Empresarios gallegos en Cataluña: «Aquí no se puede trabajar»

Empresarios gallegos afincados en esa comunidad denuncian el frenazo provocado por el soberanismo


madrid, pontevedra / la voz

Natural de Verín (Ourense), Sindo André Fírvida reside en Cataluña, donde hace quince años creó la empresa Galuña, de la que es gerente. Su vinculación con el territorio es explícita, ya que el nombre de la sociedad «nace de la mistura de Galicia y Cataluña», explica, para añadir, con pena, que «llevar el nombre de Cataluña antes te abría puertas, y ahora te las cierra». Tanto es así que en la feria MetalMadrid, que se celebrará en noviembre, se presentará como empresa gallega y reescribirá su historia: «Diremos que el nombre se debe a Galicia, Lugo y A Coruña, porque Cataluña ahora no vende, se hace imposible trabajar así».

André ejemplifica la complicada situación en la que la escalada independentista ha colocado a miles de empresarios, que ven con miedo cómo el secesionismo comienza a pasarles factura en su actividad, precisamente cuando comenzaban a superar la crisis. Galuña, ubicada en la localidad barcelonesa de Sant Boi de Llobregat y dedicada a la maquinaria industrial, tiene cuatro empleados -eran el doble antes de la crisis- y el gerente relata que ayer consultaron sobre cómo cambiar la sede social y fiscal.

«Comenzaremos por ahí», avanza. Sostiene que, por el tipo de actividad de su empresa, tienen relativamente «fácil» irse. «Realmente nuestro taller son las naves de nuestros clientes en todo el país. Pedimos el material a Alemania y Holanda y ellos lo reciben directamente, mientras que nosotros mandamos un técnico con un equipo informático y ya está. El problema lo tiene alguien que tenga que desmontar y trasladarse. Llegar a esa fase sería terrible, porque aquí tienes tu vida, tus hijos, tu casa... todo», relata, confirmando que el boicot, por el hartazgo de España con el soberanismo «ya se nota».

Su caso, con ese posible traslado de sede, no es excepcional. Hasta el viernes casi dos mil empresas salieron de Cataluña, aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo ayer que esperaba que las firmas regresaran, porque la aplicación de la legalidad «garantiza un entorno de tranquilidad y de normalidad».

«No puedes llamarle ladrón durante 40 años a quien es tu principal mercado. Nosotros trabajamos con una empresa de filtración, con sede en Cataluña, a la que en el sur ya le han dicho que están buscando otro proveedor. El responsable de esa firma es alemán y acaba de aprobar el cambio de la nave de producción a Madrid. Lógico, su patria es la estabilidad y el dinero», añade.

André es muy crítico con el independentismo, que ha conseguido «desprestigiar» a Cataluña mucho tiempo, sin tener en cuenta que «miles de nosotros salimos cada día a vender fuera».

Explica que la radicalización y sus consecuencias son las que han obligado a salir a la calle a la ciudadanía que quiere un país unido. «Yo antes aprovechaba el 12 de octubre para ir a la playa, pero este año me he manifestado por primera vez: están jugando con nuestro sustento y el de nuestros trabajadores».

La empresa Bandalux traslada su sede de Barcelona a Moraña

C. Barral

Más de 1.800 empresas salen de Cataluña desde el 2 de octubre, 519 de ellas la semana pasada

La empresa de cortinas y sistemas de protección solar Bandalux ha trasladado su sede social de Granollers (Barcelona) al municipio pontevedrés de Moraña, en concreto, al polígono industrial de Afieiras, donde está su filial Celtic Estores, principal planta de producción del grupo. El director general de Celtic Estores, Casián García, aclaró este martes que el cambio definitivo de la sede social, ya firmado, se debe a la situación de inseguridad jurídica de Cataluña, pero remachó que en este caso lo raro es que siguiera todavía en Granollers: «El músculo ya está en Moraña, donde se produce el 80 % de Bandalux. Somos una empresa gallega y nuestra actividad principal ya estaba en Galicia». El traslado de la sede social no afecta a los puestos de trabajo ni a la producción de Bandalux en Cataluña.

Seguir leyendo

El Tribunal de Cuentas confirma que Cataluña fue la comunidad que recibió más liquidez extraordinaria

Los datos del Ministerio de Hacienda ya lo avanzaban periódicamente, pero ayer el Tribunal de Cuentas confirmó que Cataluña fue la comunidad que más financiación extraordinaria recibió del Estado entre los años 2012 y 2014. De los 93.103 millones de euros que las autonomías percibieron de forma extraordinaria, con cargo tanto al Fondo de Pago a Proveedores como al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), algo más de un tercio, en concreto 31.878 millones, fueron para Cataluña.

Más de un tercio del total

Así lo explicó ayer en el Congreso el presidente del Tribunal de Cuentas, Fernando Álvarez de Miranda, que compareció ante la comisión mixta que controla la actividad de su organismo y ante la que presentó el informe de fiscalización sobre la gestión de las comunidades autónomas de los ya citados fondos extraordinarios. Todas las comunidades, con la única excepción de Galicia, Navarra y el País Vasco, se acogieron en algún momento a las líneas de liquidez que diseñó el Gobierno central, aunque fue Cataluña la que se llevó la parte del león de dichos recursos, seguida de la Comunidad Valenciana (20.526 millones, el 22 % del total) y de Andalucía (16.390 millones, el 17 %).

Álvarez de Miranda aconsejó a las comunidades autónomas que tomen «medidas extraordinarias» en los planes de ajuste para poder cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria y con las obligaciones de pago a proveedores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Empresarios gallegos en Cataluña: «Aquí no se puede trabajar»