Puigdemont: «La república catalana ha derrotado a la monarquía del 155»

Duro discurso del expresidente, que proclama desde Bruselas la victoria separatista


redacción / la voz

Al filo de la medianoche compareció uno de los protagonistas de la jornada: Carles Puigdemont, con los otros consejeros que lo acompañan en Bruselas. Con un tono duro y arrogante y tras atravesar una auténtica nube de fotógrafos y periodistas, Puigdemont afirmó que el Estado español había sido vencido y repitió en dos ocasiones: «La república catalana ha derrotado a la monarquía del 155». El expresidente de la Generalitat recordó que el partido de Rajoy había quedado el último en las elecciones de ayer.

Agradeció al pueblo de Cataluña la histórica participación y tuvo una mención, prácticamente al inicio de su intervención, para los políticos encarcelados, entre ellos Jordi Sànchez, el líder de la ANC que, como apuntó Puigdemont, es ya diputado electo. «Hemos ganado las elecciones en una situación excepcional. Con candidatos en prisión, con Gobierno en el exilio y sin disponer de las mismas herramientas que el Estado», afirmó el expresidente, que apuntó que los tres partidos que habían ganado las elecciones: Ciudadanos, Junts per Catalunya y Esquerra Republicana eran formaciones no fundamentales en la política española y que el soberanismo es una fuerza transversal en Cataluña. Puigdemont reclamó asimismo la restitución de lo que consideró como el Gobierno legítimo de Cataluña y disculpas por la acción del Estado. Señaló también que la única receta para solucionar el conflicto es la política. Antes que él tomó la palabra el consejero de ERC Toni Comín, que mostró también su satisfacción por el resultado electoral. 

En Barcelona

«¡Puigdemont 34, Rajoy 4; independencia 70, 155, 67!». En medio de saltos y aplausos, la directora de la campaña de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, salió pasadas las once y media de la noche a celebrar el inesperado resultado de su formación, segunda en las elecciones de ayer. La portavoz del grupo que encabeza el expresidente Puigdemont apenas podía expresarse entre los gritos de euforia de sus seguidores y los saltos de sus compañeros de candidatura en la tribuna, entre los que se encontraban los exconsejeros Turull y Rull. La candidatura eligió el hotel Catalonia Eixample como sede de la noche electoral.

«Rajoy ha perdido, es hora de tomar nota y de restituir el Gobierno. Este resultado es una heroicidad», gritaba Eduard Pujol, portavoz de la campaña: «El 155 ha quedado muerto y enterrado por las urnas. Y detrás del resultado está el aval a la figura del presidente Puigdemont». Cada intervención de los representantes de Junts Per Catalunya era interrumpida por los simpatizantes con gritos de «libertad, libertad» y consignas en favor de la liberación de los líderes políticos y civiles que se encuentran en prisión preventiva.

Por su parte, Agustí Alcoberro, vicepresidente de la Asamblea Nacional de Cataluña, la organización civil responsable de parte de las movilizaciones ciudadanas en Cataluña, fue uno de los primeros líderes soberanistas en comparecer. «Es una victoria doblemente merecida. Estamos en condiciones de afirmar que la ciudadanía de Cataluña ha revocado el artículo 155 y la suspensión de la autonomía, y ha ratificado la república que votaron en el referendo del 1-O. Se ha demostrado la victoria de la ciudadanía frente al golpe de Estado contra nuestra república».

El candidato de la CUP: «Haremos valer nuestros cuatro escaños de oro»

Los anticapitalistas han perdido 6 escaños y más del 40 % de los votos que lograron en las elecciones del 2015

La Voz

Batacazo de la CUP. Los anticapitalistas han perdido 6 escaños y más del 40 % de los votos que lograron en las elecciones del 2015, las de su consagración como llave del independentismo. En el nuevo arco parlamentario -donde desembarcaron en el 2012 con tres escaños- tendrán cuatro diputados, uno más que el PP.

Su cabeza de lista, Carles Riera, celebraba anoche la «mayoría republicana» en escaños del bloque independentista. Y aseguraba haber conseguido dos de los cuatro objetivos electorales que se marcaron: la mencionada «mayoría republicana» y que esta sea «mayoritariamente de izquierdas». Esto es, que ERC y la CUP sumen más escaños que JxCat. También dejó claro que harán valer sus «cuatro escaños de oro» para «construir la república unilateralmente» porque su formación «sigue teniendo la llave».

Y es cierto que, pese al desplome, la formación a la que más dudas la asaltaron a la hora de presentar candidatura para estas elecciones autonómicas en Cataluña, seguirá siendo clave para el independentismo. Pero, con un papel más débil. Los de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras suman 66 diputados, con los que los votos afirmativos de los anticapitalistas no serían necesarios para que saliera adelante la investidura de un presidente independentista. Bastaría para ello con que sus cuatro parlamentarios se abstuvieran.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Puigdemont: «La república catalana ha derrotado a la monarquía del 155»