Casado arranca en Galicia su campaña poniendo al PP gallego como ejemplo

Feijoo mantendrá su neutralidad y llama a decidir a los militantes de la formación


A Coruña / La Voz

Pablo Casado, el menos oficial de los candidatos que aspiran a presidir el PP, inició su campaña en A Coruña y lo hizo precisamente al lado de quien renunció a entrar en esa pugna, Alberto Núñez Feijoo, a quien puso como ejemplo de lo que quiere él mismo conseguir para su partido a nivel nacional. «Alberto Núñez Feijoo es una referencia personal y una referencia política imprescindible para el futuro de Galicia, pero también para el futuro de España», dijo Casado, y avanzó que si acaba presidiendo la formación quiere «hacer del PP de España lo mismo que Alberto Núñez Feijoo ha hecho del PP de Galicia», un partido «ilusionado, renovado, ganador y unido».

El candidato popular alabó la «generosidad y responsabilidad que Feijoo ha demostrado por sus paisanos», en alusión a la decisión del presidente de no entrar en la terna por la cúpula nacional de la formación. «Pablo es un buen candidato y le deseo lo mejor», dijo Feijoo, que insistió en que durante todo el proceso que ahora se abre hasta el 5 de julio mantendrá la neutralidad. «Vamos a acompañar a todos los candidatos siempre que la agenda de presidente me permita acompañarlos», dijo.

Lo que se hará ahora es abrir todas las sedes del partido para los candidatos para que puedan exponer en ellas sus proyectos. «Todos serán bienvenidos», dijo, y recordó que ahora «es el momento de los militantes».

Cuando se le preguntó por sus preferencias personales, el presidente de la Xunta esquivó el tema invitando a conocer la tortilla de Betanzos y los pimientos de Arnoia. «No estaría cumpliendo con mi deber si doy mi opinión», dijo insistiendo en guardar la neutralidad en el proceso. «Lo que yo pido es libertad de voto», dijo Casado solicitando, sin citarlos, a los pesos pesados del partido que permitan que los afiliados no acaben formando bandos. «Con un proyecto dividido y fracturado iremos cojos a las autonómicas y municipales», avanzó.

Urgencia por las municipales

Casado apuntó también a la urgencia que tiene el PP por aclarar las cosas en Madrid para arrancar la carrera hacia las municipales del año próximo, en el que también hay autonómicas en buena parte de España. «Me comprometo a nombrar de inmediato las candidaturas municipales y autonómicas», dijo, reconociendo que otros partidos les habían tomado la delantera en ese campo y que había prisa porque hace falta tiempo para organizarse de cara a la cita con las urnas.

El diputado también apuntó cuál es su objetivo electoral, explicitando que su intención es recuperar el voto que se ha marchado a Ciudadanos, a la abstención y el que puede irse también a Pedro Sánchez. Rediseñar la economía -citó a Macron como ejemplo- y mejorar el empleo para apuntalar los servicios están entre los objetivos que se ha marcado.

La polémica del máster

Casado también se refirió al caso de su máster en la Rey Juan Carlos. «Me lo tomo con humor», dijo, y destacó que «no existen las casualidades» apuntando a que se empezó a hablar «de cosas absolutamente irrelevantes y de sobra conocidas» justo cuando presentó su candidatura.

El máster, en el que Casado habría logrado la convalidación de la mayor parte de las asignaturas, se habría aireado ahora «porque mi candidatura no gusta a la izquierda», y aseguró que no lograrán quienes lo pretenden «que hable solo de eso» y que no va a permitir «que me aparten de mi camino». Ese camino, que acaba en la presidencia del PP, arrancó ayer en A Coruña, con visitas también a Lugo, Ourense y Pontevedra a exponer su programa.

Margallo propone debates sectoriales después de que se descartara uno de los candidatos

La comisión organizadora del congreso y del proceso de elección del nuevo presidente del PP ha descartado la organización de un debate entre los seis candidatos. Pero eso no ha amilanado a uno de ellos, el exministro José Manuel García-Margallo, quien apostó por debates sectoriales «con los candidatos que quieran». Margallo reconoció en un acto en Alicante que parte con «desventaja» en la carrera para liderar el PP, porque «yo nunca he tenido poder orgánico (en referencia a la exsecretaria general, Dolores de Cospedal), ni acceso a la Administración periférica, como la vicepresidenta, y Casado tenía despacho antes de ayer en Génova y también el aparato de Nuevas Generaciones», argumentó García-Margallo.

Una de las favoritas, Dolores de Cospedal, pidió a sus competidores que hagan todo lo posible para que «no salga herido» el PP. «Somos muchos, hay otros que quieren ser presidentes, todo es legítimo, pero no hay que olvidar que primero va el partido».

En su primer acto oficial de campaña, celebrado en Barcelona, Cospedal insistió en lo que ya adelantó en la entrevista publicada ayer por La Voz, que ella habría gestionado de otra manera el conflicto catalán, que dirigió la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. En concreto, Cospedal señaló ayer que habría aplicado el artículo 155 de la Constitución mucho antes. Y agregó que «si hubiéramos podido hacer lo que teníamos que hacer, a mí me hubiera gustado que esta TV3 hubiera sido intervenida y no fuera un aparato de propaganda» del independentismo. Otra nueva crítica a Sáenz de Santamaría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Casado arranca en Galicia su campaña poniendo al PP gallego como ejemplo