Prisiones restringe las salidas al patio de Jordi Sànchez por una grabación política para el 21D

M. S. P. MADRID / COLPISA

ESPAÑA

25 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Jordi Sànchez vuelve a ser sancionado en la cárcel. La comisión disciplinaria de la prisión de Soto del Real, en Madrid, ha castigado al número dos de Junts per Catalunya y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, por haber grabado de manera subrepticia unas declaraciones en la pasada campaña electoral del 21 de diciembre en apoyo a la candidatura de Carles Puigdemont. Instituciones Penitenciarias le ha sancionado con la suspensión durante un mes de las «actividades recreativas» (los llamados paseos). En la práctica, el excandidato a la presidencia verá restringidas sus salidas al patio algo menos de tres horas diarias por las tarde (entre las 16 y las 19 horas).

El exlíder de ANC, a través de una cuenta de Twitter que gestionan desde su entorno, denunció ayer su situación «exagerando» su sanción, según fuentes de Interior. «El castigo por mis palabras en la campaña del 21D grabadas por teléfono: seis meses de falta de comunicación con Nuri Guillaumes [la extesorera de ANC que supuestamente recogió sus declaraciones de manera ilegal]; cambio de módulo y un mes 18 horas encerrado en una raquítica celda».

Desde Interior se matizaron las afirmaciones del preso. «Después de la comunicación telefónica que mantuvo durante la campaña electoral se le dio de baja para ese contacto por el mal uso de las comunicaciones telefónicas. Jordi Sànchez recurrió al juez de Vigilancia Penitenciaria y este desestimó el recurso», apuntaron portavoces de Instituciones Penitenciarias. «Hace dos meses a Jordi Sànchez se le cambió de módulo y se le trasladó a otro similar; no es algo excepcional en prisión», señalaron las mismas fuentes, que confirmaron que durante un mes, como «era conocido», al preso se le ha «privado de las actividades recreativas» por utilizar su llamada a Guillaumes para grabar su mensaje político.