Torra defiende ahora buscar «otro 1 de octubre» para hacer efectiva la república

ERC da marcha atrás en su mensaje de renuncia a la vía unilateral para la secesión

Pablo Iglesias fue recibido por el presidente Torra en el Palau de la Generalitat
Pablo Iglesias fue recibido por el presidente Torra en el Palau de la Generalitat

barcelona / colpisa, redacción

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, volvió ayer a lanzar un guiño a los independentistas y un aviso al Gobierno de Pedro Sánchez al afirmar que el soberanismo debe «crear otro 1 de octubre», y propiciar «otro momento» que represente una «oportunidad» para «hacer efectiva la república» catalana. Así lo expresó durante la presentación de su último libro, El quadern suís (El cuaderno suizo), en una librería de Barcelona. El acto, que contó con la presencia de la consejera de Cultura, Laura Borràs, no deja de ser, cuando menos, singular, por el hecho de que el presidente de un Gobierno se dedique a promocionar su propio trabajo ajeno al cargo que desempeña.

En ese contexto, aseguró que «ya estamos en el proceso de autocrítica, de saber qué hicimos bien y qué no hicimos bien, para ver cómo crear ese momento y esa oportunidad», ha señalado, insinuando que habrá una próxima vez y que tendrá que ser más programada para no volver a errar. Eso sí, evitó mencionar el incumplimiento de la ley cuando a los intereses independentistas le interese para caminar hacia su objetivo, y no precisó si su intención es que también sea unilateral. En plan autocrítico, Torra consideró que se han «hecho cosas muy buenas» en Cataluña: «Hicimos un referendo de autodeterminación, hemos sido capaces de declarar políticamente la independencia, pero en cambio no hemos hecho efectiva la república que nos prometimos y que se votó», dijo.

Y cuando restan quince días para que el presidente Pedro Sánchez reciba en la Moncloa a Torra, el otro socio de gobierno en la Generalitat, ERC se desdice del abandono de su postura respecto a la vía unilateral. Esquerra fue el primero de los tres partidos independentistas que renunció públicamente a la vía unilateral, tras constatar su fracaso en los hechos de octubre del año pasado. Sin embargo, la formación ha dado marcha atrás. ERC someterá este fin de semana a votación de su militancia una ponencia política que debe marcar la hoja de ruta del partido para los próximos años y que no renuncia a «ninguna vía democrática y pacífica» para materializar la república catalana.

Este texto difiere del que la dirección de ERC propuso en un primer momento y que emplazaba al secesionismo a abandonar conceptos «estériles y contraproducentes» como «unilateralidad» y apostaba por la «multilateralidad». En definitiva, Esquerra apostaba por la moderación y abogaba por un aterrizaje del proceso.

Pero la militancia ha presionado a la dirección y le ha exigido que no abandone la radicalidad, por lo que la nueva ponencia no descartará ninguna vía para llegar a la independencia, como en la pasada legislatura en la que el secesionismo celebró un referendo unilateral y proclamó la república, eso sí, sin éxito. Así, ERC defiende la negociación y el diálogo con el Gobierno central, pero cree que tiene que ser «suficientemente fuerte para obligar al Estado a negociar, a encontrar una salida política a un conflicto que es político». «Tenemos que estar preparados, seguir fortaleciéndonos, tejer complicidades, sumar cada vez más apoyos para que esta mayoría social sea una hegemonía incontestable ante nuevos 1-O que se presenten», según Esquerra.

Clara Ponsatí: «PDECat y ERC están muy ocupados en mantener sus posiciones y sus nóminas»

La exconsejera de Enseñanza de la Generalitat Clara Ponsatí, huida en Escocia, criticó ayer al PDECat y a ERC porque considera que «están muy ocupados en mantener sus posiciones y en dar una batalla por sus espacios, sus fronteras, y sus nóminas». En declaraciones a un medio digital asegura estar convencida de que el independentismo sufrió «una derrota» porque no supo gestionar los días 1 y 2 de octubre, y cree que el Gobierno catalán debía haber convocado elecciones y asumir responsabilidades. Afirma también que renunció a volver a ser consejera cuando vio que no se investiría a Carles Puigdemont y que «toda la historia de la restitución de consejeros, con todo el respeto, ha tenido momentos cercanos a la caricatura». En esa operación veía claros deseos personales e intereses partidistas, y «hay un límite del ridículo que yo puedo hacer por Cataluña», insiste.

Iglesias se ofrece como mediador entre el presidente Sánchez y el de la Generalitat

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se convirtió ayer en el primer líder de una formación de ámbito nacional que visita a Quim Torra en el Palau de la Generalitat. Iglesias se propone cuidar las buenas relaciones con el independentismo, con quien coincide en que el pleito catalán se resolvería con un referendo y que hay un problema con el encarcelamiento de los dirigentes del proceso.

Iglesias ve disposición al diálogo entre las partes y se ofreció ayer como mediador entre Pedro Sánchez y Quim Torra, que se reunirán en la Moncloa el 9 de julio. La Generalitat le otorgó el rol de interlocutor importante de la política española, ya que el Gobierno actual está en minoría, y anunció su intención de establecer una «relación estable» con el partido morado para «trabajar por el diálogo durante la legislatura».

Acercamiento de presos

Desde su papel de hombre bisagra, el líder de Podemos trasladó dos mensajes al presidente español y al catalán. «Sánchez está de acuerdo con el acercamiento de los presos secesionistas a cárceles catalanas, porque así me lo ha dicho», hizo saber a Torra. «La posición del Govern no es la de negociar el acercamiento de presos, sino que hay que liberarlos. El problema no es que estén en preventiva, sino que están en prisión», afirmó la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi. La portavoz de la Generalitat, no obstante, reconoció que el acercamiento sería una «mejora» Iglesias señaló además que tiene previsto visitar a los presos y trasladó a Torra que la negativa de Sánchez a negociar un referendo no debe impedir que avance el diálogo y se puedan «explorar otras vías». El Gobierno ya ha avisado que no se moverá ni un milímetro de la Constitución.

La cúpula de los Mossos denuncia que la Audiencia Nacional les trata como a una «mafia»

La cúpula de los Mossos d’Esquadra denunció ayer en la Audiencia Nacional que la jueza Carmen Lamela, que investiga la presunta connivencia del cuerpo policial con el referendo ilegal del 1-O, les trata como una «organización mafiosa».

Ayer se celebró la vista contra el procesamiento del ex secretario general de Interior catalán César Puig, el mayor Josep Lluís Trapero, el exdirector del cuerpo Pere Soler y la intendente Teresa Laplana. Todos ellos están acusados de los delitos de sedición y organización criminal por la supuesta pasividad del cuerpo a fin de evitar las votaciones el pasado 1 de octubre y por la falta de ayuda a la Guardia Civil durante el registro de la Consejería de Interior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Torra defiende ahora buscar «otro 1 de octubre» para hacer efectiva la república