El frente constitucionalista se resquebraja

Ciudadanos solo apoya al Gobierno si reactiva de inmediato el 155, algo que de momento no entra en sus planes

Rivera sobre Cataluña: «Hay que actuar de manera serena, efectiva y clara» El líder de Ciudadanos se reúne con Rajoy en Moncloa

Madrid

El frente constitucionalista se resquebraja. A Ciudadanos no le gusta ese concepto, pero lo cierto es que exige al Gobierno que actúe inmediatamente para reactivar el 155 tan pronto decaiga , que será en el momento en el que los consejeros catalanes tomen posesión, pero Mariano Rajoy no está dispuesto a ello.

Por tanto, Albert Rivera ha dejado claro que el Gobierno tiene todo el apoyo de su partido si decide actuar, es decir, aplicar el 155, pero como de momento no tiene pensado reactivarlo, la única conclusión que puede extraerse es que no tiene su apoyo.

Albert Rivera propone una reactivación de mínimos del artículo de la constitución basada en cuatro puntos: el control efectivo de las finanzas de la Generalitat «para que no se destinen al proceso separatista; simplemente con el FLA no es suficiente», lamentó; también exige el control de la cúpula de los Mossos, «que la cúpula esté absolutamente comprometida con la Constitución y con el Estatuto de Autonomía»; en tercer lugar, impedir la reactivación de la red de embajadas internacionales con las que contaba la Generalitat, y por último, y como gran novedad, el control de los medios públicos catalanes.

«Que trabajen para informar y no para hacer propaganda separatista con dinero público. No tiene sentido que una tele del Estado vaya contra el Estado. Tiene que haber una supervisión», reclamó Rivera, sobre uno de los puntos que se cayó a última hora del acuerdo aprobado por el Senado el pasado octubre en el que participaron su partido, el PSOE y el PP.

Rivera exige reactivar el 155 inmediatamente y de manera preventiva, reconociendo que hasta ahora Torra no ha podido realizar nada ilegal. «Con un presidente racista, que odia a la mayoría de catalanes que se sienten españoles, creo que no es momento de contemplaciones ni de buenismos, actuar de manera serena, tranquila, clara, todos juntos, los constitucionalistas», requirió esta mañna tras su encuentro con el presidente en Moncloa.

Sin embargo, no es capaz de aclarar hasta cuando se prolongaría es nuevo 155 que exige, ya que el primero está redactado de tal forma que su gran objetivo fue la disolución de la Cámara catalana y la convocatoria de elecciones. Cuándo se le pregunta hasta cuándo estaría activo este nuevo 155 se limite a pasar la pelota al tejado del Gobierno: «Es su responsabilidad. Nosotros tenemos 32 escaños y estamos en la oposición».

La postura del Gobierno

A la conclusión del encuentro, Fuentes de la Moncloa han declarado que la reunión ha ido «muy bien». Rajoy ha agradecido la disposición al diálogo de Rivera, y considera que «la unidad de los partidos constitucionalistas es la mejor herramienta para combatir el desafío secesionista».

El presidente del Gobierno se ha comprometido «a estudiar todas las propuestas» trasladadas esta mañana por Rivera. Asimismo ha garantizado que mantendrá informado a Ciudadanos de cualquier novedad. Pero de momento la postura del Gobierno no se ha movido ni un solo milímetro desde el comunicado conjunto que difundió tras la recepción de Pedro Sánchez en Moncloa, es decir, máxima atención y vigilancia de todos los movimientos del separatismo, pero tranquilidad. Y en caso de que se produzcan ilegalidades, actuar con determinación y firmeza.

Quim Torra promete como presidente con «fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña» sin citar la Constitución

Europa Press
Torra promete cumplir con sus obligaciones «con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña» Evita ponerse la medalla de president en un breve acto en el que ha estado acompañado de su familia

El Gobierno no ha asistido a la toma de posesión porque «el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución»

Quim Torra ha tomado posesión como presidente de la Generalitat este jueves, con una fórmula que promete ejercer «con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament», emulando la frase de su antecesor, Carles Puigdemont, sin aludir a la Constitución, al Estatut y al Rey.

En el Salón Virgen de Montserrat del Palau con la bandera catalana, el secretario del Govern, Víctor Cullell, ha sido el encargado de leer el decreto de nombramiento, y Quim Torra ha renunciado a colocarse la medalla de presidente que sí se habían puesto sus predecesores.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El frente constitucionalista se resquebraja