Forn y los Jordis se desmarcan de la vía unilateral ante el juez para reclamar su excarcelación

El exconsejero de Interior asegura que nunca dio instrucciones a los Mossos para que incumplieran los mandatos judiciales

.

Madrid

El exconsejero de Interior de la Generalitat de Cataluña Joaquim Forn, el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, se han desmarcado este jueves de la vía unilateral en el proceso independentista y han aceptado actuar a partir de ahora siguiendo las vías constitucionales.

Así lo han declarado los tres ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa del denominado procés, una causa en la que hay 28 imputados y en la que Forn, Sánchez y Cuixart son, junto con el exvicepresidente Oriol Junqueras, los únicos que están en prisión provisional.

Las declaraciones de este jueves responden a peticiones que hicieron los tres para comparecer ante el instructor, después de que este les mantuviera la medida de prisión. Tanto Forn como los conocidos como los Jordis han contestado a las preguntas de los fiscales Fidel Cadena y Jaime Moreno y de su defensa. Solo el exconsejero ha respondido a la acusación popular que ejerce el partido Vox.

Esta vez han pedido declarar porque en anteriores comparecencias judiciales o bien se habían negado a contestar o lo habían hecho únicamente para expresar sus intenciones futuras de cara a conjurar su permanencia en prisión. Por eso, el juez no tomará este jueves ninguna decisión con respecto a sus medidas cautelares, sino que lo hará cuando los imputados le presenten sus respectivos escritos solicitando la excarcelación. Las defensas de Forn y Sánchez lo harán mañana previsiblemente, mientras que la de Cuixart será en los próximos días.

Los tres investigados han reconocido la ilegalidad del referendo independentista del 1 de octubre y que ese día, así como el 20 de septiembre -día de los registros judiciales en sedes de la Generalitat-, se produjeron actos violentos o vandálicos. Pero mientras que Forn y Cuixart han concretado que cualquier objetivo político debe respetar la vía constitucional, Sánchez ha sido menos específico y no ha aludido directamente a la Carta Magna, sino que ha optado por afirmar que cualquier vía tiene que ser de respeto a la institucionalidad del Estado.

Si se toman medidas unilaterales, se bajará del tren

Según las fuentes consultadas, el más claro en este sentido ha sido Joaquim Forn, quien ha manifestado que no renuncia a la independencia, pero que no hay otra manera de llegar a ella que no sea dentro del marco constitucional. Así, ha asegurado que va a tomar posesión de su escaño en el Parlament, pero que si el futuro Govern vuelve a apostar por la unilateralidad, dimitirá. Además, ha adelantado que no aceptará ningún cargo como consejero.

Así lo ha explicado también su abogado al terminar la declaración: «No contempla otra vía que no sea una reforma de la Constitución por los cauces que la propia Constitución contempla. Si se sigue por la unilateralidad, él se bajaría del tren», ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación.

Por su parte, Jordi Cuixart ha dicho al magistrado que por las vías unilaterales no se va a conseguir la independencia de Cataluña y que el único referendo válido será el que convoque el Gobierno de España, según han informado fuentes jurídicas presentes en las declaraciones.

Cuixart, el único de los tres imputados que no concurrió en las listas electorales del 21-D porque ha dicho que no le interesa participar en política, ha sido contundente al reconocer que la declación unilateral de independencia del 27 de octubre fue «simbólica».

Menos de lo que podía haber ocurrido

Sobre la violencia del 20 de septiembre y el 1 de octubre, el líder de Ómnium ha admitido que el día de los registros pasó «menos de lo que podía haber ocurrido», pero que nadie les alertó de que estuvieran cometiendo ilegalidades. Eso sí, ha matizado que en ningún momento se incitó a la violencia y que los daños que sufrieron los coches de la Guardia Civil no fueron buscados.

A Forn también se le ha preguntado por este asunto, como máximo responsable político de los Mossos d'Esquadra cuando ocurrieron los hechos, y ha manifestado que entre sus disposiciones como consejero no estuvo articular los dispositivos operativos de las diferentes actuaciones policiales, ni del 20 de septiembre ni del 1 de octubre. En todo caso, ha negado que pasividad de los agentes para impedir el referendo ilegal.

El exconsejero ha explicado la «disociación» que había entre lo que era un compromiso político del Govern al que pertenecía de celebración de referendo y la obligación de los Mossos de cumplir un mandato judicial. En este sentido, ha garantizado que la policía autonómica nunca dejó de ejercer sus funciones como policía judicial y que no dio instrucciones a los agentes para que no cumplieran resoluciones judiciales.

Razonable que los Mossos no actuaran el 20 de septiembre

Según fuentes jurídicas, ha asegurado que nunca puso a los Mossos al servicio de la causa independentista; pero, eso sí, ha matizado que la actuación de los agentes el 20 de septiembre, cuando no intervinieron para permitir la salida de la comitiva judicial tras los registros, le pareció razonable porque, de lo contrario, habría sído cargar contra 40.000 personas.

También ha contado que el 1 de octubre había cuatro reuniones programadas a primera hora con las fuerzas de seguridad que iban a participar en el operativo y que ante la ausencia de la Guardia Civil y la Policía, llamó al coronel del Instituto Armado Diego Pérez de los Cobos y este le respondió que se les había olvidado acudir a la cita y que no pensaban hacerlo. De los Cobos, encargado de la coordinación de los tres cuerpos policiales para esa jornada, ha sido citado por el juez instructor para declarar en calidad como testigo el próximo 1 de febrero.

Al exconsejero también se le ha preguntado por los presuntos seguimientos a políticos o altos cargos no independentistas, a lo que ha respondido que no le consta ningún espionaje. Sí que ha dicho que los Mossos tienen órdenes de protección a determinadas personas, y que estas labores pueden realizarse por dos vías, con escolta o con contravigilancia, y que esto es lo que puede explicar que se pensase que había seguimientos.

Jordi Sánchez también ha sido interrogado por los hechos acaecidos el 20 de septiembre y la violencia registrada durante los registros judiciales. Así, ha insistido en que nunca hubo sensación de ambiente violento, que había grupos de música y todo se desarrolló en un tono lúdico, si bien ha reconocido que pudieron cometerse actos vandálicos.

Como Forn, el expresidente de la ANC ha señalado que tomará posesión de su acta de diputado -es el número dos de la lista que lidera Carles Puigdemont-, pero ha dicho al juez que no cree en la unilateralidad como vía para alcanzar la independencia, por lo que también renunciaría al escaño si el futuro Govern utiliza estos cauces.

Un informe del Gobierno concluye que no cabe la investidura telemática en Cataluña

Efe
.

Los letrados del Parlament coincidieron en su última reunión, ayer por la tarde, en que la investidura debe ser «presencial y personal»

El Gobierno ha analizado el Reglamento del Parlament ante la hipótesis de que Carles Puigdemont, refugiado en Bruselas, quiera presentarse a la investidura vía telemática (tipo skype o similar) y ha concluido que no cabe tal posibilidad, que no está contemplada en la norma que regula el funcionamiento de la Cámara.

Los letrados del Parlament celebraron ayer una nueva reunión de trabajo, según informa La Vanguardia. Llevan días estudiando todos los escenarios posibles que puede plantear Puigdemont para optar a la investidura y, por el momento, defienden por unanimidad que la investidura debe ser presencial, dice el diario catalán, descartando la vía Skype o por una persona interpuesta. 

Seguir leyendo

Votación
5 votos
Comentarios

Forn y los Jordis se desmarcan de la vía unilateral ante el juez para reclamar su excarcelación