Los independentistas dan el sí al líder del PSOE y rebajan el tono

El respaldo de ERC y del PDECat era indispensable para que se produjera el cambio en la Moncloa


madrid / colpisa

Los partidos independentistas catalanes mostraron ayer su apoyo a la moción de censura presentada por el PSOE contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pero más allá de la aritmética parlamentaria, la clave estuvo en el tono más calmado y moderado de los discursos de los portavoces catalanes de ERC y PDECat y su apelación a la necesidad de abrir una «nueva etapa de diálogo» para solucionar la crisis política. Una mesura en las formas que puede marcar una nueva relación entre la Generalitat y un futuro Gobierno socialista. Un guante que fue recogido por Sánchez, que insistió en repetidas ocasiones en su voluntad de «explorar» caminos constitucionales para encontrar «un proyecto común» de la sociedad catalana y española.

En este sentido, el portavoz del PDECat, Carles Campuzano, pidió al secretario general socialista iniciar una fase para «destensar» el clima político y social y acabar con la «polarización» que se vive en Cataluña. El representante del PDECat dejó claro que su apoyo a la moción tenía más que ver con la necesidad de «echar a Rajoy» que con la de apoyar al PSOE, algo que -reconoció- podría ser difícil de entender para sus bases. Asimismo, Campuzano afirmó que la moción es «la última oportunidad» para encontrar una salida a la crisis catalana y pidió a Sánchez que esté «a la altura». Por último, el portavoz de la antigua Convergència advirtió que la moción de censura demuestra que en España «no se puede gobernar contra Cataluña», por la necesidad de contar con los votos de los partidos independentistas en los próximos meses.

El PNV justifica su cambio con el PP «en la ética y la responsabilidad»

M. C. C.

El compromiso de Sánchez de respetar los Presupuestos, clave en su apoyo a la moción

El PNV dio ayer la estocada definitiva a Mariano Rajoy. A las 17.20 el portavoz nacionalista Aitor Esteban anunciaba desde la tribuna de oradores que los nacionalistas respaldarían la moción de censura contra el presidente del Gobierno, al que habían apoyado semanas antes para aprobar unos Presupuestos vitales para el País Vasco.

Los nacionalistas dejaron caer a Rajoy sin siquiera exigirle su dimisión, conscientes de que su voto decantaba la balanza. «Lo hacemos por ética política y por responsabilidad», argumentó Aitor Esteban, quien achacó al PP la falta de asunción de responsabilidades por la sentencia del caso Gürtel. La decisión final fue adoptada por el Euskadi Buru Batzar, ejecutiva nacional del partido nacionalista, en una reunión extraordinaria convocada en Vitoria para decidir el sentido de su voto, tras escuchar las motivaciones del PSOE para presentar la moción de censura y, sobre todo, tras oír de boca de Pedro Sánchez su compromiso de no modificar los Presupuestos del PP pactados con el PNV, especialmente beneficiosos para el País Vasco y que contemplan inversiones de 540 millones de euros para esta comunidad.

Seguir leyendo

Por su parte, desde ERC justificaron su apoyo a la moción de censura como una «reacción» a la corrupción del PP y la única forma de mantener la «credibilidad» del Parlamento. «Hay que resolver este conflicto mediante una relación bilateral», avisó el portavoz republicano Joan Tardà, que mostró la disposición de su partido a sentarse a negociar. Eso sí, tanto ERC como el PDECat dejaron claro su «escepticismo» sobre la voluntad real de Sánchez para buscar una solución y le hicieron responsable de la «represión» y «vulneración» de derechos y libertades tras el artículo 155. «Solo le pido una cosa: que no nos tome el pelo», le espetó Tardà.

Por su parte, Marian Beitialarrangoitia, diputada de Bildu, aseguró que Rajoy y Sánchez «forman parte del mismo régimen que se basa en la imposición y negación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los independentistas dan el sí al líder del PSOE y rebajan el tono