Un exvicepresidente del Constitucional para saltarse la Carta Magna

La Guardia Civil concluye que el arquitecto jurídico del «procés» fue Viver, número dos del tribunal durante tres años


madrid / colpisa

La Guardia Civil ya no tiene ningún género de dudas tras estudiar la documentación hallada durante los registros del 20 de septiembre en el marco de la operación Anubis contra el intento secesionista catalán y escuchar los pinchazos de los principales implicados en el órdago independentista: el expresidente del Tribunal Constitucional Carles Viver Pi-Suñer fue el verdadero «arquitecto jurídico» del procés.

Este reputado jurista, que en el 2004 fue galardonado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y en el 2005 recibió la Orden del Mérito Constitucional, precisamente pudo haber sido designado de manera «expresa» por Carles Puigdemont en febrero del 2016 para idear la fórmula de esquivar las ilegalizaciones y vetos del tribunal del que había sido vicepresidente entre 1998 y el 2001.

Así se desprende de la abundante documentación que la Guardia Civil ha enviado en las últimas semanas al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, el primero que comenzó a investigar el intento separatista. En sus informes, los investigadores, que han tenido intervenidas judicialmente las comunicaciones a Viver desde el pasado verano hasta octubre, concluyen que el exmagistrado ha ejercido las labores de «impulso, coordinación e implementación» de la llamada desconexión con España a través del «proceso de transición nacional» y siempre siguiendo «las directrices fijadas por el Gobierno» de la cesada Generalitat. Desde su puesto de presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, la Guardia Civil le sitúa como uno de los padres, sino el más importante, de la Ley de Transitoriedad Jurídica.

Los pinchazos durante la operación, apuntan los atestados, revelan que Viver era plenamente consciente del papel que jugaba en todo el proceso ilegal, hasta el punto de que el exmagistrado fue cumpliendo las pautas de seguridad dictadas por la Generalitat en el caso de posibles registros judiciales contra el procés.

Los partidos constitucionalistas reprochan el giro euroescéptico de Puigdemont

Carles Puigdemont es ahora euroescéptico. El presidente cesado de la Generalitat, en una entrevista a la televisión pública israelí, explicó que «a lo mejor no hay mucha gente que quiera formar parte de esta UE, la del señor Juncker y Tajani», y que es «tan insensible al atropello de los derechos humanos, de los derechos democráticos de una parte del territorio solo porque una derecha posfranquista tenga interés en que sea así». Con esta nueva línea argumental, Puigdemont propone celebrar un referendo para que los catalanes elijan si quieren o no pertenecer a la Unión Europea.

El mensaje del presidente cesado fue criticado por los partidos constitucionalistas. Albert Rivera, de Ciudadanos, lo ha comparado con Marine Le Pen. Xabier Albiol, del PP, cree que Puigdemont quiere convertir Cataluña en una isla al «margen de la realidad». Pablo Echenique, de Podemos, lo acusó de vivir en otro mundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un exvicepresidente del Constitucional para saltarse la Carta Magna