El denostado barco de Piolín se despide de Barcelona

Interior realoja a los agentes en hoteles y en otro ferry después de las numerosas quejas por las condiciones de hospedaje y el servicio de comidas del buque


Los policías y guardias civiles del barco Moby Dada, conocido popularmente como barco de Piolín, serán realojados a partir de este jueves en hoteles de la Costa Brava y en otro de los ferries contratados por el Ministerio del Interior, concretamente el que se encontraba fondeando en aguas del puerto de Tarragona, confirman fuentes policiales.

La decisión se ha adoptado por el Departamento que dirige Juan Ignacio Zoido después de las numerosas quejas por las condiciones de hospedaje y el servicio de comidas del barco de Piolín, uno de los tres ferries que fondean en Cataluña para alojar a los agentes enviados por Interior para reforzar el dispositivo ante el desafío independentista.

El barco de Piolín fue rápidamente objeto de críticas y algunas mofas, incluido de algunos agentes policiales, por la sorpresa que causó que en el exterior del ferry lucieran unos enormes dibujos de los famosos personajes de la Warner Bros.

Además del Moby Dada en Barcelona, Interior fletó otros dos barcos, que atracaron el 20 de septiembre en la costa catalana: el Rhapsody en el puerto Lepanto de Barcelona y el Azzurra en el puerto de Tarragona.

Es en este segundo barco, según las citadas fuentes, donde se alojarán a partir del jueves algunos de los policías y guardias civiles que han dormido durante dos meses en el barco de Piolín. Por este motivo, el Azzurra se desplazará de Tarragona a Barcelona para cumplir con este cometido.

El pasado 6 de noviembre, el Ministerio del Interior aseguró en un comunicado que iniciaba una segunda fase de relevos y descansos de los policías y guardias civiles que han reforzado a la plantilla fija en Cataluña desde poco antes de la Diada del 11 de septiembre.

Regresan 90 policías coruñeses que estuvieron desplegados en Barcelona durante 53 días

Xosé Gago
.

Los agentes pasarán una semana en sus hogares antes de reincorporarse al operativo en Cataluña. Mientras, el barco de Piolín dejará Barcelona en los próximos días

Cerca de 90 agentes de la Policía Nacional que tienen su destino en A Coruña pudieron regresar el lunes a su hogar desde Barcelona, donde fueron enviados como refuerzo para la celebración del referendo ilegal del pasado 1 de octubre. Los policías podrán pasar una semana de descanso después de 53 días ininterrumpidos en la capital catalana, en la que fueron desplegados el pasado 21 de septiembre.

La mayor parte de los agentes de la expedición llegaron a la comisaría coruñesa de Lonzas pasadas las 19.20 horas. Fueron recibidos por una pequeña comitiva, integrada por varios compañeros y miembros del Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en este cuerpo.

Seguir leyendo

Votación
11 votos
Comentarios

El denostado barco de Piolín se despide de Barcelona