Hallado el cadáver de Gabriel Cruz en el coche de la novia de su padre

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Imagen de archivo de Ana Julia, con el padre de Gabriel, en un acto de apoyo a la familia
Imagen de archivo de Ana Julia, con el padre de Gabriel, en un acto de apoyo a la familia Chema Artero | EFE

La Guardia Civil ha detenido a la mujer cuando transportaba el cuerpo sin vida del pequeño en el maletero

12 mar 2018 . Actualizado a las 10:47 h.

Se acabó la esperanza. La Guardia Civil ha encontrado muerto al niño Gabriel Cruz, de 8 años, desaparecido el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas, Níjar (Almería). El cuerpo fue localizado en el maletero del coche de la pareja del padre de Gabriel.

La Guardia Civil ha detenido a la mujer, llamada Ana Julia Quezada y que mantenía una relación sentimental con Ángel Cruz desde hacía año y medio, cuando transportaba el cadáver del pequeño de 8 años en el maletero. El arresto se produjo en plena calle, en la localidad de Vicar, tras un amplio despliegue policial. Ella dijo en voz alta: «No he sido yo... Yo he cogido el coche esta mañana». Los agentes le respondieron que se callara. Las fuerzas del orden la vigilaban de cerca. Sabían que llevaba a Gabriel en el vehículo. Según publica El Periódico, la responsable o responsables de la muerte del pequeño arrojaron el cuerpo ya sin vida a un pozo situado junto al Cortijo el mismo día 27 de febrero. Durante la mañana de este domingo, la detenida habría acudido al lugar de los hechos para recuperar el cadáver y trasladarlo a un lugar más cercano a su residencia, momento captado por los agentes que en las últimas horas habían extremado la vigilancia sobre la pareja del padre de Gabriel. Los agentes decidieron esperar y seguir a la mujer antes de detenerla. Desde la distancia a la que se encontraban, donde captaron fotografías y vídeos de todos lo que hacía la detenida, no podían ver qué era exactamente lo que envolvía Ana Julia Quezada en la manta que llevaba en las manos.

Después de unos minutos de persecución y tras detener a la sospechosa en Vicar, la guardia civil abría el maletero del coche que conducía Ana Julia, en el que, bajo una manta, aparecía, cubierto de barro, el cuerpo sin vida del pequeño.