Las mentiras y medias verdades de «Help Catalonia. Save Europe»

El vídeo viral difundido por la asociación Ómnium Cultural sale a la luz solamente unas horas después de la detención de su presidente por un delito de sedición

«Help Catalonia, Save Europe», el vídeo de Ómnium Cultural La pieza viral de la entidad catalanista afirma que el desafío soberanista es un «problema europeo, no español»

Redacción

La asociación Òmnium Cultural ha intentado, a través de un vídeo difundido a través de las redes sociales, que Europa se involucre en el desafío soberanista catalán. Y lo hace solamente unas horas después de la detención de su presidente, Jordi Cuixart, y del de la ANC, Jordi Sánchez, por un presunto delito de sedición.

La pieza audiovisual, titulada Help Catalonia. Save Europe, es una copia tanto formal como estéticamente del vídeo viral del 2014 I am an Ukranian que llamaba la atención del conflicto en el país del este de Europa, y presenta a una joven al borde de las lágrimas en las calles de Barcelona que pide ayuda en inglés para Cataluña.

Las razones de la juez Lamela Estos han sido sus argumentos para enviar a los Jordis a prisión incondicional

El vídeo, flagrantemente victimista, presenta a Cataluña como garante de los valores que defiende Europa, y como un pueblo movido por la defensa de los derechos humanos, del pacifismo y de la democracia frente a un Gobierno español que atenta constantemente contra la filosofía europeísta y que ha cometido, según la asociación, «una violencia policial nunca vista en un Estado miembro de la Unión Europea».

El vídeo encadena medias verdades, mentiras evidentes, importantes omisiones y un tono lastimero, junto con imágenes de la infausta actuación policial del pasado 1-O, para formar la imagen de una España rayana en la dictadura.

«¿Qué crimen habían cometido esta gente? Salir a votar»

En realidad, a la hora de referirse a los hechos del 1 de octubre, el vídeo pasa por alto el hecho de que el referendo había sido declara inconstitucional y, por lo tanto, ilegal mucho antes de su celebración.

La intervención de la Policía y de la Guardia Civil, muy criticada y plagada de errores «de primero de Policía», como explicaron algunos agentes, no buscaba impedir el derecho a voto de los ciudadanos, sino la celebración de un referendo cuya celebración había sido declarada ilegal, cumpliendo las resoluciones judiciales.

«Como hicieron los escoceses no hace tanto»

En efecto, Escocia votó hace solo un par de años su posible salida del Reino Unido. Pero hay una diferencia entre la situación escocesa y la catalana. En el primer caso, la votación se hizo a raíz de un acuerdo entre el Gobierno regional y el británico, lo que hizo posible una campaña en condiciones en la que se informó sobre las implicaciones de votar «sí» o «no» y una votación con todas las garantías. En el caso catalán, sin embargo, el acuerdo nunca se produjo, y prácticamente solo los partidarios del «sí» participaron en la campaña.

«Mariano Rajoy rechazó todo tipo de diálogo»

La actitud del presidente del Gobierno español para con la situación catalana no fue, ni mucho menos, ejemplar. Pero la responsabilidad de la falta de diálogo no le corresponde solamente a él. Ni Artur Mas, primero, ni Carles Puigdemont, después, estuvieron dispuestos a un encuentro con Mariano Rajoy sin líneas rojas. Se trata de una culpa compartida.

«El Gobierno español declaró la votación ilegal»

En realidad, no fue el Ejecutivo quien declaró ilegal el referendo del 1-O, sino el Tribunal Constitucional, que es a quien le corresponde interpretar la Carta Magna.

«La policía arrestó a 14 funcionarios del Gobierno de Cataluña sin órdenes judiciales»

Una de las mentiras más flagrantes, ya que los arrestos efectuados por la Guardia Civil el pasado 20 de septiembre a 14 personas por su participación en la organización del referendo fueron siempre por orden judicial, concretamente, de un juez de instrucción de Barcelona.

«España usó un nivel de fuerza nunca antes visto en un Estado miembro de la Unión Europea»

La violencia policial del 1-O fue denunciada por organizaciones tan prestigiosas como Humans Rights Watch, y también la Comisión Europea se unió a la protesta contra las cargas de la Policía Nacional. También las imágenes grabadas en vídeo dejan poco lugar a la duda.

De ahí a la afirmación del vídeo, sin embargo, hay un trecho, ya que la cifra real de heridos ha sido muy cuestionada y, en muchas ocasiones, se trataba de ataques de ansiedad o solamente de personas que habían acudido a Urgencias, pero que no tenían heridas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos
Comentarios

Las mentiras y medias verdades de «Help Catalonia. Save Europe»