Concluye el traslado de migrantes del Aquarius a los dos barcos militares italianos

La embarcación humanitaria de Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée con un centenar de rescatados ya ha tomado rumbo a España

Agencias

El traslado de parte de los 629 inmigrantes del barco Aquarius a dos navíos italianos ha concluido y la embarcación humanitaria ha zarado ya a España con 106 de las personas rescatadas a bordo, informó la ONG SOS Méditerranée. El transbordo se llevó a cabo para que Aquarius se dirigiera hacia el puerto español de Valencia acompañado por una nave de la Marina y otra de la Guardia Costera italianas, con las que ha repartido a los inmigrantes para aligerar su ocupación. El Gobierno español ha anunciado que concederá el estatus de refugiados y de personas de acogida a todos los migrantes que viajan en el Aquarius y otros dos barcos desde la costa italiana hasta Valencia por la situación «de emergencia y excepcionalidad», al margen de la condición personal de cada uno de ellos.

Médicos sin Fronteras informó en Twitter que a bordo de Aquarius viajarán 106 inmigrantes, de ellos 51 mujeres, 45 hombres y 10 niños, mientras que el resto lo harán repartidos entre la nave Orione de la Marina y la Dattilo de los guardacostas. Está previsto que as tres embarcaciones lleguen a España tras una travesía de cuatro días.

La ONG sanitaria trasladó ayer su preocupación por el estado de salud de algunos de los inmigrantes, entre ellos seis embarazadas que están «en buenas condiciones», pero cuya situación es «vulnerable» y podría empeorar en las próximas horas. La mayoría tienen «síntomas generalizados, como fatiga, deshidratación, dolores musculares, de cabeza y mareos», pero las condiciones de «estrés» y «hacinamiento» harán que muchos empeoren durante las próximas horas, han advertido los sanitarios. Además, una veintena de personas presentan quemaduras químicas, debido a la mezcla de agua salada con combustible.

La marcha del buque a España se produce después de que tanto Italia como Malta se hayan negado a acoger en uno de sus puertos el barco de la ONG, que había rescatado a 629 inmigrantes en el Mediterráneo central durante el pasado fin de semana. Médicos Sin Fronteras, presente a bordo con un equipo sanitario, apostó por el desembarco inmediato en el puerto seguro más cercano, pues desplazarse hasta España implica reducir los medios de rescate de inmigrantes en el Mediterráneo central.

Por el momento se desconoce cuándo pondrán rumbo los tres barcos hacia Valencia, aunque se prevé que lo hagan en las próximas horas. 

La embarcación se encuentra varada desde el pasado fin de semana después de que ni Italia ni Malta aceptaran que llegara a sus costas. Las personas rescatadas se repartieron entre las tres embarcaciones para llegar a España con seguridad. «El Aquarius está recibiendo víveres, coordinado por las autoridades italianas de rescate. La intención del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Italia en Roma (MRCC por sus siglas en inglés) es transferir a parte de la gente desde el Aquarius a barcos italianos y enfilar hacia Valencia juntos», explica.

Así es la situación médica a bordo del «Aquarius» El Dr. David Beversluis de Médicos Sin Fronteras dice desde el buque que la mayor parte de los migrantes presentan dolores musculares, fatiga y deshidratación. Algunos tienen quemaduras y los más críticos necesitan cuanto antes llegar a puerto.

Galicia también se ofrece para acoger inmigrantes

Varias comunidades han mostrado su disposición de acoger a los inmigrantes, una vez lleguen a la costa española, entre ellas la Xunta. Así lo ha confirmado el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, que ha precisado que ha sido el propio Núñez Feijoo quien ha trasladado al Gobierno dicho compromiso. La Xunta, ha dicho Rey Varela, considera «prioritario garantizar la integridad de las personas abordo» y estima que en esta «cuestión humanitaria» es necesario «estar todos unidos en tornos las personas», por lo que pone sus medios y los de las entidades sociales que realizan estas labores dentro del acuerdo alcanzado en el caso sirio, a disposición del Gobierno estatal.

Despliegue de Cruz Roja

Una vez en Valencia, donde llegarán en tres días, Cruz Roja desplegará el dispositivo de primera acogida para los 629 inmigrantes. Según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno valenciano y Consejera de Igualdad y Política Inclusiva de la Generalidad Valenciana, Mónica Oltra, en declaraciones a la cadena Ser, la entidad social esta «preparando camas, alimento y todo lo que hace falta para cuando desembarquen y a partir de ahí se pondrán en marcha la logística de las derivaciones».

Oltra ha asegurado que «los primeros momentos» del desembarco están «bastantes hilvanados porque es Cruz Roja que tiene experiencia en este tipo de emergencias quien se encargará los primeros días». Posteriormente, según ha explicado la vicepresidenta valenciana, habrá que «hablar de como son las derivaciones». La Generalitat valenciana ha pedido ya «una radiografía de los perfiles del barco, edades, embarazadas y situación médica en que se encuentran las personas que están a bordo para preparar los dispositivos». La dirigente valenciana ha asegurado que País Vasco, Baleares y Cataluña han expresado su voluntad de acoger migrantes del Aquarius y ha recordado que existen otras comunidades firmantes del manifiesto del 2016 en la que pedían al gobierno español cambios en la política de acogida.

Pedro Sánchez tomó ayer su primera gran decisión política de carácter social como presidente del Gobierno al anunciar que España se haría cargo de las personas rescatadas el domingo en las costas de Libia por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée. La nave recibió la propuesta de España pero advirtió de que la situación «puede convertirse en crítica». «Alcanzar España requiere varios días de navegación. Con tantas personas a bordo y con unas condiciones meteorológicas empeorando, la situación puede convertirse en crítica», indicó la ONG en Twitter. Finalmente, el Gobierno italiano ha accedido a facilitar este traslado hasta el puerto de Valencia.

Representantes de MSF explicaron que permanecen en contacto con las autoridades españolas y, aunque agradecieron «este gesto de humanidad», alcanzar el puerto valenciano «requeriría cuatro días más en el mar en una nave ya por encima de su capacidad con unas condiciones climáticas empeorando».

La nave ha originado un duro pulso entre Italia y Malta por la negativa de ambos Estados europeos a permitir el desembarco de los inmigrantes en uno de sus puertos y España ha ofrecido que lo hagan en el de la ciudad de Valencia. Por el momento permanece en alta mar entre Italia y Malta a la espera de un desembarco seguro de los 629 inmigrantes rescatados en alta mar, entre los que hay más de un centenar de menores no acompañados y mujeres embarazadas.

El Gobierno del Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga reunió a los ministros con competencias en este ámbito en la noche del lunes y su vicepresidente, Matteo Salvini, dijo que la «Aquarius» zarpará «inmediatamente, cuanto antes». Por su parte, el ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, adelantó que la mañana del martes enviarán víveres y un equipo de médicos. Señaló la posibilidad de que una nave de la Marina Militar italiana o y otra de la Guardia Costera puedan acompañar a la embarcación humanitaria hasta España para garantizar su seguridad, según informaron los medios tras la reunión del Gobierno. 

La reforma del asilo europeo, tocada y casi hundida

CRISTINA PORTEIRO

La Unión Europea no logra articular una respuesta ante las distintas visiones de los países miembro

«¡Victoria!», clamó ayer el flamante y xenófobo ministro del Interior italiano, Matteo Salvini (Liga Norte), después de saber que España abriría sus puertas al Aquarius. Tanto ha cambiado la Unión Europea en estos años que un triunfo político se mide hoy en el número de migrantes que un Gobierno consigue repeler de sus costas. La ultraderecha se ha adueñado del debate. Ni la economía, ni el clima ni la corrupción tienen tanto peso como la inmigración en la decisión de voto de los europeos. Azuzar el miedo, perfilar un clima de inseguridad y encender las pulsiones identitarias han sido una receta eficaz para alcanzar el poder en cancillerías europeas de peso y hundir desde dentro la reforma del asilo que propugna Bruselas

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

Concluye el traslado de migrantes del Aquarius a los dos barcos militares italianos