Gran presencia gallega en un acto marcado por las elecciones catalanas

La gallega Ana Pastor, como presidenta de la Cámara Baja, ejerció de anfitriona junto a Pío García Escudero, presidente del Senado


Madrid / La Voz

Las elecciones catalanas del próximo día 21 se convirtieron en el denominador común de todos los corrillos que se formaron en el majestuoso salón de los Pasos Perdidos del Congreso tras el acto solemne del 39.º aniversario de la Constitución, en el que la gallega Ana Pastor, como presidenta de la Cámara Baja, ejerció de anfitriona junto a Pío García Escudero, presidente del Senado. Uno a uno recibieron a todos los invitados. El último en llegar fue otro gallego, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, porque así lo marca el protocolo. Y estas mismas normas protocolarias también establecen el uso de americana para los hombres, aunque Pablo Iglesias, que este año sí acudió a la cita, lo hizo con un jersey de cremallera. Por supuesto, tampoco faltaron Pedro Sánchez, de traje y sin corbata, ni Albert Rivera, exultante por los resultados que ofrecen las últimas encuestas para su formación.

Además de los líderes de los cuatro principales partidos, multitud de políticos y las más altas autoridades de diversos ámbitos participaron en el acto, entre los que se encontraban varios gallegos. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que llegó acompañando al presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría. Tampoco faltaron la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, o el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva.

Junto al desafío secesionista, esta edición estuvo marcada por el reciente fallecimiento del socialista Manuel Marín, una persona muy respetada por todo el Congreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gran presencia gallega en un acto marcado por las elecciones catalanas