Rajoy dice que agotará la legislatura tras sacar adelante los Presupuestos

El PNV justificó su apoyo con el 155 activo por responsabilidad y para evitar el ascenso de C?s

.

madrid / la voz

El PNV intentó darle emoción hasta el final, sosteniendo que no decidirían su voto casi hasta el mismo instante en el que tuvieran que pulsar el botón, pero la formación vasca volvió a hacer un ejercicio de pragmatismo y, al igual que el pasado año, se alineó -«por responsabilidad», dijo- con los diputados del PP, Ciudadanos y los dos representantes de los partidos canarios para posibilitar que el Gobierno sacase adelante los Presupuestos del 2018. Para que se aprueben de forma definitiva tan solo resta su paso por el Senado, un mero trámite debido al poderío del que disfrutan los populares en la Cámara Alta. Superado este escollo, Rajoy se apresuró a decir que intentará agotar la legislatura.

Desde que en el pasado octubre Rajoy acordó con Pedro Sánchez y Albert Rivera la aplicación del 155 para sofocar el desafío secesionista en Cataluña, el mensaje oficial del PNV siempre fue que no negociarían los Presupuestos mientras la aplicación de este artículo de la Constitución estuviese vigente. Ayer, tan solo un par de horas antes de que en el hemiciclo se asistiese a la votación definitiva, y todavía con el 155 en marcha, le tocó dar la cara a su portavoz parlamentario, Aitor Esteban, que mostró su «convencimiento» de que, aunque suene «paradójico», esta nueva postura de su partido de votar a favor de los Presupuestos contribuye «al objetivo de eliminar el 155».

El dirigente nacionalista también se mostró convencido de que el levantamiento del 155 es algo «inminente». «Lo digo con conocimiento de causa», afirmó. Admitió no tener ninguna garantía de ello, pero que así se lo han asegurado sus interlocutores independentistas en Cataluña, con los que se han mantenido en contacto permanente en los últimos meses ejerciendo «de contrapeso». Ayer, tras la confirmación de esta nueva postura del PNV, los representantes del PDECat y de ERC optaron por no entrar a hacer ninguna valoración, aunque con un visible gesto de enfado.

Mantener al presidente

Este apoyo del PNV en los Presupuestos supone una gran bocanada de aire fresco para Rajoy, ocupado en atender frentes muy diversos, pero a su vez muy conectados, como los casos de corrupción que afloran en su partido, la evolución del desafío en Cataluña o la amenaza de Ciudadanos. Ayer el propio Aitor Esteban admitía que precisamente garantizar la continuidad de la legislatura había sido una de las razones de peso que habían llevado al PNV a cambiar de opinión. «En estos momentos es importante actuar con serenidad. La ausencia de Presupuestos beneficia al señor Rivera», argumentó, apuntando a la apertura de una crisis política que «abriría escenarios muy preocupantes» y que podrían concluir, de forma «muy probable», con «la caída del Gobierno», la consiguiente convocatoria de unas nuevas elecciones generales y un más que posible ascenso de Albert Rivera al poder, algo que el portavoz del PNV definió como «el abismo».

Pero detrás de estas explicaciones de bandera se esconden importantes motivos de cartera. A cambio de su apoyo a Rajoy, los nacionalistas atan un ventajoso cupo para el País Vasco para los próximos años, una desorbitada inversión en infraestructuras, en donde las obras del AVE recibirán un empujón definitivo, y también colgarse la medalla ante los pensionistas de que gracias a su presión las pagas aumentarán un 1,6 %, muy por encima del 0,25 % previsto en un primer momento.

A la conclusión de una jornada maratoniana, Mariano Rajoy celebró la llegada de unos nuevos Presupuestos que, afirmó, nacen con dos objetivos fundamentales: «Crear empleo y que la recuperación llegue a la gente». También admitió la dificultad de sacarlos adelante con tan solo 134 escaños en el Congreso.

Bruselas afea el pacto de las pensiones y prevé un incumplimiento del déficit

Cristina Porteiro
.

Exige a España estar lista para tomar «medidas adicionales» si se desvía de sus metas

La Comisión Europea no se fía de las cuentas del Ejecutivo de Rajoy. Tras pasar la lupa a los Presupuestos españoles, Bruselas no ve margen de maniobra para poder cumplir con la promesa de subir las pensiones en los próximos dos años. A menos que el ministro de Economía, Román Escolano, esté dispuesto a saltarse una vez más los plazos para cumplir con el objetivo de déficit.

Es la conclusión a la que llegaron ayer los expertos del Ejecutivo comunitario, quienes exigen a España estar lista para tomar «medidas adicionales» si se desvía de sus metas. Bruselas pone en duda «el compromiso de España con la reforma de pensiones» y le advierte que este año superará en medio punto el objetivo de déficit (2,2 % del PIB). El Gobierno se encomienda una vez más a los vientos de cola, que van amainando, y al crecimiento sostenido del PIB (3 %) para justificar esta maniobra que le puede salvar los muebles a Mariano Rajoy en plena caída de la intención de voto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rajoy dice que agotará la legislatura tras sacar adelante los Presupuestos