incluir un personaje del todo alejado del cometido de la directiva de RTVE: ni más ni menos que Bob Esponja.

Un diputado quiso hacerse el gracioso y prefirió colocar en la papeleta el nombre del popular personaje infantil que uno de los de las personas propuestas por los grupos parlamentarios, para a continuación tener la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que leer el nombre. Esta situación, denunciada por muchos colegas en la Carrera de San Jerónimo, se corregiría, piensan «si las votaciones dejasen de ser secretas», entre otras cosas porque los representantes parlamentarios deberían dar cuenta siempre sobre el sentido de sus votos. No obstante, hay quien vincula la pérdida de anonimato a un posible aumento de chantajes o presiones por parte del partido que culminaría en una pérdida de libertad.

Sin consenso para manejar RTVE

Ramón Gorriarán
.

El Congreso no respalda el acuerdo entre PSOE, Podemos y PNV para nombrar como presidente de la entidad pública a Tomás Fernando Flores, director de Radio 3

Pedro Sánchez paladeó ayer su primera derrota parlamentaria. El Gobierno no logró que el Congreso apoyara la lista de consejeros de RTVE pactada por PSOE, Podemos y PNV porque sus otros aliados en la moción de censura, Esquerra, PDeCAT, Compromís, Bildu y Nueva Canarias, se negaron a secundar el acuerdo por haber sido excluidos de la negociación. Los socialistas ahora tienen 48 horas para forjar una mayoría suficiente para sacar adelante su propuesta en la segunda votación del mañana.

El presidente del Gobierno pudo comprobar que reeditar la alianza parlamentaria que le aupó a la Moncloa no va a ser tarea fácil para lo que resta de legislatura. La primera votación trascendente, la de los seis miembros del Consejo de Administración de RTVE que designa el Congreso, resultó un fiasco. Una cosa fue echar a Mariano Rajoy, para lo que todo fueron facilidades, y otra muy diferente gobernar. La cifra de los 180 diputados que sirvieron para descabalgar al líder del PP será difícil volverla a ver en el casillero de votaciones para apoyar al Ejecutivo socialista. Ayer se quedó en 150. Sánchez solo ha tardado tres semanas en comprobarlo.

Seguir leyendo

Votación
1 votos
Comentarios

Bob Esponja se cuela en la votación del Congreso para presidir RTVE