La Guardia Civil busca facturas en Diplocat para confirmar que hubo malversación

Llarena asegura que el pago a observadores internacionales de manera irregular ascendió a 119.700 euros


Madrid / colpisa

Efectivos de la Guardia Civil registraron ayer durante cinco horas la sede del Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) -el oficioso departamento de Exteriores del Gobierno de Carles Puigdemont- en busca de pagos por el 1-O. El allanamiento, por orden del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, se llevó a cabo en dos despachos de esta capital. Desde un principio, esta institución ha estado en el punto de mira de los investigadores por tratarse de uno de los elementos centrales del nuevo Estado que pretendían crear los independentistas. Según fuentes de la investigación, en este caso los funcionarios buscaban copias de los pagos que esta oficina realizó a los observadores internacionales que contactó para el referendo ilegal del 1-O.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, en la información adicional remitida a las autoridades alemanas para conseguir la entrega de Puigdemont, asegura que la malversación por el pago a estos observadores internacionales ascendió a 119.700 euros.

Este organismo encargado de la diplomacia de la Generalitat se cierra precisamente hoy, como acordó el Gobierno en aplicación del artículo 155 de la Constitución. El Diplocat dependía económicamente del Departamento de Asuntos y Relaciones Internacionales, Exteriores y Transparencia, que dirigía el exconsejero Raül Romeva, que se encuentran en prisión preventiva acusado de los delitos de rebelión y malversación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Guardia Civil busca facturas en Diplocat para confirmar que hubo malversación