Iglesias y Montero ponen sus cargos en manos de las bases por la crisis del chalé

La Voz / Agencias

ESPAÑA

Consultarán a los inscritos de Podemos si deben seguir en sus puestos o dimitir

20 may 2018 . Actualizado a las 00:46 h.

«¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la secretaría general y de la portavocía parlamentaria de Podemos?». Esta será la pregunta a la que deberán responder los inscritos del partido después de que su secretario general y la portavoz parlamentaria del grupo de Unidos Podemos decidieran este sábado poner sus cargos en manos de las bases de su formación tras la polémica desatada por la noticia de que han adquirido un chalé en la sierra madrileña que les ha costado más de 600.000 euros y para lo que han suscrito una hipoteca por 540.000 euros, a pagar en treinta años, y en unas condiciones bastante favorables.

Aunque una parte de los dirigentes de Podemos consideran que se trata de un asunto de la vida privada de Iglesias y de Montero, y que han dado ya las explicaciones pertinentes sobre las condiciones económicas de la compra, las críticas públicas de Kichi, alcalde de Cádiz y líder de Anticapitalistas, una de las corrientes internas más poderosas, ha obligado a mover ficha al secretario general del partido para tratar de acallar el malestar interno y evitar que la bola de nieve lanzada por Kichi pudiera ir creciendo. El alcalde gaditano argumentó que los dirigentes de Podemos tienen que vivir de forma coherente con las condiciones de vida de sus representados, y que lo contrario vulneraría el código ético del partido.

A la vista de la dimensión que ha ido adquiriendo la polémica, Pablo Iglesias e Irene Montero decidieron contraatacar con un órdago a las bases para que los refrenden o, en caso contrario, vayan pensando en otros líderes. Por ello, convocaron por sorpresa una rueda de prensa en la que anunciaron una pregunta a las bases, cuyas reglas serán expuestas el próximo lunes por el secretario de Organización, Pablo Echenique. Eso sí, las dos respuestas posibles serán «sí» o «no, deben dimitir de la secretaría general y de la portavocía y dejar el acta de diputados».