Los exconsejeros pendientes de traslado también irán a la mejor cárcel catalana

Funcionarios de prisiones exigen a la Generalitat un trato sin privilegios a los políticos

.
m. saiz-pardo
barcelona, madrid / colpisa

A los seis líderes independentistas presos que están siendo trasladados a Cataluña desde Madrid, entre ellos el exvicepresidente Oriol Junqueras, se les unirán en los próximos días los tres exconsejeros -Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull- que permanecen todavía en la prisión de Estremera, después de que el juez Llarena, como hizo con los otros, comunicara este martes a Instituciones Penitenciarias que no tiene problema para su acercamiento a Cataluña. El retraso se debe a que los abogados de Forn, Rull y Turull no demandaron a tiempo la pasada semana el traslado. Pero Interior ya les ha comunicado que en la primera junta de tratamiento que se celebre en la cárcel se decidirá su traslado. La Generalitat, si no hay cambio de última hora, tiene previsto ubicarlos, como al resto de presos varones, en LLedoners, en el centro penitenciario considerado la joya de la corona de los servicios penitenciarios de la Generalitat.

Precisamente este martes, los sindicatos de funcionarios de prisiones exigieron a la consejera de Justicia, Ester Capella, que no se dé ningún privilegio y se actúe con «neutralidad absoluta» en el trato a los nueve políticos independentistas presos, una vez ingresen en cárceles catalanas. Representantes de las cuatro organizaciones de funcionarios de prisiones, CSIF, CC.OO., UGT y CATAC, se reunieron con Capella, en la primera toma de contacto tras su nombramiento al frente de Justicia, y le exigieron que Instituciones Penitenciarias mantenga una «neutralidad absoluta» respecto a los políticos presos. El portavoz de UGT-Prisiones, Xavier Martínez, aseguró que estarán «expectantes» para comprobar que no haya ningún «trato de privilegio», ya que deben recibir una atención «normal», como cualquier otro preso. «No son internos normales, pero no deben tener ningún privilegio», indicó.

Hoy llega el primer contingente

La llegada del primer contingente de presos se espera para hoy mismo. El exvicepresidente Oriol Junqueras, el exconsejero Raül Romeva, el exlíder de ANC Jordi Sànchez y el máximo dirigente de Òmnium, Jordi Cuixart, partieron este martes a las diez de la mañana de la cárcel de Valdemoro, adonde fueron trasladados el lunes desde Estremera y Soto del Real para su conducción a Cataluña. Los cuatro fueron llevados en un autobús-calabozo de la Guardia Civil, junto a otros 18 presos, hasta la cárcel zaragozana de Zuera, clásica escala en los viajes desde Madrid a Barcelona por motivos logísticos. En el penal aragonés pasaron la noche. Hoy serán conducidos al centro Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada, a 70 kilómetros de Barcelona. La partida del segundo contingente incluirá a la expresidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y a la exconsejera Dolors Bassa, que serán llevadas desde Alcalá Meco al centro de Puig de les Basses, en Figueras, Gerona, un establecimiento penitenciario que cuenta con un módulo femenino con tan solo 35 internas de perfil no conflictivo.

La Generalitat niega que el traslado a Cataluña de los líderes independentistas presos ordenado por el Gobierno de Pedro Sánchez sea la contrapartida al apoyo que los partidos secesionistas dieron a la moción de censura que llevó al líder socialista a Moncloa. Tampoco lo interpreta como un gesto de distensión antes de la cita en la Moncloa del próximo lunes, «El traslado es una decisión del Gobierno que lo único que hace es cumplir la ley. No es un acuerdo entre gobiernos y no tiene nada que ver con la agenda del día 9», apuntó este martes la consejera de Presidencia, Elsa Artadi. La también portavoz del Gobierno catalán insistió en desvincular la vuelta a Cataluña de los reclusos de la reunión de los presidentes o que ese acercamiento sea una suerte de contrapartida de algo. «Tenemos satisfacción por las familias, nosotros pedimos su liberación, si quieren crear un clima favorable para la reunión, ya saben lo que tienen que hacer», señaló la consejera, al tiempo que reclamaba, una vez más, la excarcelación de los presos a los que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena mandó a prisión por la intentona secesionista del pasado otoño.

Las cesiones sin fin de Pedro Sánchez para poder seguir gobernando

.

Gobernar con tan solo 84 diputados de 350 es un auténtico ejercicio de equilibrismo

Gobernar con tan solo 84 diputados de 350 es un auténtico ejercicio de equilibrismo. Y aún más si para garantizar un Ejecutivo, un único partido depende de una amalgama de siglas que van desde el nacionalismo secesionista hasta la izquierda de Pablo Iglesias. Y en esa tesitura se encuentra Pedro Sánchez, que no deja de realizar concesiones para que la fragilidad parlamentaria del PSOE no se convierta en el pan de todos los días. Uno de los múltiples frentes abierto del presidente es el catalán, a días de mantener una reunión con Quim Torra en la Moncloa, en la que el responsable de la Generalitat llegará con la amenaza de bloquear la legislatura si se excluye la posibilidad de un referendo en una Cataluña, en donde ninguno de dos de los partidos que le permitieron acceder a la Moncloa (ERC y PDECat) han renunciado a la vía de proclamar unilateralmente la república.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los exconsejeros pendientes de traslado también irán a la mejor cárcel catalana