Francisco Correa ofrece de nuevo su colaboración a la Fiscalía del caso Gürtel, pero desde su casa

Efe

ESPAÑA

Kai Foersterling

Visto para sentencia el juicio tras un año en la cartelera judicial, un nuevo récord en esta causa

17 nov 2017 . Actualizado a las 16:06 h.

La Audiencia Nacional ha dejado hoy visto para sentencia el juicio de los 37 acusados del caso Gürtel, entre ellos el extesorero del PP Luis Bárcenas y el presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, tras 125 jornadas a lo largo de más de un año. El presidente del tribunal, Ángel Hurtado, lo ha comunicado a la una menos veintidós minutos de la tarde de hoy después de que Francisco Correa hiciera uso de su derecho a la última palabra durante veintiocho minutos.

El presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, ha ofrecido este viernes una vez más su colaboración a la Fiscalía para «aclarar todas las causas pendientes» en esta causa, pero ha pedido hacerlo en libertad hasta que las sentencias en su contra sean firmes, al tiempo que ha reclamado el indulto del exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

«Ofrezco mi total colaboración de ahora en adelante en todas las causas. Si tengo que estar semanas reunido con ustedes para aclarar todas las causas pendientes, lo haré. Pero me gustaría ir por mis propios medios, no desde la cárcel. Dicen que la justicia es igual para todos, pero con nosotros no es así», ha afirmado Correa.

A lo largo de la media hora que ha utilizado ante el tribunal, y visiblemente desmejorado, el presunto cabecilla de la trama, de 62 años, ha defendido que él no creó sus empresas «para trabajar para el PP o para delinquir», y que su actividad consistía en una mediación para que otras compañías consiguieran contratos de obra pública. «Me han pagado siempre empresas privadas, nunca un ministerio o un ayuntamiento», ha dicho.

El segundo juicio más largo de la historia judicial

El juicio por la primera época del caso Gürtel se despide hoy de la cartelera judicial tras más de un año de sesiones, un nuevo récord en esta causa, que comenzó su andadura en febrero del 2009, y que entre sus hitos tiene también el de haber contado por primera vez como testigo con un presidente del Gobierno en activo.

El enjuiciamiento de la primera época de Gürtel (1999-2005), derivado de la causa principal que se ha instruido en la Audiencia Nacional, es ya uno de los juicios más largos de nuestra historia judicial, solo superado por el del caso Malaya, que llevó al banquillo a la trama corrupta en el Ayuntamiento de Marbella liderada por el exalcalde Julián Muñoz.

El de Malaya se prolongó dos años, y el de Gürtel ha llegado a su fin después de haber cumplido trece meses y medio. En el banquillo se han sentado 37 acusados, entre los que destaca el extesorero del PP Luis Bárcenas, que se ha enfrentado a su primer juicio desde que se le encontraran en 2013 cuentas en Suiza en las que llegó a atesorar 48,2 millones de euros.

La Fiscalía, que cree que los obtuvo de comisiones de Gürtel y de apoderarse «como mínimo» de 299.650,61 euros de la caja B del PP, pide para él 39 años de cárcel.