Urdangarin sabrá hoy cuándo irá a prisión

Melchor saiz-Pardo MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La Audiencia de Palma le entregará esta mañana la notificación para entrar en la cárcel, después de que el Tribunal Supremo dejara la condena definitiva en cinco años y diez meses

13 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Tribunal Supremo dejó ayer a Iñaki Urdangarin a las puertas de prisión. Y la sección primera de la Audiencia Provincial de Palma ya ha citado para hoy, entre las 9 y las 14 horas, a Iñaki Urdangarin, Diego Torres y Jaume Matas para entregarles en mano el «mandamiento de prisión», una vez que el Supremo ha convertido en firmes sus penas. La decisión de la Audiencia de notificar directamente las prisiones acerca, todavía más, a Urdangarin a la cárcel, ya que la sala ha descartado realizar una vistilla previa para decidir sobre el ingreso en prisión de los acusados e ir directamente a la ejecución de sentencia.

Catorce años después de que el yerno del entonces jefe del Estado emprendiera su aventura empresarial en Baleares, bajo la apariencia de una falsa fundación sin ánimo de lucro y de la mano de Jaume Matas, el alto tribunal ha certificado que el marido de la infanta Cristina se prevalió de su «privilegiada posición» en la familia real para hacer negocios ilícitos en el archipiélago a base de dinero público. Tal y como había sentenciado en primera instancia la Audiencia Provincial del Palma en febrero del año pasado, Urdangarin y su instituto Nóos, con la connivencia de las autoridades baleares, fue recompensado con convenios a dedo, sin ningún control administrativo y sin posibilidad de concurrencia, por el mero hecho de ser quien era. 

El Supremo confirma la prisión para Iñaki Urdangarin con una rebaja de cinco meses

Iñaki Urdangarin, el hombre que sentó en el banquillo a la monarquía

María Viñas

Iñaki Urdangarin «se dio» su primer paseíllo a las puertas de los juzgados de Palma el sábado 25 de febrero del 2012. Pero la pesadilla del yerno del rey hoy emérito había comenzado ya casi dos años antes, en julio del 2010, con la decisión del juez Castro de emancipar del caso Palma Arena la investigación sobre los negocios de Urdangarin y su socio Diego Torres en las entrañas del Instituto Nóos. Algo le olía mal. Las cuentas de la institución catalana, presidida por el exduque de Palma y concebida como una suerte de ONG de patrocinio y mecenazgo, llevaba un tiempo registrando movimientos como mínimo curiosos. Entre sus clientes, titanes empresariales como Telefónica o Repsol, y un buen puñado de administraciones autonómicas que filtraban a dedo en sus arcas euros a mansalva.

Seguir leyendo

Solo varían las penas

La Sala Segunda del Supremo le impone una condena de cinco años y diez meses por los delitos de malversación, prevaricación, fraude, dos delitos fiscales y tráfico de influencias. Se trata de una pena cinco meses menor que la dictada por la audiencia palmesana (que lo condenó a seis años y tres meses de prisión), ya que el alto tribunal lo exculpa del delito de falsedad en documento público. La sentencia, de 353 folios, también se muestra benigna con el socio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, que pasa de una condena de ocho años y medio de prisión a cinco años y ocho meses de reclusión, al resultar absuelto de tráfico de influencias, blanqueo y falsedad.

El fallo, a grandes rasgos, confirma los argumentos del tribunal de primera instancia. De hecho, al margen de las reducciones de condena a los dos principales encausados, no hay cambios de entidad. Jaume Matas sigue condenado a tres años y ocho meses de prisión. Tampoco hay variaciones en las penas a los otros implicados de la trama balear (que no ingresarán en prisión después de pactar con la Fiscalía) ni para los procesados de la rama valenciana, para los que el Supremo confirma su absolución, que ya tuvieron en primera instancia.

Sí hay variaciones mínimas en el caso de Cristina de Borbón y de Ana María Tejeiro, mujer de Diego Torres. Mantiene la responsabilidad de partícipes a título lucrativo de ambas en el delito de malversación y fraude de sus maridos, pero no en los delitos fiscales, lo que reduce las cuantías.

La sentencia de los magistrados Manuel Marchena, Antonio del Moral (ponente), Andrés Martínez Arrieta, Miguel Colmenero y Juan Ramón Berdugo desatiende, en esencia, la mayor parte de los argumentos de la Fiscalía, que el pasado marzo, en la vista sobre los recursos, había pedido incrementar hasta diez años la pena a Urdangarin por considerar que fue el «motor» que corrompió a las instituciones baleares. El fallo conocido ayer queda muy lejos de las peticiones de Anticorrupción durante el juicio, cuando llegó a reclamar para el cuñado de Felipe VI hasta 19 años y medio de prisión.

Pero, aun así, la sentencia es muy dura para la imagen de Urdangarin, hasta el punto de que, más allá de las irregularidades administrativas y las adjudicaciones a dedo, afirma que «sustrajo» directamente 445.000 euros públicos, dinero pagado por la Administración balear a Nóos «pese a no haberse producido la correlativa contraprestación» porque Urdangarin no llegó a realizar los servicios para los que se los contrató. 

Inductor de la corrupción

El Supremo no llega a calificar al yerno de don Juan Carlos de «motor» corruptivo, como hizo Anticorrupción, pero casi. El fallo afirma que fue «inductor» en la «actividad malversadora» del Gobierno balear. Y que lo hizo desde el «trampolín de su privilegiada posición», no solo limitándose a la contratación, sino también «y particularmente a la exclusión de toda concurrencia posible obviando las condiciones, presupuestos y proyectos que otras empresas habrían podido ofrecer mejorando las fijadas casi unilateralmente por Urdangarin y su socio».