Albert Rivera: «El Ejecutivo no va a sacar ninguna ley: ¿para qué alargar la agonía?»

Podemos no descarta unirse a Ciudadanos para forzar la convocatoria de elecciones

.
A. Azpiroz
MADRID / Colpisa

Albert Rivera certificó ayer su ruptura definitiva con Mariano Rajoy. Tras conocerse la sentencia del caso Gürtel que condena al PP y cuestiona la credibilidad del presidente del Gobierno en su declaración ante la Audiencia Nacional, la relación entre ambos dirigentes ha traspasado un punto de no retorno. El líder de Ciudadanos considera que la legislatura y el pacto de investidura que suscribió con Rajoy hace dos años están «liquidados» y no ve otra alternativa que poner las urnas a la vuelta del verano. «Hay que dar una salida ordenada a una legislatura agotada», remarcó Rivera, quien avanzó que el Gobierno ya no puede contar con el apoyo de sus 32 diputados, como ha ocurrido hasta ahora, e invitó al presidente a pactar ese adelanto electoral para este otoño, tras acordar una extensión del 155 en Cataluña y permitir la tramitación de los Presupuestos. «Tenemos un Ejecutivo solo, que no va a sacar ninguna ley: ¿para qué alargar la agonía?», arguyó el liberal. Ahora mismo, con la moción de censura en marcha, Rajoy no podría llamar a las urnas de forma oficial, pero sí que podría expresar su deseo de hacerlo, gesto que bastaría en las filas naranjas para no sacar todo su armamento contra los populares. Pero si el jefe del Ejecutivo se «atrinchera» y no da ese paso, Rivera y su círculo pasarán al plan B, que será negociar con el PSOE su apoyo a la censura, que se debatirá este jueves y viernes en el Congreso.

En la cúpula naranja están dispuestos a brindar su apoyo a Pedro Sánchez si el candidato es un independiente que se limite a firmar el decreto de disolución de las Cortes y a poner fecha a los comicios. «Yo no estoy dispuesto a llegar a la Moncloa -advirtió Rivera- a cualquier precio, de cualquier manera y con cualquiera». También hay un plan C, con el que Ciudadanos amenaza, pero que no acaba de concretar cómo podría llevar a cabo. Consistiría en presentar su propia moción, algo para lo que no tiene escaños suficientes. 

Fracaso de Sánchez

Y mientras Rivera deshoja la margarita, Pablo Iglesias asegura que la derrota de la moción de censura sería un fracaso que dejaría a Pedro Sánchez con pie y medio fuera de la política. Se da la circunstancia de que hace un año el líder de Podemos solo obtuvo el respaldo de su formación, Compromís, Esquerra y EH Bildu en la primera moción a la que tuvo que enfrentarse Mariano Rajoy esta legislatura. Pero, sostiene Iglesias, la suya y la presentada ahora por el PSOE son diferentes. «Esto no se ha planteado como una moción de censura de dignidad como la nuestra de hace un año o la de Ángel Gabilondo. No imagino un mayor fracaso que el escenario de que Pedro Sánchez no gane la moción, y creo que él no contempla esa posibilidad: eso le situaría fuera de la política», zanjó en Radiocable. El mejor camino para evitar el fracaso, prosiguió Iglesias, es que su homólogo socialista llame a otros grupos parlamentarios y se siente a negociar con ellos.

Aunque no haya certeza de que salga adelante, el líder de Podemos considera que registrar la moción de censura era una obligación para desalojar al PP de las instituciones. Para lograr este objetivo Iglesias no descarta, incluso, aunar fuerzas con Ciudadanos y, tal y como pretende la formación de Albert Rivera, registrar otra moción de carácter instrumental para, una vez que salga adelante, convocar elecciones generales. En cualquier caso, las bases tendrán siempre la última palabra.

El apoyo incondicional al que se comprometió Iglesias será sometido al examen exprés de la militancia entre mañana y el jueves. La pregunta será: «¿Apoyas que Podemos vote a favor de una moción de censura para echar al PP y a M. Rajoy del Gobierno?». En la dirección se da por descontando que la respuesta será afirmativa.

El PSOE apoya a Sánchez, pero le exige que no hable con los independentistas

fran balado
.

El líder socialista rehúsa concretar plazos sobre las elecciones si gana la moción

Finalmente, el debate de la moción de censura arrancará el jueves y la votación será al día siguiente, todo una semana antes de lo previsto. Rajoy, a través de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, la encargada de fijar la fecha, ha jugado a acelerar todo al máximo, reduciendo así la capacidad de maniobra de Pedro Sánchez para recabar apoyos. Aunque lo cierto es que la fecha no ha incomodado al PSOE, que incluso ha dado su visto bueno a la propuesta. En Ferraz mantienen que no negociarán nada con ningún grupo parlamentario, en especial con los nacionalistas, tal y como exigen algunos de los barones territoriales de más peso. Creen que así el estrecho margen que resta hasta la votación no jugará en su contra. No necesitan el tiempo. Los socialistas tratan de reducir el debate que ha surgido alrededor de su iniciativa a la mínima expresión. Ayer lo confirmó el propio Pedro Sánchez durante su discurso de apertura del comité federal: «La pregunta es muy sencilla: si Rajoy puede ser presidente o no». Y volvió a apelar a «la responsabilidad» de los 350 diputados que integran la Cámara Baja. «Se trata de una respuesta constitucional ante una emergencia», reclamó.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Albert Rivera: «El Ejecutivo no va a sacar ninguna ley: ¿para qué alargar la agonía?»