Sánchez exige elecciones anticipadas si Rajoy no aprueba los Presupuestos

Ciudadanos incorpora tres nuevas condiciones para votar a favor de las cuentas

.

madrid / la voz

En donde hasta hace unos días Pedro Sánchez solo veía un muro infranqueable, ahora empieza a ver una oportunidad política. El continuo enfrentamiento entre PP y Ciudadanos ha motivado que el secretario general socialista se mueva con la intención de agrandar esa brecha de difícil cura, dada la constancia y la virulencia de los choques que dominan las relaciones entre los dos partidos que luchan por el voto del centro derecha.

El jefe de la oposición presiona por primera vez abiertamente a Rajoy sobre la posibilidad de que la legislatura llegue a su fin antes de lo previsto: o logra sacar adelante unos Presupuestos Generales del Estado para el 2018, o tendrá que «convocar a los españoles a las urnas». Sánchez invitó al presidente del Gobierno a salir «de su letargo», al considerar que «gobernar no consiste en conservar el poder a cualquier precio». Hizo estas declaraciones desde Andalucía, adonde acudió para celebrar el Día de Andalucía. La prueba de que en su partido todavía existe una gran división es que la foto junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, resultó imposible.

Tanto el Ejecutivo como el propio Rajoy en persona ya dejaron bien claro en reiteradas ocasiones que al presidente ni se le pasa por la cabeza un adelanto electoral. Ayer mismo el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, se encargó de espantar cualquier fantasma a través de los micrófonos de la Cope. No habrá elecciones anticipadas.

En el PP recogieron el guante del secretario general socialista. Carlos Rojas, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, respondió a Pedro Sánchez que se deje de palabrería y que si de verdad considera que España necesita unos Presupuestos con tanta urgencia, que arrime el hombro y colabore con el Gobierno en su elaboración. «No se ponga nervioso, no hay elecciones a la vista», le recomendó el diputado popular.

Dos piedras en el camino

A finales del pasado año el Gobierno tenía encarriladas las negociaciones con los mismos grupos parlamentarios sobre los que se apoyó para sacar las cuentas del 2017: Ciudadanos, PNV y los dos diputados nacionalistas canarios en la Cámara. Pero el desafío secesionista en Cataluña lo truncó todo y el tren descarriló antes de llegar a su destino.

La primera gran piedra sobre las traviesas la puso el PNV. Todavía con la tinta fresca tras la firma del ventajoso cupo que lograron para el País Vasco, advirtieron que no votarían a favor de los PGE mientras el 155 estuviese activo. Luego llegaron las elecciones catalanas, Ciudadanos se disparó en las urnas y desde entonces mantiene ese pulso con el PP que afecta a todas las esferas; por supuesto, también a los Presupuestos. A la dimisión de una senadora por Murcia investigada por corrupción y a la equiparación salarial entre las diversas policías del Estado, las dos condiciones exigidas hasta el momento, en las últimas horas se han incorporado tres: el descenso del IRPF a mileuristas, la subida de las pensiones en función del IPC y la disposición de bolsas de mil euros de ayuda para hacer frente a gastos de guardería. «No habrá Presupuestos mientras no se cumplan», ratificó ayer Rivera.

En el Ejecutivo dicen que no es lo ideal, pero ya dejaron caer que sería posible seguir gobernando prorrogando los PGE del 2017. Puertas adentro, los tres actores implicados en este culebrón confían en que sí habrá acuerdo, y que antes de Semana Santa Montoro llevará las nuevas cuentas a la Cámara. Puertas afuera, la lucha por el voto es encarnizada.

Iglesias intenta presionar al PSOE recordando que existe la vía de la moción de censura

Pablo Iglesias saltó como un resorte tan pronto como escuchó las declaraciones de Pedro Sánchez exigiendo a Rajoy la convocatoria de unas elecciones anticipadas si el Gobierno no era capaz de sacar adelante unos Presupuestos Generales del Estado para el año 2018. El secretario general de Podemos recordó al dirigente socialista que existe otra vía para desalojar al presidente del Gobierno de la Moncloa. Y que la llave se encuentra en su poder. Así, emplazó a Sánchez a «cumplir sus promesas» y apoyar una moción de censura contra el jefe el Ejecutivo.

Al líder de la formación morada le salen las cuentas. A los votos de los diputados de los grupos parlamentarios del PSOE y Podemos habría que añadir «a cambio de nada» los de los diputados independentistas catalanes de ERC y del PDECat. Así, presionó a Sánchez para que no volviese a tropezar con la misma pierda que le acabó costando el puesto al frente de Ferraz, que posteriormente acabaría recuperando gracias al apoyo de la militancia. Incluso sugirió que trasladase a las bases la pregunta de si querían mantener a Rajoy al frente del Gobierno.

Réplica de Margarita Robles

Mientras Iglesias se pronunciaba de esta manera en un plató de La Sexta, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, recordó al secretario general de Podemos que él tiene gran parte de culpa de que Rajoy esté gobernando, ya que previamente no apoyó la investidura a la que se sometió Sánchez, por lo que le pidió respeto y le invitó a que se preocupase de su partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Sánchez exige elecciones anticipadas si Rajoy no aprueba los Presupuestos