La banda terrorista ETA anuncia en una carta la disolución de todas sus estructuras

La organización afirma que «el conflicto con España no termina con el final del recorrido de ETA»

;
¿Habrá contrapartidas para los etarras? Sólo 25 presos de ETA están en prisiones del País Vasco, Navarra u otras a menos de 350 kilómetros de sus casas. Casi 9 de cada 10 en régimen cerrado, es decir, sin posibilidad de permisos

ETA ha comunicado por carta a agentes políticos y sociales que «cierra su ciclo histórico de 60 años» y desmantela todas sus «estructuras». El texto, fechado el 16 de abril, y remitido antes de conocerse que a principios de mayo procedería a su disolución, hace un llamamiento a la «responsabilidad de todos» ante su desaparición y «reconoce el sufrimiento provocado como consecuencia de su lucha». En el escrito, la banda informaba de que había concluido su debate interno sobre su futuro, y «daba por finalizado su ciclo histórico y su función, dando final a su recorrido».

En este sentido, anunciaba que había «deshecho totalmente todas sus estructuras y daba por terminada su 'actividad política'». De esta forma, señalaba que su pretensión era «llevar hasta el final el proceso que comenzó en el 2010», en alusión al año en el que terminaron sus atentados.

En el texto, se refería a la Conferencia de Aiete del 17 de octubre del 2011, que se celebró tres días antes del anuncio por la banda del fin de su actividad armada, para apuntar que «fue el intento de dar un fin ordenado, razonable y constructivo», pero «no tuvo recorrido», algo de lo que culpa a Estados de Francia y España.

Sin embargo, aseguraba que, pese a ello, la banda «decidió seguir adelante, más allá de Aiete y de un hipotético proceso de negociación, Euskal Herria fue el punto de partida y el objetivo de toda su actividad». De esta forma, asegura que «cumplió los compromisos tomados hasta entonces y adquirió nuevos compromisos», como el de su desarme, «dejando en manos de la sociedad civil la responsabilidad» de este proceso.

;
Manifiesto de las víctimas de terrorismo ante el final de ETA Un centenar de personas, intelectuales y víctimas del terrorismo, piden el esclarecimiento de los crímenes sin resolver de la banda terrorista ETA, que «ascienden al menos a 358», así como «su condena de la historia de terror».

El documento afirmaba que ETA quería, así, «hacer una aportación en el camino hacia la consecución de la paz y la libertad en Euskal Herria». «En efecto, ETA con las decisiones de estos últimos años, ha apostado, con valentía y responsabilidad, por sacudir la situación de las últimas décadas y por la construcción del futuro desde un punto de partida nuevo», indica.

«Ciclo histórico de 60 años»

La banda aseveraba que «esta decisión cierra el ciclo histórico de 60 años de ETA», pero considera que «no supera, en cambio, el conflicto que Euskal Herria mantiene con España y con Francia». «El conflicto no comenzó con ETA y no termina con el final del recorrido de ETA», añadía el texto.

La organización terrorista apuntaba que, «a lo largo de los años, se han hecho numerosos esfuerzos para encauzar por vías racionales el conflicto político», como «sesiones formales de negociación, conversaciones secretas e innumerables propuestas». «No hemos sido capaces de llegar a acuerdos, ni entre ETA y el Gobierno, ni entre los agentes vascos. Es una responsabilidad compartida y ETA asume la parte que le corresponde», manifiesta el escrito.

La banda cree que ha habido «falta de voluntad para solucionar el conflicto y las oportunidades perdidas, entre otras, ha provocado el alargamiento del conflicto y ha multiplicado el sufrimiento de las diferentes partes».

Sufrimiento

En todo caso, ETA «reconoce el sufrimiento provocado como consecuencia de su lucha». Además, aseguraba que el País Vasco «está ahora ante una nueva oportunidad para cerrar definitivamente el ciclo de conflicto y construir su futuro entre todos». «No repitamos los errores, no dejemos que los problemas se pudran. Eso no sería más que fuente de nuevos problemas», advertía. A su entender, «años de confrontación han dejado heridas profundas y hay que darles la cura adecuada», ya que «algunas todavía están sangrando porque el sufrimiento no es cosa del pasado».

De esta forma, aseveraba que, por medio de esta carta «y con toda humildad», ETA les hace llegar «una última opinión», para apelar a su «responsabilidad». «Los que hemos sido militantes de ETA, por nuestra parte, queremos confirmar nuestro compromiso en embarcarnos totalmente en esa tarea, cada cual desde el lugar que considere más oportuno», concluía.

ETA reconoce el daño causado, pero solo pide perdón a una parte de las víctimas

david guadilla
;
¿Habrá contrapartidas para los etarras? Sólo 25 presos de ETA están en prisiones del País Vasco, Navarra u otras a menos de 350 kilómetros de sus casas. Casi 9 de cada 10 en régimen cerrado, es decir, sin posibilidad de permisos

Únicamente se disculpa con los que no tuvieron «una participación directa en el conflicto»

ETA volvió a hacer otro ejercicio de ambigüedad para pedir perdón por sus 829 víctimas, según los datos del Ministerio del Interior. La banda reconoció el «daño causado en el transcurso de su trayectoria armada» y admitió «la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor». Lo hizo a través de un comunicado que sirve de preludio a su anunciada desaparición prevista para el primer fin de semana de mayo.

A pesar de que la organización realiza una autocrítica de sus acciones, en ningún momento las califica de «injustas». Las enmarca en un «conflicto histórico» y solo pide «perdón» a aquellas víctimas que «no tenían una participación directa en el conflicto». «Somos conscientes de que en este largo período de lucha armada hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución», señala la banda en alusión a las más de 800 personas asesinadas durante los últimos 50 años. «Queremos mostrar respeto a los muertos, heridos y las víctimas que han causado las acciones de ETA», recalca el texto en su parte más autocrítica. Sin embargo, la organización hace una distinción clara, ya que solo pide un «perdón» explícito a aquellas personas que, «a consecuencia de errores o decisiones erróneas» se han convertido en víctimas sin tener «una participación directa en el conflicto». «Nuestra actuación ha perjudicado a ciudadanos sin responsabilidad alguna», asume ETA. No aclara quiénes sí tuvieron esa supuesta «responsabilidad», aunque en sus comunicados ha situado como potenciales objetivos a lo largo de su historia a miembros de las fuerzas de seguridad, políticos, empresarios, jueces, periodistas… Es decir, la gran mayoría de sus víctimas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
ETA
Comentarios

La banda terrorista ETA anuncia en una carta la disolución de todas sus estructuras