La Fiscalía del Supremo pide que los exconsejeros y los Jordis sigan en prisión

El juez Llarena decidirá sobre el asunto el próximo lunes. En su comparecencia, los exconsejeros han acatado el 155 y se comprometen a cumplir la ley


Madrid

La Fiscalía ante el Supremo ha pedido al juez Pablo Llarena, que investiga el procés hacia la declaración de independencia, que mantenga la medida de prisión preventiva para los diez imputados que han comparecido hoy ante el magistrado para pedir salir en libertad.

Consuelo Madrigal, exfiscal del Estado, y Jaime Moreno, fiscal de Sala, ha sido los miembros del ministerio público que han asistido hoy a las comparecencias ante el Supremo del exvicepresident Oriol Junqueras y de otros siete exconsejeros, además de los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Las declaraciones han transcurrido a lo largo de casi de cuatro horas y el juez Pablo Llarena, que les citó a petición de los comparecientes para escuchar sus argumentos a favor de que se acuerde el fin de su situación de prisión preventiva, les ha informado de que decidirá sobre el asunto el próximo lunes.

Después de las declaraciones el magistrado ha consultado a las acusaciones sobre si consideran que debe cambiarse la situación personal de los imputados.

La decisión de Llarena se produciría horas antes del comienzo de la campaña electoral para las elecciones del 21 de diciembre, que arrancará en la medianoche del lunes. Ocho de los diez comparecientes hoy -todos salvo Meritxell Borras y Jordi Cuixart- se presentan a esa cita electoral.

El interrogatorio, que se ha alargado más de tres horas y media, ha comenzado con el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, que ha prestado declaración durante 20 minutos. Tras él han desfilado ante el magistrado instructor los otros miembros del gobierno pertenecientes a la formación de ERC, Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa, que han estado algo más de diez minutos cada uno, y les ha seguido Joaquin Forn.

La que más se ha extendido en su declaración ha sido Meritxell Borrás, la única de los encarcelados que no es candidata a las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre. Le ha seguido Josep Rull y tras un receso de unos 15 minutos, ha llegado el turno de Jordi Turull y los conocidos como los 'Jordis'.

Ni Junqueras ni Romeva (ERC) han respondido a las preguntas formuladas por los fiscales Consuelo Madrigal y Jaime Moreno, frente a Meritxel Borrás y Joaquim Forn (PDeCAT) que han sido los únicos que han contestado a todas las partes, incluidas la Fiscalía y la acusación popular que ejerce Vox.

Todos ellos han ratificado en las manifestaciones que ya adelantaron en los escritos que remitieron al alto tribunal para solicitar las comparecencias, en el sentido de afirmar que acataban la aplicación del artículo 155 de la Constitución que motivó su cese y de negar el riesgo de reiteración delictiva.

Llarena los citó a todos, a iniciativa de los imputados, con el objeto de escuchar sus argumentos para revisar su situación personal.

Los diez declarantes han llegado a la Audiencia Nacional a primera hora de la mañana para esperar el momento de sus comparecencias. Han ido entrando en la sede de la Audiencia en tres furgonetas diferentes y de manera escalonada.

Todos ellos, junto al expresident Carles Puigdemont y otros, están imputados por posibles delitos de rebelión, sedición y malversación en relación con su liderazgo del proceso hacia la declaración unilateral de independencia en Cataluña.

Pero además son candidatos -menos Cuixart y Borrás- para las elecciones autonómicas cuya campaña comenzará en la madrugada del lunes al martes y han pedido al magistrado salir en libertad sobre la base de que han asumido la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y de que la declaración de independencia fue meramente simbólica.

Todo preparado para hacer efectivas las posibles fianzas

Los abogados de los exconsejeros y los «Jordis» tienen «todo preparado para hacer efectiva la fianza» que podría imponerles el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena para dejarles en libertad, según han confirmado la diputada de ERC Esther Capella y el vicepresidente de Omnium Cultural, Marcel Mauri.

Ambos se han concentrado hoy, junto a varias decenas de familiares y cargos públicos independentistas, en la puerta del Supremo con la esperanza -han dicho- de que el juez Llanera «haga justicia» y ponga en libertad bajo fianza a los investigados.

«Desde ERC esperamos que se haga justicia porque las personas que están encarceladas no deberían estar en prisión, porque son acusados de unos delitos inexistentes», ha defendido Capella.

Tras confirmar que «está todo previsto para poder hacer efectivas las fianzas que se acuerden», la representante de ERC ha dicho que espera que sea una «fianza proporcional».

Tras defender que el exvicepresidente Oriol Junqueras y los seis exconsejeros que no huyeron a Bruselas están en prisión «por unos hechos que responden a un mandato democrático de la ciudadanía de Cataluña expresado el 27 de septiembre en las urnas», la diputada ha rechazado que se pueda «encarcelar por las ideas y por la voluntad de llevar a cabo un programa, legal legítimo y avalado democráticamente por las urnas».

En el mismo sentido, el portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluis Cleries, ha recalcado que Junqueras y los exconsejeros deben defenderse para volver a sus casas, lo que no significa, ha recalcado, que se renuncie a ninguna convicción.

Cleries ha mostrado su esperanza de que hoy salgan de prisión para que se puedan incorporar a la campaña electoral, como, según ha asegurado, hará «de la manera que sea» el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

También el vicepresidente de Omnium, Marcel Mauri, ha clamado a las puertas del Supremo por que hoy haya «un poco de justicia» y los 'jordis' y los exconsellers puedan salir de la cárcel.

«Ni hay presos políticos ni persecución política», dicen huidos del franquismo

C. P.

Siete combatientes antifranquistas se muestran «indignados» por la campaña de desprestigio que está sufriendo la democracia española

«En España no existen presos políticos ni nadie se ve obligado a expatriarse como consecuencia de una supuesta persecución política». Fue el mensaje que lanzaron ayer a Europa siete combatientes antifranquistas, «indignados» por la campaña de desprestigio que está sufriendo la democracia española a manos de los independentistas catalanes. Todos acumulan a sus espaldas historias de represión, persecución, encarcelamientos, torturas y exilio. Eduardo Teo Uriarte y Javier Elorrieta acabaron huyendo a Bruselas para esquivar la Justicia franquista. Iñaki Viar no tuvo tanta suerte. Pasó 20 años encarcelado hasta que la ley de amnistía de 1977 le permitió recuperar su libertad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Fiscalía del Supremo pide que los exconsejeros y los Jordis sigan en prisión