Una experta en pensiones para alejar los fantasmas sobre su sostenibilidad

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

07 jun 2018 . Actualizado a las 07:30 h.

Magdalena Valerio Cordero (Torremocha, Cáceres, 1959) es, desde ayer, la nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Esta sanchista reconocida, sin cargo electo desde septiembre del 2014, cuando un cáncer de mama la apartó de su escaño en el Congreso, es licenciada en Derecho por la Complutense, pertenece al Cuerpo de Gestión de la Seguridad Social y del Inem y es una experta en pensiones, un asunto que afecta especialmente a Galicia y que será, además de su prioridad, su mayor reto al frente del ministerio.

Y es que lograr la cuadratura del círculo entre ingresos insuficientes y gastos crecientes en una Seguridad Social incapaz de salir del déficit crónico para garantizar la suficiencia y la sostenibilidad de las pensiones futuras no parece tarea fácil -ni siquiera con los impuestos a la banca y las transacciones financieras prometidos por Sánchez-. Pero que lo logre es lo que sindicatos y pensionistas le están reclamando ya, antes incluso de tomar posesión del cargo.

A su favor juega su profundo conocimiento del área. «Siempre he trabajado con esa gran responsabilidad, como responsable de Seguridad Social y del Pacto de Toledo cuando fui ponente en la reforma de pensiones del 2013, que ya señalé que iba a ser dañina, y ahora seguiré trabajando y luchando por el sostenimiento de las pensiones y para que, además, los pensionistas no pierdan poder adquisitivo», señaló ayer en declaraciones a Efe, cuando acudía a trabajar: actualmente era secretaria general de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla-La Mancha.