Dos sondeos colocan a los socialistas como primera fuerza en solo una semana

El PSOE pasa de ser el patito feo de los electores a convertirse en la marca más pujante


REDACCIÓN / LA VOZ

Una de las máximas de la política, atribuida al histórico dirigente italiano Giulio Andreotti, dice que el poder desgasta al que lo tiene, pero mucho más al que no lo tiene. La primera oleada de encuestas tras la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez a la Moncloa refleja el valor añadido que aporta la firma en el BOE a un recién llegado. Así, el PSOE pasa de ser el patito feo de los electores a convertirse en la marca más pujante. Según dos de los tres sondeos hechos públicos ayer, los socialistas obtendrían la victoria en las urnas con porcentajes que van desde el 25,1 de la encuesta de Invymark hasta el 28,8 del estudio de GAD3. En una tercera encuesta, el 24,9 que le otorga NC Report confirma la recuperación. En todo caso, datos por encima del 22,7 % obtenido en la última cita con las urnas, en el 2016. Con esas cifras, los actuales 84 diputados que arropan a Pedro Sánchez podrían convertirse en 118 en el cálculo más optimista.

Tampoco le ha sentado mal al PP por el momento la pérdida del Gobierno, ya que afianza su segunda posición y recupera algún voto, no demasiado significativo, pero repite en la segunda posición, con porcentajes que van del 23,7 al 25,6 % y entre 101 y 108 escaños, muy lejos del 33 % y los 137 escaños obtenidos en el 2016. 

Partidos menos emergentes

Los datos del PSOE y el PP suponen el mayor apoyo al bipartidismo de los últimos meses. Fruto de esa concentración de voto en los dos partidos tradicionales, el principal damnificado de los sondeos es Ciudadanos, que hasta la moción de censura lideraba todos los estudios de opinión realizados en España, excepto el del CIS, y que cae a una tercera posición con una importante erosión de apoyos. La formación liderada por Albert Rivera se quedaría entre el 21 y el 22 %, ocho puntos más que en las elecciones generales de hace dos años, pero entre cuatro y ocho puntos por debajo de sus expectativas demoscópicas de hace apenas un mes. Esas cifras le otorgarían entre 70 y 72 escaños, que convertirían al partido naranja en el árbitro de la política española en caso de nuevos comicios.

Podemos se quedaría con entre el 13,1 y el 17,3 %, según la casa encuestadora, muy lejos del 21,1 alcanzado en las urnas en el 2016 y con una horquilla de entre 34 y 53 escaños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Dos sondeos colocan a los socialistas como primera fuerza en solo una semana