El tribunal envía a prisión a Bárcenas y a los condenados a más de 30 años

Argumenta que el riesgo de evasión ha aumentado debido a las elevadas penas


mADRID / COLPISA

Exactamente 1.222 días después, Luis Bárcenas volvió ayer a la cárcel madrileña de Soto del Real, en la que ya estuvo en prisión preventiva 19 meses hasta que en enero del 2015 le impusieron una fianza de 200.000 euros. De nada le sirvieron al extesorero del PP sus ruegos al tribunal durante la vista que ayer se celebró en la Audiencia Nacional para decidir el futuro penitenciario de 15 de los 29 condenados por la primera época del caso Gürtel (1995-2002) a la espera de que la sentencia se haga firme.

Los magistrados creyeron que el riesgo de que se fugue después de una condena de 33 años de prisión ahora es mucho mayor. Pero más allá de Bárcenas, el tribunal fue bastante magnánimo. Además de al extesorero del PP, la sala únicamente envió a la cárcel a los otros dos procesados con penas mayores de 30 años: el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega (condenado a 38 años y 3 meses) y el exconsejero madrileño Alberto López Viejo (31 años y 9 meses). La Audiencia Nacional rechazó encarcelar, tal y como le había reclamado Anticorrupción, a los otros ocho condenados con penas mayores de cinco años, entre ellos la mujer de Bárcenas o el exmarido de Ana Mato.

El tribunal no tuvo en cuenta los argumentos de los letrados de Bárcenas y del propio imputado, que, ante la sala, adujeron que el exsenador ha cumplido de forma «escrupulosa» con todas las medidas cautelares que se le han impuesto hasta el momento y que nunca ha intentado escapar de la Justicia en todos estos años en los que está siendo investigado. Pero los magistrados, haciéndose eco de los argumentos de la Fiscalía, le mandaron a Soto del Real al entender que el riesgo de fuga ahora, tras una condena de más tres decenios, se ha «incrementado» de forma significativa con respecto a los años anteriores, «máxime teniendo en cuenta el entramado financiero y societario organizado para la sustracción de sus fondos y que parte de ellos no se han conseguido localizar».

La sentencia conocida el pasado jueves, de hecho, considera probado que buena parte de los fondos que Bárcenas ocultó en Suiza y en otros paraísos fiscales y países extranjeros o no han podido ser localizados o no han podido ser repatriados. 

Polémica sesión pública

La vista de Bárcenas ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional fue polémica. Antes del extesorero, la sesión para decidir la suerte penitenciaria de los acusados estaba siendo pública, algo completamente inusual en el tribunal. Las quejas de la defensa del principal implicado por que la vista estuviera siendo retransmitida en directo por televisión y comentada por los contertulios sirvieron para que el tribunal revocara su decisión de dejar que el público conociera de primera mano los alegatos de los condenados de Gürtel para retrasar su ingreso en prisión hasta que el Supremo haga firme la sentencia.

Ortega y López Viejo también argumentaron que jamás se han sustraído de la acción de la Justicia. En el caso del exconsejero de Esperanza Aguirre, el razonamiento del tribunal para enviarlo a la cárcel fue parecido al de Bárcenas. El tribunal tiene en cuenta que se incrementa el riesgo de fuga ante la «disponibilidad que de sus fondos hizo poniéndolos a buen recaudo en cuentas suizas». El exregidor de Majadahonda, por su parte, fue enviado a la cárcel también por el riesgo de escapar usando el entramado que puso en marcha para «la sustracción de fondos».

Ana Palacio niega que recibiera sobresueldo alguno del partido

La exministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio niega, en un escrito enviado a La Voz de Galicia, haber cobrado sobresueldos del PP, como indicó en su día Luis Bárcenas y figura en una información publicada por este periódico el pasado día 23. «No tengo nada que ver con ese apunte: no he recibido ni sobresueldos ni dinero para mis gastos personales de campaña», indica Palacio. Recuerda que, cuando se publicaron los denominados papeles de Bárcenas, en uno de los apuntes, del 10 de febrero del 2004, se lee en la columna concepto «Ana Palacios» [el apellido de la exministra no tiene la ese] y en la de salida, «6.000».

Palacio recuerda que en su día se querelló por injurias contra Bárcenas y acreditó, dice, que en esa fecha ni siquiera estaba en España. El juzgado que lleva la querella la suspendió hasta que la Audiencia Nacional resuelva el caso de los papeles de Bárcenas. En el auto, el juez indica que «el querellado negó rotundamente haber entregado nunca cantidad alguna a la querellante». No obstante, en una declaración posterior en la Audiencia Nacional, Bárcenas dijo que había habido una salida por esa cantidad para la campaña de la exministra. «Si alguien recibió ese dinero en la campaña electoral, desconozco quién pudo ser, así como para qué», concluye Palacio.

Prisión para Bárcenas, el exalcalde de Majadahonda y el exconsejero López Viejo

EFE
Luis Bárcenas, esta mañana en la Audiencia Nacional
Luis Bárcenas, esta mañana en la Audiencia Nacional

Al resto de los 15 condenados por la Gürtel se les notificará la decisión el miércoles

La Audiencia Nacional ha dictado prisión inmediata para el extesorero del PP Luis Bárcenas, condenado a 33 años y 4 meses de cárcel, el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega (38 años y 3 meses) y el exconsejero madrileño Alberto López Viejo (31 años y 9 meses). Estos son los autos de prisión de cada uno de los tres condenados: Barcénas, López Viejo y Ortega.

Al resto de los 15 condenados por Gürtel, que han comparecido este lunes ante el tribunal que emitió la sentencia para la celebración, a petición de la Fiscalía, de las vistillas de adopción de medidas cautelares, se les notificará la decisión el miércoles, han informado fuentes de la Audiencia Nacional.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El tribunal envía a prisión a Bárcenas y a los condenados a más de 30 años