Rajoy saca la bandera del PP para refugiarse de la tormenta y atacar a Ciudadanos y al PSOE

El presidente del Gobierno pone en marcha la maquinaria electoral con su discurso para cerrar una convención marcada por el escándalo de Cristina Cifuentes

La convención del PP, en dos minutos: entre el intento de buen rollo y el protagonismo de Cifuentes Los populares han intentado aparentar normalidad, solidez y futuro, pero la presidenta de Madrid ha acaparado toda la atención

Sevilla | Enviado especial

Llueve con fuerza en Génova. El caso Cifuentes ha ahondado bruscamente sobre una herida abierta por la corrupción y la respuesta al desafío secesionista, pero Rajoy sacó la bandera del partido que lidera para utilizarla a modo de paraguas.

El PP siempre desprecia los temas que puedan dividir al partido y trata de poner en valor los asuntos en los que lleva la iniciativa, pero esta estrategia se ha visto reforzada a lo largo de este fin de semana en Sevilla durante la celebración de la convención nacional, el evento más importante del año para la formación política.

Lo clausuró este mediodía Rajoy con un discurso con el que trató de moralizar a sus tropas. Entre militantes de base y la cúpula de Génova al completo, en la ciudad hispalense se dieron cita más de 2.500 populares procedentes de toda España.

El líder ensalzó las últimas acciones de su Gobierno, como la aplicación del 155 y, especialmente, las políticas económicas que han permitido la salida del país de la crisis económica. «No ha sido fácil, pero hemos cumplido. Y lo hemos conseguido juntos, con el esfuerzo de todos». Nada nuevo, según Rajoy. A ojos del presidente, cuando la gente escoge la papeleta del PP sabe que va a responder en este punto. Una «seña de identidad» del único partido «capaz de arreglar las cosas que otros estropean».

Ataques al PSOE y a Ciudadanos

Esta fiabilidad es otra de las virtudes populares. «Podemos gobernar o estar en la oposición, pero siempre nos comportamos de igual manera: con sensatez, prudencia y ganas de mejorar las cosas», dijo el presidente del Gobierno ante un auditorio repleto. El asunto lo engarzó para atacar a sus rivales, «los otros, los que no han sabido gobernar nunca y los que no han gobernado jamás», dijo, en referencia al PSOE y a Ciudadanos.

Rajoy cargó con especial dureza contra la formación de Albert Rivera, a la que acusó de vivir instalada en la demagogia. De prometer resolverlo todo «con una palmada y a vivir que son dos días». También de defender un discurso distinto en función del lugar en el que se encuentren, a diferencia del PP, «un partido nacional». Y también de colgarse las medallas que no le corresponden, incluso sin haber gobernado jamás. Si hubiesen hecho «tan solo la mitad» que los populares, «se acabaría el incienso para tanto botafumeiro y no habría medallas para todos», bromeó.

El PP eligió Sevilla para realizar su convención nacional porque las elecciones en esta comunidad están a la vuelta de la esquina. «Pueden convocarse en cualquier momento», alarmó Rajoy. El PP buscaba que este evento sirva como trampolín a su candidato a la Junta, Juanma Moreno Bonilla. Junto a este espaldarazo, el PP también piensa ya en engrasar su maquinaria de cara a junio del 2019, fecha en la que se celebrarán comicios locales, autonómicos y europeos.

Feijoo, estrella del día en la convención

f. Balado
.

Dispara su cotización entre las bases del partido sacando a relucir su discurso más regionalista e invitando al Xacobeo a todos «los que quieren marchar de España»

El hundimiento de Cristina Cifuentes ha disparado la ya de por sí elevada cotización de Feijoo como el candidato mejor preparado para la sucesión de Rajoy al frente del PP. Siguiendo el principio de Pascal, su valor se hubiese incrementado ya de por sí con el descabalgamiento de la presidenta madrileña, pero es que a mayores, durante su participación en la convención nacional que organiza su partido este fin de semana en Sevilla, acabó de conquistar a buena parte de los más de 2.500 cargos que se dieron cita en la ciudad hispalense. Lo hizo con ese discurso regionalista que tanto gusta al otro lado de los Ancares y que podría simplificarse en el arranque de su intervención. El presidente de la Xunta ensalzó dos paisajes gallegos que localizó de un vídeo propagandístico que se repite en bucle. «Hay un bosque de carballos de Lugo y la playa de A Lanzada, en Sanxenxo», destacó ante un auditorio remolón, aquejado por la larga noche sevillana. De inmediato hizo referencia a la encina, aceptando de buena manera el símbolo escogido por el partido para este gran evento, árbol que no abunda en tierras gallegas. «Somos gallegos. Es nuestra forma de ser españoles. Y europeos», proclamó orgullos el presidente de la Xunta.

Seguir leyendo

Peregrinos del PP a Sevilla

fran balado
.

Viajaron en furgoneta desde Lalín recorriendo a la inversa la Vía da Prata que atraviesa la comarca

A la convención nacional del PP de Sevilla se llega de muchas maneras. Desde el centro de Galicia, también en furgoneta. Es ya una tradición, desde el 2012, que los representantes dezanos alquilen un vehículo para viajar hasta el lugar de celebración. Al volante se alternan el alcalde de Rodeiro, Luis López, y el jefe territorial de Medio Rural en Pontevedra, Antonio Crespo. En esta ocasión viajaban con ellos el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez; uno de sus antecesores en el cargo, Vázquez Portomeñe; el senador José Crespo; el estradense Xesús Palmou; y el alcalde de Agolada, Ramiro Varela.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Rajoy saca la bandera del PP para refugiarse de la tormenta y atacar a Ciudadanos y al PSOE