Las dos pequeñas conquistas de Pedro Sánchez aunque fracase su moción

A falta de tres días para la votación, el secretario general socialista logra fortalecer su figura dentro de su partido y como líder de la oposición

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Madrid | La Voz

Todavía faltan tres días para que se vote, pero todo apunta a que la moción de censura no le sirva a Pedro Sánchez para desalojar a Rajoy y acceder a Moncloa (puede incluso que ni quiera, al menos no a cualquier precio). Sin embargo, para lo que sí parece que le va a funcionar es para dos cosas.

La primera, para fortalecer su cuestionado liderazgo dentro del partido. El cierre de filas en el comité federal de ayer fue casi completo. Todos y cada uno de los dirigentes socialistas que intervinieron en el acto le mostraron su apoyo. Algunos, y de peso, le pintaron dos líneas rojas: que no se siente a negociar con los independentistas, discurso abanderado por Susana Díaz, y que en caso de que prospere la moción, que la convocatoria electoral que promete se produzca más temprano que tarde.

Pero lo cierto es que en el fondo todos están de acuerdo con la aventura emprendida por el secretario general socialista. No tanto en las formas. Algún miembro de la Ejecutiva lamentó que lo hubiesen convocado de urgencia a Ferraz el pasado viernes cuando la decisión ya estaba tomada. Y pequeños desaires también en el propio registro de la moción ante la Mesa del Congreso, llevada a cabo por la portavoz en la Cámara, Margarita Robles, con el aval de los 84 diputados del grupo, sin haberlos ni avisado antes de utilizar su firma.  

Artículos relacionados

Una fuente de la Ejecutiva comentaba ayer que este proceso es algo normal cuando se necesita agilidad, y que todos los parlamentarios están advertidos desde el principio de la legislatura de que en cualquier momento serán utilizadas para circunstancias como esta.

Además de blindar su figura dentro del PSOE, la moción de censura también le ha venido bien a Sánchez para recuperar la iniciativa política como líder de la oposición. El secretario general socialista está pagando no tener acta de diputado. Esta falta de visibilidad la enmendará parcialmente durante el pleno de este jueves y viernes, en el que intentará arrinconar a Rajoy con la poderosa arma que ha caído en sus manos con la sentencia de la Gürtel.

Pedro Sánchez aumenta su presión sobre Ciudadanos llamando a «consensuar» la hoja de ruta de su moción

Fran Balado
Pedro Sánchez, con el grupo parlamentario socialista
Pedro Sánchez, con el grupo parlamentario socialista

El secretario general socialista llama a ponerse de acuerdo en el plazo para convocar elecciones tras su hipotético ascenso al poder

Efectivamente, era un as en la manga. Tal y como apuntaban ayer varias fuentes socialistas, la negativa de Pedro Sánchez a determinar una fecha entre su hipotético ascenso al poder en caso de que prospere la moción, y la convocatoria de elecciones prometida, respondía a una estrategia política.

Este martes, tan solo unas horas después de haber reunido a la Ejecutiva Federal, compartió en una multitudinaria reunión con los diputados y senadores socialistas que está abierto a consensuar la hoja de ruta para desalojar a Rajoy, cuando hasta ahora decía que no existiría negociación con el resto de fuerzas, obligándoles a votar sí o no al líder del PP.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las dos pequeñas conquistas de Pedro Sánchez aunque fracase su moción