Rajoy, ante el abismo de Madrid

El presidente del Gobierno aguarda ante la negativa de Cifuentes a dar un paso atrás mientras el PP evalúa el riesgo de perder uno de los feudos históricos del partido


madrid / colpisa

Fuerzas contrapuestas han tensionado esta semana las filas del PP. La negativa de Cristina Cifuentes a dar un paso atrás ha colocado a la formación conservadora en la tesitura de tener que elegir entre forzar su marcha y ceder ante Ciudadanos o aguantar y perder el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Mientras la presidenta regional resista, todo apunta a que Mariano Rajoy no dará muestras de transigir ante los liberales. Pero por mucho que se alargue el conflicto, al final en el cuartel general de Génova se decidirá si retener el poder o pasar el último año de legislatura en la sombra de la oposición sin la certeza de recuperar en las urnas la factura pagada.

El debate interno existe y en el entorno de Cifuentes no ven tan grave que los populares entreguen el Ejecutivo. Pero la maniobra es arriesgada y la dirección del partido es consciente de ello. La Comunidad de Madrid no es cualquier territorio para el PP. Sobre todo, desde que en las elecciones del 2015 su hasta entonces abrumador poder autonómico se vio gravemente debilitado. El de Cifuentes es una de las joyas de la corona, uno de los «históricos feudos electorales» del partido, con un valor simbólico y político que va más allá de lo numérico.

Los populares administran la comunidad desde 1995. Ha sido uno de sus principales graneros de votos y, junto con la Comunidad Valenciana, un escaparate para la exhibición de poderío. Pero los escándalos de corrupción acabaron por minar los bastiones del PP y debilitar los pilares del partido. Solo así se entiende que la noche del 24 de mayo del 2015 los 48 escaños obtenidos por Cifuentes supieran a mayoría absoluta. Pese a los 18 puntos de caída, que las cuentas salieran con Ciudadanos para seguir gobernando salvaron el ánimo de los populares.

Así se convirtió Cifuentes en la gran esperanza del PP, la imagen de la regeneración. Era el final de la época de Aguirre y la ruptura con un pasado de escándalos que lastraba a la formación conservadora. Hasta el punto de que el 27 de junio, un mes después de los comicios, Mariano Rajoy escenificó su satisfacción con el cambio de ciclo al asistir en la Casa de Correos de la Puerta del Sol a las tomas de posesión de los consejeros madrileños. Por primera vez un presidente del Gobierno acudía al acto. De ahí la importancia añadida que tiene para el partido conservador, y para Rajoy, gestionar bien la crisis de Cifuentes.

 

Pugna con Ciudadanos

En el 2016, en los últimos comicios generales, a la Comunidad de Madrid le correspondió elegir 36 diputados. Es la circunscripción más numerosa y una de las autonomías con mayor representación. El PP se hizo con 15 escaños. Ocho más que el PSOE y muy por encima de los seis que obtuvo Ciudadanos.

También para los liberales la madrileña es una plaza especialmente relevante. La fortaleza del partido de Albert Rivera está, al menos hasta ahora, en los grandes núcleos urbanos. Y en la región su base electoral se nutre de los votantes desencantados del PP.

Su última encuesta interna lo coloca en primer lugar, seguido del PSOE, y relega a los populares al tercer puesto. Además, el sondeo apunta a que el 66 % de los madrileños creen que Cifuentes debería dimitir tras las dudas sobre cómo obtuvo el título de máster en Derecho Público del Estado Autonómico en la Universidad Rey Juan Carlos.

«Nadie está por encima de las siglas del partido», advirtió hace unos días el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, sobre quien recae la difícil tarea de negociar y conjugar intereses. Quienes asumen, más allá de los mensajes públicos de Rajoy ganando tiempo, que el final está escrito, ya barajan posibles nombres para el período transitorio hasta las autonómicas de 2019. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, sería la opción natural para el relevo de Cifuentes. «Él es quien mejor posicionado está», reconocen fuentes del partido, que tampoco descartan por completo el nombre del consejero de Medio Ambiente, Pedro Rollán.

Sánchez aprieta a Rivera: «En la vida no se puede soplar y sorber»

P. h.

El secretario general del PSOE argumentó que no es coherente hablar de regeneración y estar dispuesto a mantener al PP en el Gobierno de la Comunidad de Madrid

Pedro Sánchez utilizó ayer la defensa que este viernes hizo Mariano Rajoy de Cristina Cifuentes para apretar las tuercas a Albert Rivera. El secretario general del PSOE argumentó que no es coherente hablar de regeneración y estar dispuesto a mantener al PP en el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Ciudadanos exige la dimisión de la presidenta regional, pero le basta con que los populares la sustituyan por un aspirante «limpio».

Desde el primer momento dejó claro, que si apoya la moción de censura encabezada por Ángel Gabilondo, junto a los socialistas y Podemos, será porque la formación gubernamental no le deja otra salida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rajoy, ante el abismo de Madrid