La dirección del PP intenta acelerar los plazos del congreso

Los barones insisten en buscar una candidatura única


madrid / colpisa

El PP afronta su elección más trascendente de la última década con la voluntad de minimizar los riesgos que conlleva. La junta directiva nacional fijará mañana la fecha del congreso extraordinario que designará en julio al sucesor de Mariano Rajoy. Además, el partido abrirá los plazos para la presentación de candidaturas, con la intención de acelerar el proceso lo máximo posible dentro de los estatutos del partido.

En las horas previas a que los aspirantes decidan postularse, altos cargos de la formación confían en que Alberto Núñez Feijoo y Soraya Sáenz de Santamaría, las dos opciones que la mayoría contempla como viables, no obliguen a la militancia a escoger entre uno o el otro. Desde que Rajoy anunció su retirada el 5 de junio, en el PP levantan el dedo índice para señalar el número de candidatos que esperan: «Una candidatura única». «Todos integrados bajo un nombre», dicen otros.

Otras fuentes populares defienden, sin embargo, que la concurrencia de alternativas daría más legitimidad al sucesor, pero comprenden que el deseo de la mayoría nace del temor a que una disputa entre dos primeros espadas quiebre las filas de un partido poco habituado a las batallas internas y que por primera vez entierra el dedazo como método de designación. «El PP juega en un contexto muy frágil -advierten sin olvidar que la formación tiene por delante la tarea de recuperar el centroderecha- y es lógico que no quiera follones». Acertar con el relevo de Rajoy e impulsar cabezas de cartel potentes para las elecciones autonómicas y locales del 2019 puede aliviar a los populares en su paso por la inhóspita oposición. En la organización conservadora tienen la convicción de que el proceso debe resolverse «rápido y sin errar», para no dar opciones al adversario y para poner a punto al partido antes de que Pedro Sánchez convoque las generales. Sea cuando sea. 

Intercambio de pareceres

Esa inquietud que muestra el PP explica el fin de semana de intercambio de pareceres que han pasado los barones y cuadros de la formación. Ningún potencial aspirante ha dado un paso al frente. Quienes conocen al presidente de Galicia y a la exvicepresidenta del Gobierno creen que ambos se lo están pensando y aventuran que no entrarán los dos en campaña. «Si uno decide presentarse, lo sensato es que el otro se retire», apunta un diputado. «Supongo que llegarán a un consenso», coinciden varias voces. «Los dos son amigos de Rajoy y velarán por que su legado -defiende un dirigente territorial- no sea el de la división».

Ninguna de estas fuentes, en todo caso, contempla que aquel que no se postule ejerza de número dos del que se presente. Al menos, lo ven «muy raro y difícil». Más allá de las cúpulas, sin embargo, las facilidades que otorga el nuevo sistema de elección de líderes allana el camino para que surjan aspirantes que no están en las quinielas. Con cien avales basta para optar y someterse a una primera votación de la militancia. El senador y expresidente balear, José Ramón Bauzá, estudia presentarse. Fuentes de su entorno aseguran que se está «construyendo una corriente liberal» que podría impulsar su candidatura.

Feijoo pide «sete ou quince días» para aclarar su papel en el partido

En medio del silencio de los principales favoritos para relevar a Mariano Rajoy, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, también optó por la prudencia y por respetar los plazos de su partido antes de hacer pública su decisión sobre si concurrirá o no a las primarias. Dijo ser consciente de que el partido acelerará los plazos, pero pidió «sete ou quince días» antes de expresar su posicionamiento. Feijoo animó a sus compañeros a dar un paso al frente con libertad, si entienden que son la mejor opción. «Todos los que crean que pueden aportar algo en el partido, trabajo, experiencia y liderazgo, y que tengan un compromiso con los millones de votantes, que presenten su propuesta, su equipo», indicó.

La tormenta perfecta que le viene al PP

enrique clemente
;
El PP se embarca en la búsqueda del sucesor de Rajoy Nuñez Feijóo se ve preparado pero no se postula aún para liderar al partido. Cospedal y Sáenz de Santamaría también entran en unas quinielas a las que Íñigo de la Serna y Ana Pastor se han incorporado en el último momento. ¿Quién será el elegido?.

Dividido en busca de líder, en la oposición y con juicios por corrupción pendientes, se enfrenta a un escenario complicado

El PP se enfrenta a una situación muy difícil e inédita tras la marcha de Mariano Rajoy. La pérdida del Gobierno, el escaso poder territorial y los juicios relacionados con la corrupción por venir harán que su nuevo líder, que lo será de la oposición, tenga que moverse en un escenario complicado. 

¿Qué expectativas se abren en el PP tras la marcha de Rajoy?

«Las peores, es el final», responde contundente Jaime Miquel. «Cifuentes-Zaplana-Gürtel situaron la marca PP por encima del umbral del escándalo social y Rajoy debió dimitir, cargando contra Aznar y con la culpa para tratar de dejar la marca a salvo», explica. «Tanto la marca como su clase política están destruidos y en el barómetro de julio del CIS deben venir debajo del 20 % y camino del 15 %», concluye. Santiago Martínez lo ve de forma opuesta y sostiene que, «paradójicamente, son positivas, puesto que su necesaria regeneración ya venía siendo demandada por sus votantes». «Normalmente, cuando un Gobierno deja el poder se produce una etapa de reflexión o de regeneración profunda en la que las diferentes familias tienden a reforzar las corrientes de pensamiento político», afirma el analista Diego Crescente. «En el caso del PP, el cambio exigido no es solamente de líder o de discurso, se trata más bien de un posicionamiento hacia la sociedad en su conjunto y, por supuesto, de tener en cuenta la importancia de los dos lados en los que puede perder su famoso suelo electoral, el PSOE y Ciudadanos», añade. Pablo Simón destaca que el congreso del PP «debería ser casi de refundación, porque las siglas están muy marcadas». Y advierte que una sucesión no controlada puede derivar en una peligrosa «guerra de facciones». 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La dirección del PP intenta acelerar los plazos del congreso