Camps atribuye la llegada de El Bigotes a Valencia a una decisión de Zaplana

M. B. MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Juan Carlos Hidalgo | Efe

08 mar 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Francisco Camps, expresidente de la Generalitat valenciana entre el 2003 y el 2011, pisó ayer por vez primera la Audiencia Nacional para declarar como testigo en el juicio por la presunta financiación irregular del PP de la Comunidad Valenciana (PPCV), que él mismo presidió durante nueve años, la época dorada de la formación regional. Su presencia fue pedida por la defensa de Vicente Rambla, quien fuera su mano derecha en el Gobierno autonómico.

Como era de esperar, Camps negó la mayor ante el juez José María Vázquez Honrubia y se sacudió las acusaciones de que él y Juan Cotino, expresidente de las Cortes valencianas, controlaban la financiación irregular del partido y ordenaban el sistema de pagos electorales por parte de los empresarios contratistas arrepentidos. «Jamás habría permitido un sistema de pagos así, jamás, nunca», resumió a preguntas de la fiscala anticorrupción.

De forma previa, Camps abundó a la defensa de Rambla que era el secretario general el responsable de la contabilidad del PPCV, es decir, su otrora amigo Costa, el arrepentido para quien la Fiscalía reclama siete años y nueve meses de prisión. «Era el máximo responsable; orgánicamente es el que mantiene la vida económica del partido. No despaché con él cuestiones económicas», dijo.