Ciudadanos adelanta al PP y se sitúa como la segunda fuerza en Andalucía

Descalabro de Podemos, que cede un tercio de votos, según la encuesta autonómica

.

madrid / la voz

Por ahora no pasa del chisme político del que solo se habla en los reservados, pero lo cierto es que todos los partidos están alerta. En cualquier momento Susana Díaz disuelve la Cámara autonómica y convoca elecciones en Andalucía. Según fuentes de la oposición, la presidenta de la Junta encarga con regularidad la realización de encuestas internas que le sirven como termómetro para medir su popularidad. «Sacará las urnas cuando más le convenga, y no creo que tarde mucho», auguran, casi garantizando que no esperará a que concluya la legislatura autonómica, para lo que todavía falta un año.

Si los comicios se celebrasen en estos momentos, la dirigente socialista revalidaría su triunfo con cierta claridad. Al menos a poco que se cumplan los pronósticos publicados ayer en el Egopa, considerado el CIS andaluza. Susana Díaz sería la candidata más apoyada con una estimación de voto del 34,1 %. Cedería 1,3 puntos respecto a las pasadas autonómicas, pero ganaría 5,5 puntos en función al último barómetro, publicado exactamente hace un año. Visto el auge de Ciudadanos desde las elecciones catalanas, que amenaza con robar una buena cantidad de votos a los populares, pero también a los socialistas, estos números solo pueden interpretarse con buenos ojos. La formación naranja, de hecho, protagoniza uno de los aspectos más novedosos publicados en este trabajo demoscópico, y los de Albert Rivera adelantan al PP para convertirse en la segunda fuerza con mayor intención de voto con un 19,8 %, lo que supone un aumento de más de diez puntos. Por poco, pero sobrepasaría al PP, que quedaría relegada como tercera fuerza autonómica con un 18,3 %, 8,5 puntos menos que en las últimas elecciones.

Descalabro de Podemos

Junto al de los populares, el otro gran descalabro en unas hipotéticas elecciones andaluzas lo protagonizaría Podemos, continuando así con la tendencia negativa que arrastra desde los últimos meses. Los de Pablo Iglesias perderían casi uno de cada tres votantes que los apoyaron en los últimos comicios, pasando de un 14,9 a un 10,5 %. Un importante número de estas papeletas irían a parar a sus aliados en Madrid, Izquierda Unida, que a pesar de mantenerse como la quinta fuerza, confirmaría la tesis de Alberto Garzón, de que sus siglas se merecen un mayor peso dentro de la coalición. IU crecería de un 6,9 a un 8,3 %.

El desplome del PP y de Podemos todavía es más sonado si se compara con los datos ofrecidos en la última Egopa, justo hace un año. Los primeros cederían 7,9 puntos mientras que la formación morada perdería un 6,5. En el otro lado, la intención de voto socialista crecería un 5,5, C’s un 7,7 e IU un 2,6 %.

La publicación de este trabajo demoscópico elaborado por la Universidad de Granada ha caído por barrios. Todos guardan prudencia, pero solo los que salen bien parados lo consideran fiable. Así, Susana Díaz valoró que estos resultados le refuerzan de cara a «seguir peleando para que los andaluces vivan mejor». Juan Marín, líder autonómico de C’s, considera que los andaluces «están entendiendo una nueva forma de hacer política». Tanto en Podemos como en el PP desconfían de este barómetro.

Bescansa concluye en su informe del CIS que el partido morado todavía no ha tocado suelo

El último CIS reflejaba que Podemos había tocado suelo. Tras varios meses de caída libre, el barómetro marcaba el final de esta tendencia negativa, destacando incluso un ligero incremento en la intención de voto hacia la formación morada del 0,5 %. Pero la diputada gallega y cofundadora del partido, Carolina Bescansa, que en los últimos tiempos se ha convertido en la voz más crítica con la dirección, no las tiene todas consigo, y tras un par de semanas destripando los datos del último barómetro, ha llegado a la conclusión de que Podemos continúa a la baja y que ese medio punto de subida no es real, si no que responde a un exceso de cocina, y que en realidad su formación continuaría cayendo un 0,4 %.

Según recoge El Independiente, la exsecretaria de Estudios y Programas relegada tras Vistalegre II y arrinconada tras su postura crítica con la dirección durante el desafío independentista en Cataluña, ha hecho llegar su último informe a la cúpula. Este trabajo lo habría elaborado de motu propio, ya que desde su caída en desgracia también ha quedado relegada en este campo.

Bescansa destaca otros dos apartados: «Hay menos personas que recuerdan habernos votado de las que lo hicieron», y la pésima nota que obtiene Pablo Iglesias, el peor valorado de entre todos los líderes nacionales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ciudadanos adelanta al PP y se sitúa como la segunda fuerza en Andalucía