Puigdemont, ante el dilema de volver para ser presidente e ir a prisión o seguir en Bruselas y no ser investido

Las listas llevaban 18 candidatos investigados por el proceso


Redacción / La Voz

Estremera y Bruselas se han disputado las últimas semanas el foco de atención con Cataluña. A unos comicios extraordinarios por su origen hay que sumarles que 18 candidatos al Parlamento catalán se encuentran en manos de la Justicia. Con las dudas que esto suscita en la población por lo que pasará a partir de hoy en el órgano legislador. La mayor expectación la generan los fugados, sobre todo Carles Puigdemont, ante el dilema de si regresará a España para ser investido presidente e ir a prisión o continuará en Bruselas.

Precisamente, desde la capital belga, donde lleva casi dos meses cargando con los delitos de rebelión, malversación y sedición, llamó estos días al voto independentista a través de un plasma, al más puro estilo Rajoy -en este caso por imperativo de su guion-. Lo hacía mientras a miles de kilómetros las inmediaciones de la cárcel de Estremera acogían un singular mitin. En el evento, caras visibles de Esquerra Republicana como Marta Rovira lamentaban que el cabeza de lista Oriol Junqueras, en prisión acusado de los mismos delitos que Puigdemont, no pudiera hacer campaña «en igualdad de condiciones».

Pese a lo que argumentaba Rovira, la ley electoral no impidió a los candidatos en prisión preventiva concurrir a las elecciones. La normativa solo califica de «inelegibles» a los «condenados por sentencia firme». De esta manera, pudieron presentarse los presos Joaquim Forn y Jordi Sànchez, ambos de JxCat, y los secesionistas que están en libertad condicional, con Carme Forcadell a la cabeza. Pero también los exconsejeros fugados. De la suma de investigados, es la formación ERC la que más candidatos lleva pendientes de ser juzgados, mientras que JxCat aportó ocho a sus listas y CatECP, uno.

Recoger el acta de diputado

Los candidatos que consiguieron actas de diputados podrán desplazarse hasta la Cámara para asumir su cargo, si se lo permite el juez instructor, al acogerse a «importantes y comprobados motivos», una fórmula de la Ley General Penitenciaria gracias a la cual podrán salir de prisión. Eso sí, unas horas. Y aunque no tendrán un cómputo máximo de días anuales que podrán salir para ejercer el cargo, lo cierto es que es impensable que puedan realizar funciones normales de parlamentario.

Puigdemont puede acogerse a sus derechos, es cierto. Pero de poner un pie en España será probablemente enviado a prisión por el juez instructor Pablo Llarena y estaría en la misma situación que Junqueras. En cambio, si opta por continuar en Bruselas tendrá que olvidarse de sus ansias de ser investido presidente, ya que es necesaria la presencia física del candidato en el Parlamento.

Rovira y Mas dirigían el desafío, según la Guardia Civil

La Guardia Civil señaló a la número dos de la lista de ERC, Marta Rovira, al expresidente catalán Artur Mas y al resto de los miembros del llamado comité estratégico como las personas que «diseñaron, orientaron, dirigieron y controlaron» la implantación del plan soberanista. En un informe remitido al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que investiga el proceso independentista, el instituto armado afirma que este comité no solo controló la implementación de «sus planes para la creación de un estado soberano», sino que también «movilizó los recursos humanos y materiales para ello».

Este comité apareció mencionado en el documento EnfoCat, intervenido al número dos de Junqueras, Josep María Jové, y considerado la hoja de ruta que seguir tras la declaración unilateral de independencia (DUI). En el informe aparecían también Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Anna Gabriel y Núria Gibert.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Puigdemont, ante el dilema de volver para ser presidente e ir a prisión o seguir en Bruselas y no ser investido