Mariano Rajoy sobre Puigdemont y Junqueras: «Están inhabilitados políticamente»

El presidente del Gobierno les reprocha las mentiras del «procés» y subraya que sería «absurdo» que a una persona que está en prisión se le hiciera consejero catalán

.

Redacción

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que las últimas declaraciones de Carles Puigdemont y de ERC demuestran que lo ocurrido en Cataluña ha sido el «proceso de las grandes mentiras». Rajoy, en una entrevista en la COPE, ha subrayado además que sería «absurdo» que a una persona que está en prisión se le hiciera conseller porque no podría ejercer su función, aunque ha reconocido el derecho que todo el mundo tiene a presentarse a unas elecciones mientras no esté inhabilitado. Sin embargo, también ha apuntado que quienes han estado engañando a la ciudadanía catalana ya están «inhabilitados políticamente».

Ante las palabras del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en las que ha apuntado que es posible una solución alternativa a la independencia y las de ERC en las que admiten que los independentistas no estaban preparados para gobernar, ha recalcado que lo que están diciendo a los ciudadanos es que había «grandes mentiras».

«No solo no estaban preparados, es que era imposible», ha añadido el jefe del Gobierno, quien ha recordado que entre esas mentiras estaba que el proceso no iba a afectar a la economía o que iban a obtener el apoyo internacional.

Pedro Sánchez ha reaccionado a las palabras de Rajoy y ha asegurado que es «sarcástico» que diga que los políticos independentistas están «inhabilitados por mentir» y cree que esa afirmación debería aplicársela en primera persona por haber mentido durante mucho tiempo a los españoles. En opinión del líder socialista, Rajoy ha mentido al pueblo español cuando dijo que no iba a subir los impuestos y los subió, o cuando dijo que iba a luchar contra la corrupción y «la ha pochado a fuego lento» durante estos años.

Tras la entrevista en la COPE del líder del PP, Carles Puigdemont ha lanzado un mensaje desde Twitter para acusar a Rajoy de «ejecutar represión y sumisión» y ha asegurado que no se puede «enjaular» el «anhelo de libertad» de Cataluña.

«Predican legalidad pero ejecutan represión y sumisión. Aún no han entendido que el anhelo de libertad de un pueblo unido y decidido no se puede enjaular, por más altos que sean los muros», ha escrito.

No tiene duda de que el PSC respetará la soberanía nacional en pactos poselectorales

Mariano Rajoy también se ha manifestado en la entrevista radiofónica sobre el escenario que se abrirá tras el 21D. El presidente del Gobierno ha asegurado no tener «mínima duda» de que el PSC respetará la soberanía nacional como ha hecho hasta ahora de cara a posibles pactos poselectorales. Señala en este sentido que está seguro de que los socialistas catalanes no aceptarán el reclamo que pudieran hacerles otras fuerzas políticas de celebrar un referendo en el que se pretenda que el conjunto de los españoles no puedan decidir sobre el futuro de su país.

El jefe del Ejecutivo ha señalado que es «muy difícil» saber ahora qué tipo de gobiernos se pueden formar tras los comicios.

Pero ha recordado que es «evidente» que el PSC ha apoyado la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y eso «es muy positivo».

Y ha añadido «con absoluta franqueza», que a la gente que conoce del PSOE la ve «en el marco constitucional», bajo el cual han gobernado muchos años y bajo cuyo amparo han apoyado las medidas del citado artículo para Cataluña.

Mariano Rajoy ha recalcado en esta entrevista que espera que los partidos no independentistas no ganen las elecciones, y con ese objetivo va a trabajar el PP.

«El Gobierno ha hecho su función y ahora le toca a la gente, que tiene que decidir», ha señalado el presidente del Gobierno, quien ha insistido en que espera una «participación masiva» en estos comicios.

Confía así en que «muchísima gente» que sí vota en las elecciones generales en Cataluña pero no acude a las urnas en las autonómicas dé a estos comicios la importancia que «realmente tienen» y participe. Y gane quien gane, ha advertido, deberá cumplir la ley, tanto los no independentistas como los independentistas, que «no son de mejor condición». Así,

Para Mariano Rajoy, «la situación en que se ha metido Puigdemont es ciertamente complicada» y su campaña electoral pretende ser «puramente victimista».

«Pero puede pensar mucha gente que ya está bien de hacer tonterías y a ver si todos nos comportamos con un mínimo de sensatez», ha añadido antes de explicar que se enteró de la salida de Puigdemont de España cuando ya estaba en Bruselas.

Rajoy ha discrepado de las declaraciones de José María Aznar en las que consideró que si ese día ganan los independentistas, se estará peor que antes. «Considero exactamente los contrario. Considero que ya estamos mejor -ha dicho- porque eso ha servido para que todos los españoles sepan que el estado se puede defender».

Además, ha rechazado que fuera timorato ante la situación de Cataluña ya que ha aplicado el 155 y ha cesado al Govern. 

Desliga los resultados del 21D del adelanto electoral

El presidente del Gobierno ha desligado totalmente los resultados del 21D de un adelanto electoral en España y ha reiterado que, si está en sus manos, la legislatura durará cuatro años. Y respecto a si volvería a ser candidato, no lo ha descartado y se ha limitado a asegurar que se encuentra en «un buen momento».

Sí ha vuelto a vincular el crecimiento económico a la vuelta a la normalidad en Cataluña y ha precisado que, si eso ocurre, la previsión de aumento del PIB para 2018 podría pasar del 2,3 al 2,8 o el 3 %.

Por otro lado, ha asegurado no tener pruebas de que el Gobierno ruso esté detrás de las informaciones falsas sobre Cataluña que se transmitieron masivamente en redes sociales tras el referendo ilegal. Sí ha considerado que el empresario catalán Oriol Soler, colaborador de Puigdemont, debería explicar su reciente reunión en Londres con el activista en redes y fundador de Wikieleaks Julian Assange, quien «nadie sabe por qué se ha dedicado a defender la independencia» de Cataluña.

Del «procés» al «retrocés» independentista

Sara Carreira
.

ERC reconoce que no estaban preparados y Puigdemont, que se enfrentará a Junqueras al frente de la lista Junts per Catalunya, dice que hay otras formas de relacionarse con España

Lo que este fin de semana se venía anunciando el lunes se convirtió en escenificación: los secesionistas abandonan la idea de una independencia a cualquier precio. Estos días se viven los primeros pasos de un procés inverso, de tal forma que en unas semanas parecerá normal oírles decir que tampoco la independencia es demasiado importante en este momento, que lo que cuenta es ir dando pasos hacia ella para, en el futuro, conseguirla. Si el domingo era una de las exconsejeras fugadas, Clara Ponsatí, la que retrocedía -«no estábamos preparados para dar continuidad política la 1-O», fue la frase elegida-, el lunes se publicaban unas declaraciones de Puigdemont en las que decía que «es posible una solución diferente a la de la independencia» y el portavoz de Esquerra, Sergi Sabrià, admitía que el Ejecutivo catalán no estaba preparado para desarrollar la república. Pero esta unanimidad de criterios no indica unidad: los grupos independentistas lucharán por separado el 21D por el mismo espacio político.

Seguir leyendo

Votación
10 votos
Comentarios

Mariano Rajoy sobre Puigdemont y Junqueras: «Están inhabilitados políticamente»